Viva la Revolución en Paraguay!

Por La Marx Paraguay 12/3/21

Nuestro pueblo ha salido en las calles de todo el país a enfrentar las medidas ante a la pandemia del COVID del gobierno del presidente Mario Abdo Benítez y el Partido Colorado. El estallido y las protestas masivas que se concentran la "Plaza de la Democracia", son el producto de que nos encontramos sin acceso a los hospitales, a la atención médica, a los insumos, al sistema de salud, lo que está provocando la cantidad de muertes injustas entre los más humildes.

El gobierno capitalista del Partido Colorado ha dejado a nuestro pueblo sin suministros. Así lo aseguran los gremios de enfermeras que han liderado múltiples protestas. También se manifestaron los docentes y el descontento social se propaga, mientras los más humildes vemos que para nosotros es muy lenta la llegada de la vacuna, pues hasta ahora solo han arribado 4.000 dosis de la rusa Sputnik V, en un país donde hay casi 7 millones de habitantes.

La crisis del gobierno y las renuncias en el gabinete

Tal es la crisis abierta en nuestro país por las desastrosas medidas del gobierno ante la pandemia, que el Senado solicitó la renuncia el 4 de marzo del entonces ministro Julio Mazzoleni. Al otro día renunció, pero nada de eso fue suficiente para aliviar la presión social. Pocas horas después de la renuncia, miles de paraguayos salimos a las calles de Asunción y de las principales ciudades del país, para expresar nuestro descontento.

La manifestación comenzó frente al Congreso. Y luego, en diferentes lugares, se propagó el coro que decía "fuera Marito", como se le conoce popularmente al mandatario. Las protestas se convirtieron en la noche en enfrentamiento entre quienes nos manifestábamos, y las fuerzas de seguridad con piedras y bengalas de un lado, y gases lacrimógenos y balines de goma del otro.

En algunos puntos, los manifestantes superamos la cantidad de policías, lo que obligó a los uniformados a sacar pañuelos blancos para pedir una tregua. Hubo elementos de confraternización entre manifestantes y fuerzas represivas cuando muchos activistas acercaron agua a las tropas exhaustas de cansancio, que ya se negaban a reprimir.

Las movilizaciones superan a las direcciones políticas y sociales

Los partidos capitalistas opositores al gobierno como el opositor Partido Liberal Radical Auténtico, o la facción del Partido Colorado que lidera el ex presidente Horacio Cartes, así como el conjunto de las organizaciones sociales y sindicales, fueron sorprendidas por la irrupción de nuestro pueblo, que sobrepasó todas las fuerzas políticas y sociales del país.

Así las movilizaciones el 6 de marzo rodearon el Congreso, pasando frente al Panteón de los Héroes, y la multitud cantó frente al local del Partido Colorado (ANR) "ANR, nunca mas!". El día domingo 7 la concentración de manifestantes se dio en inmediaciones de Mburuvicha Róga, donde está la residencia presidencial y posteriormente se trasladó a la mansión del ex presidente Horacio Cartés dirigente de la otra facción del Partido Colorado.

En todas estas movilizaciones, la presencia mayoritaria fue de la juventud. Esto es un rasgo distintivo de todas las revoluciones que atraviesan el mundo en este momento, el hecho de tener una composición mayoritariamente juvenil, que estén autoconvocadas, y superen a las viejas direcciones de masas. El proceso que estamos viviendo actualmente en Paraguay tiene todas estas características.

Las movilizaciones apuntan al corazón del régimen político paraguayo

Es muy importante que las movilizaciones apunten al Partido Colorado, porque es el corazón del régimen político. El Partido Colorado es el partido político que ha representado los intereses de las clases dominantes capitalistas por más de 70 años, salvo el corto período de 4 años en que gobernó la coalición capitalista opositora, encabezada por Fernando Lugo en el 2008.

El Partido Colorado tiene la hegemonía política desde 1947 a partir del aplastamiento de la clase trabajadora paraguaya en la Revolución de los Pynandi ("pies descalzos", en idioma guaraní). Encabezado por el General Higinio Moringo, el Partido Colorado aplastó la insurrección obrera y popular que había constituido una milicia popular de 20 mil miembros. En esa revolución la burguesía paraguaya se había dividido, se había constituido un gobierno paralelo en Concepción, y las Fuerzas Armadas se dividieron con la marina y secciones de Infantería que se pasaron del lado del pueblo.

El Partido Colorado pudo aplastar a la insurrección obrera y popular gracias al apoyo de Juan Perón, entonces presidente de la Argentina, y el peronismo que enviaron dos barcos con armamento como apoyo a la defensa de Asunción: el "Granville" y el "Drummond". La burguesía argentina salió en apoyo de la burguesía paraguaya, agrupada en el Partido Colorado, y la salvó de la revolución.

Una vez aplastada la clase obrera y el pueblo paraguayo, el Partido Colorado instauró una dictadura encabezada por el Coronel Stroessner, que durante 42 años avanzó en un curso profundamente reaccionario: Dieron refugio a los nazis, apoyaron a todas las dictaduras militares, se declararon "anticomunistas", dieron refugio a Somoza, apoyaron el "Plan Cóndor" de Nixon y la CIA, secuestraron, mataron, y torturaron a miles. Esa dictadura del Partido Colorado y Stroessner cayó en 1989, cuando estalló una profunda crisis en el país.

La caída en cadena de las dictaduras en América Latina, producto las revoluciones triunfantes en Argentina, Bolivia, Perú, Uruguay, etc, dejó a la dictadura aislada y en crisis. A partir de la salida de Stroessner, el Partido Colorado continuó mostrándose como un "partido democrático", pero siguió siendo el principal sostén del capitalismo paraguayo.

Por esta razón, es de gran importancia entonces que la movilización que hoy se desarrolla en nuestro país apunte contra un gobierno del Partido Colorado, y lo cuestione. Esto significa que el proceso revolucionario que vivimos está apuntando contra el partido político que ha sido el corazón del régimen capitalista paraguayo por más de 70 años.

Los levantamientos de Paraguay y Formosa están hermanados

No es casualidad que el levantamiento nuestro pueblo coincida con el levantamiento del pueblo de la provincia argentina de Formosa, contra el gobierno reaccionario de Gildo Insfran y el Partido Justicialista. Insfran lleva ya más de 25 años gobernando Formosa, y las medidas reaccionarias de su gobierno para enfrentar la pandemia del COVID, incluyen toques de queda, represión, y "centros de rehabilitación", que recuerdan a verdaderos campos de concentración.

Estas medidas están valientemente siendo enfrentadas por el pueblo argentino que se está movilizando en Formosa, todo lo cual tienen una gran repercusión en Paraguay. No solo porque Formosa es una provincia que limita entre nuestro país y la Argentina, sino porque en realidad nuestro país, así como parte de las provincias argentinas de Formosa, Chaco, Santa Fe, Corrientes, Misiones, Entre Ríos, una parte del sur de Brasil, y parte de Uruguay somos en realidad históricamente, una única nación.

Esta nación fue dividida artificialmente por el imperialismo para conquistar nuestros territorios y dominar a nuestras naciones. El imperialismo español y portugués, reprimió y aplastó a los pueblos originarios guaraníes que vivían en esos territorios. Los imperialismos inglés y francés acentuaron y promovieron la división de ese territorio en diferentes fronteras, con lo cual el pueblo guaraní poseedor de una riquísima cultura, creador y cultor del mate y la yerba mate, quedó dividido y disperso en cuatro países diferentes

La Guerra del Paraguay fue un atroz genocidio perpetrado por Brasil, Argentina y Uruguay, pero instigado por Londres y París. Allí millones de paraguayos perecieron, y parte de los pueblos originarios guaraníes, así como gran parte de la raza negra que vivía en Argentina, desapareció. Con el dominio del imperialismo de Estados Unidos, la opresión de los pueblos originarios se mantiene en favor de las Corporaciones y multinacionales imperialistas. Pero la crisis del capitalismo, y el levantamiento mundial de los pueblos originarios y los sectores más oprimidos del mundo, está hoy hermanando a los pueblos de Paraguay y Formosa.

Ironías de la historia. Si el Partido Colorado y su régimen del terror fueron posibles gracias a Perón y el Partido Justicialista, hoy las revoluciones en Paraguay y Formosa van contra el Partido Colorado, y el Partido Justicialista. Ambos partidos, hermanados en el pasado en su carácter reaccionario y dictatorial, hoy se encuentran hermanados en que se están hundiendo en una profunda crisis.

El Partido Colorado se encuentra con sus dirigentes repudiados, tanto de sus facciones oficialistas, como opositoras, mientras que el Partido Justicialista de Argentina está cayendo en el descrédito, su gobierno está en crisis sacudido por resonantes casos de corrupción, el cuestionamiento hacia un impresentable Insfrán en Formosa, y el fracaso de su política ante la pandemia de COVID, mostrando grietas, fisuras y una pelea interna que se hace pública.

El levantamiento de los pueblos de Paraguay y Formosa no solo puede hermanar a la lucha de nuestro pueblo con la del pueblos argentino. Puede ser la punta del iceberg que termine de una vez por todas con los siniestros Partidos Colorado y Partido Justicialista, que han sido sostén del capitalismo en Paraguay y Argentina por más de 70 años.

Apoyemos la revolución en Paraguay!

Siguen las protestas, y la crisis del gobierno de Mario Abdo Benítez se agrava con la caída desde el 5 de marzo de cuatro ministros: El de Salud, el de Educación, el de Mujer, y el Jefe de Gabinete. La crisis es de tal gravedad que partidos como el Liberal Radical Auténtico o el Frente Guasu, impulsan el juicio político al presidente.

Las movilizaciones, además de crecer en número, no solo apuntan al actual gobierno, sino al conjunto de los partidos políticos capitalistas. Todos estos partidos están alineados con el gobierno imperialista de Joe Biden y Partido Demócrata de los Estados Unidos, y su política de "Frente por la Paz y la Democracia". Pero nuestro pueblo está harto de engaños y mentiras.

Gritemos con Fuerza! ¡Que se vayan todos, que no quede ni uno solo! Fuera la ANR! ¡Ni Marito, Ni Cartes! Desde La Marx Paraguay decimos: Basta de Colorados y del Paraguay capitalista! Por un Paraguay socialista! 

Otro grito que recorre las movilizaciones es: Por un único sistema de salud estatal para todos! Camas hospitales, médicos y medicinas para todo el pueblo! Nacionalización de los laboratorios nacionales y extranjeros! Nuestra lucha tendrá marchas y contramarchas, avances y retrocesos, alzas y bajas. Pero ya ha comenzado, y nadie nos va a detener. Necesitamos la solidaridad de todos los pueblos del mundo! Viva la Revolución en Paraguay! 


Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista