Viva la Revolución en Myanmar!

La Marx Internacional 14/2/21 

Millones se han lanzado a las calles en una masiva insurrección en Myanmar, nación conocida también como Birmania, contra el golpe de estado que encabeza el ejército. El golpe de estado ha detonado un proceso revolucionario formidable con el desarrollo de organismos de poder dual que amenaza al estado capitalista birmano. El estallido del pueblo de Myanmar se dió en respuesta al golpe y detención de los dirigentes y activistas, entre ellas el Premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi. El estallido de Myanmar confirma la existencia de un profundo proceso revolucionario mundial, que enfrenta a todos los gobiernos y estados capitalistas, y hace tambalear a las dictadura e intentos bonapartistas.

El golpe del Tatmadaw

El golpe de Estado de 2021 en Birmania comenzó la mañana del 1 de febrero 2021 cuando los miembros electos del partido gobernante de Birmania, la Liga Nacional para la Democracia, en el gobierno civil, fueron depuestos por el Tatmadaw, el ejército de Birmania. El Tatmadaw declaró el estado de emergencia, y declaró que el poder había recaído en el comandante en jefe de las fuerzas armadas, Min Aung Hlaing. 

El golpe de Estado ocurrió el día antes de que el Parlamento de Birmania jurara a los miembros electos en las elecciones generales de noviembre de 2020, evitando que esto ocurriera.​ 

Estalla la movilización obrera y popular

Los manifestantes eligieron como símbolo de lucha contra el golpe la señal de tres dedos y  se concentraron en el centro de la capital económica del país. El gobierno recientemente instaurado prohibió las redes sociales con un "apagón de internet" en 4 de febrero para evitar que el activismo organice la lucha contra el golpe. Ademas encarcelaron a activistas, y dirigentes opositores, entre ellos al presidente Win Myint y la consejera de Estado Aung San Suu Kyi, que fueron detenidos, junto con los ministros y sus diputados y miembros del Parlamento.  

Los militares han cometido un grave error de cálculo político. Dieron un golpe como tantos que han dado en la historia de esta ex colonia británica, pero se chocaron de frente con el ascenso revolucionario mundial que cruza todos los países y continentes. Al revés de lo ocurrido en golpes anteriores, donde las Fuerzas Armadas se impusieron, esta vez estalló una verdadera insurrección nacional que ahora no saben como detener.

Surgen los Comités de Vigilancia Ciudadana

Cuando comenzaron las redadas y detenciones contra los dirigentes politicos y sociales, empezaron a formarse espontáneamente comités de vigilancia ciudadana para intentar obstaculizar la detención de los activistas y opositores. En el barrio de Rangún, se ve a unos vecinos salir a la calle, desafiando el toque de queda instaurado a las 20:00, haciendo ruido con ollas y sartenes,  y comenzaron a cantar: "Nosotros, los habitantes de San Chaung, ¿estamos unidos?". "¡Lo estamos, lo estamos!".

En Pathein (sur), cientos de personas se dirigieron por la noche hacia el hospital público, armadas con palos o barras de hierro, para defender al responsable médico del centro, después de que se enteraran de que el ejército lo había detenido. Este médico, quien se unió al movimiento de desobediencia civil lanzado en las primeras horas después del golpe, fue detenido mientras atendía a un enfermo.

La periodista Shwe Yee Win, que había informado sobre las manifestaciones en Pathein, fue secuestrada por la policía el jueves. Los golpistas temen que se extiendan los comites de defensa y con ellos tambien la autorganizacion y autodefensa armada, siguiendo los ejemplos de la insurrección en Estados Unidos del años pasado. Este surgimiento de los Comites de Vigilancia Vecinal son fundamentales para el desarrollo de la revolución contra el golpe. Los golpistas no pudieron evitar que se desarrollen a pesar del "apagón de internet" y el encarcelamiento de activistas.

Putin y el Partido Comunista de China apoyan el golpe

En Myanmar viene desarrollándose un poderoso proceso revolucionario que los golpistas pretenden frenar. Este proceso revolucionario está encabezado por los mas de 135 grupos étnicos, y pueblos originarios que reclaman por sus derechos, por la autodeterminación y hasta por la Independencia, lo cual amenaza con desestabilizar la región incluído la India, China y el Sudesteasiático. A su vez, algunos de los pueblos originarios de Myanmar son de origen musulmán, lo que alimenta la "II Primavera Árabe" que atraviesa la región de Medio Oriente.

La dictadura capitalista de China intenta aplasta la revolución en Hong Kong, y también la revolución en Myanmar, mientras que Putin intenta aplastar la "II Primavera Árabe" en Medio Oriente actuando como gendarme del imperialismo en Syria, en Libia, y ambos cooperan para frenar el proceso revolucionario en Yemen. Xi- Jinping y Putin encabezan regímenes semifascistas que llevan a cabo el "trabajo sucio" contra los procesos revolucionarios en sus áreas de influencia. De ese modo, actúan como gendarmes y socios menores del imperialismo para sostener el capitalismo, tras la derrota sufrida por el Pentágono y la OTAN en Medio Oriente en el 2006.

Esto ha convertido a la ONU en una verdadera "payasada". En vez de pronunciarse contra el golpe, la ONU se encuentra en estado de parálisis porque en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Rusia y China afirman que la ONU no debe pronunciarse porque se trata de un "asunto interno" del país.  La actitud de la ONU es una verdadera verguenza frente al golpe y si bien Washington decidió bloquear los activos y transacciones de diez oficiales considerados responsables del golpe, la ONU permanece sin pronunciarse contra el golpe y los golpistas.

Apoyemos la revolución en Myanmar

Debemos repudiar la actitud de la ONU, de EE.UU, el G7, China y Rusia. Los denunciamos por abandonar al pueblo de Myanmar y por ser todos funcionales al golpe. Y desde ahora se trata de apoyar con todas nuestras fuerzas al pueblo y su revolución contra el golpe. Una sola consigna debemos pronunciar en los cinco continentes: Viva la Revolución en Myanmar! Vivan los Comites de Vigilancia Vecinales. Fuera los golpistas! Fuera la ONU, los imperialistas. Los marxistas tenemos una única y sola tarea: La de apoyar y ayudar a profundizar esta revolución que hoy conmueve al mundo.

Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista