Viva la Revolución en Túnez!

Declaración de La Marx Internacional 21/1/21

Una nueva revolución estalló en Túnez, justo cuando se cumple el 10mo aniversario desde la revolución que volteo la dictadura de Ben Ali el 14 de enero de 2011. Coincidiendo con esa fecha, el país magrebí alcanzó un pico en el número de infecciones y muertes a causa de la pandemia. El presidente Kais Saied decretó un confinamiento de cuatro días, acompañado de un toque de queda, y la respuesta del pueblo de Túnez fue un levantamiento de miles de jóvenes en las principales ciudades en los barrios más pobres de la capital que se extendió a otras regiones del país.

En los disturbios de los barrios más pobres de la capital se han registrado saqueos, quema de neumáticos y enfrentamientos con la policía, y el Ejército. El Ministerio del Interior anunció el lunes la detención de 632 personas, la mayoría entre 15 y 25 años. El levantamiento del pueblo se da en momento del desarrollo de una grave crisis, que atraviesa desde hace un año el régimen político del país.

En los últimos 12 meses, Túnez ha contado con tres gobiernos. La última crisis ministerial se produjo el pasado sábado, cuando el primer ministro, Hichem Mechichi, anunció el cambio en los titulares de 12 ministerios. Desde febrero del año pasado, en plena crisis de la pandemia, el Ministerio de Sanidad ha cambiado hasta cuatro veces de responsable. A causa de la pandemia, el PIB cayó un 8% el año pasado y el sector turístico, indispensable en la economía del país, ha visto su actividad reducida en un 68%.

La Revolución de Túnez se asienta en los más pobres

Los disturbios estallaron en varias regiones un día después del décimo aniversario de la caída de Zine el Abidine Ben Ali, derrocado el 14 de enero de 2011. Miles de jóvenes arrojaron piedras y cócteles molotov a los agentes de policía desplegados en varios barrios obreros, aunque el epicentro de las movilizaciones se ha concentrado en el barrio de Ettadhamen. En Sfax, la segunda ciudad más grande del país, los manifestantes prendieron fuego a neumáticos y cortaron carreteras.

También se produjeron enfrentamientos en Gafsa, en Kef, en Bizerte en la zona norte, en Kasserine en la zona centro-oeste, así como en Susa y Monastir, en la zona centro-este. El ejército se desplegó para proteger algunos edificios públicos. El presidente Kais Saied, visitó Ettadhamen el lunes y pidió no atacar a personas o propiedades en nombre del "derecho al trabajo, a la libertad y a la dignidad". Ettadhamen  fue visitado por Saied por tratarse del epicentro de las lucha, con lo cual el presidente busca calmar el centro de los levantamiento para trasladar esa calma a los demás barrios de clase trabajadora.

Unos 200 manifestantes marcharon en el centro de Túnez pidiendo la liberación de los detenidos y el fin de la violencia policial. Yassine, una joven que trabaja en la tienda de su familia cerca del centro de Ettadhamen, y había estado en las calles con otros jóvenes durante el fin de semana, dijo claramente. "La gente tiene hambre. Quieren venganza contra el Estado...No voy a mentir al respecto, quieren otra revolución".

Las movilizaciones de Túnez son parte de la "II Primavera Árabe"

Lo que ocurre en Túnez es parte de la "II Primavera Árabe". La llamada mundialmente "Primavera Árabe" es un complejo de revoluciones que se desarrolló a partir de los años 2010- 2011 en Medio Oriente, y que tuvieron un enorme impacto sobre la situación mundial. Esta oleada revolucionaria abarcó más de 20 países en diferentes continentes, además de Túnez, Libia, Egipto y Siria también llegó a Mauritania, Argelia, Sahara Occidental, Arabia Saudita, Omán, Yemen, Líbano, Kuwait, Sudán, Jordania, Irak, Irán, Marruecos, Palestina, Emiratos árabes Unidos y Qatar.

Estas revoluciones provocaron la caída de regímenes dictatoriales que tenían más de 40 años, en las que se produjeron guerras civiles, procesos de auto- organización, poder dual, crisis y división en las fuerzas armadas, expropiaciones, democracia de consejos, movilización de masas, huelgas generales, luchas armadas, surgimiento de nuevos estados y de nuevos ejércitos. Todo un cambio sin precedentes en el mundo árabe.

Desde el 2019 comenzó un segundo capítulo de la Primavera Árabe, una "Segunda Primavera Arabe" que provocó la caída del gobierno capitalista de Madhi en Irak, hizo tambalear a la dictadura capitalista de Ali Khamenei en Irán, golpeo a los gobiernos en Sudán, Argelia, Sahara Occidental, hizo caer al gobierno pro- iraní en el Líbano. Ahora retoma su desarrollo en Túnez .

Esta Segunda Primavera Árabe pone de relieve el hartazgo de las masas hacia el fundamentalismo islámico, la corriente política más importante de la región, con base en la dictadura iraní, que se comenzó a desarrollar tras la derrota de ISIS a manos de las valientes guerrilleras kurdas de Rojava.

A partir de allí, un sentimiento anti fundamentalista invadió toda la región. El fundamentalismo islámico con base en la dictadura iraní empiezan a ser odiado por las nuevas generaciones de jóvenes hartas del hambre, la pobreza, el desempleo, y la desigualdad. Los jefes religiosos y Ayatollahs viven en el lujo, al igual que el Vaticano, u otros jefes religiosos, mientras oprimen a millones bajo las estrictas normas racistas, anti- científica, machistas, opresoras, del fundamentalismo religioso.

La Revolución en Túnez es parte de la "II Primavera Árabe" que está conmoviendo la región. Apoyemos la revolución en Túnez! Viva la II Primavera árabe!


Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista