VIVA LA REVOLUCIÓN EN EL LIBANO

Declaración La Marx Internacional 10/8/20

Miles de manifestantes convocados a través de las redes sociales han tomado el centro de Beirut, con llamamientos renovados para echar abajo el sistema político bajo el lema 'Día de la Ira'.  Manifestantes han tomado el edificio del Ministerio de Exteriores, han leído proclamas y han insistido en un cambio de sistema, han declarado el edificio "cuartel general de la Revolución" y han quemado retratos del Presidente Michel Aoun. Horas después, han sido desalojados por efectivos del ejército, pero siguen ocupando edificios ministeriales como el de Energía y el de Economía, dos carteras clave en la decadencia que sufre el país.

Los masas han tomado también la sede central de la Asociación Nacional de Bancos a la cual le prendieron fuego al grito al grito de "¡Abajo el reino de los bancos! hasta llegar hasta la sede del Parlamento. La policía lanzó gases lacrimógenos para repeler la protesta y municiones reales. En las inmediaciones del Gran Serrallo, el palacio que alberga el poder legislativo, se han vivido enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes, que siguen rodeando el edificio con hogueras en las calles y jóvenes corriendo entre el humo de los gases antidisturbios. 

Las movilizaciones contra el gobierno estallaron nuevamente tras la explosión brutal en Beirut. La  élite capitalista es responsable de las dos explosiones originadas en una nave del puerto de Beirut donde se almacenaba durante seis años toneladas de nitrato de amonio -un químico peligroso que se utiliza para fabricar bombas y fertilizantes con 158 muertos y 6000 heridos en el ultimo balance provisorio. 

 Las masas están luchando contra el régimen desde el año pasado  en la Plaza de los Mártires, que se interrumpieron por el coronavirus, vuelven las consignas famosas de la Primavera Árabe: "¡El pueblo quiere la caída del régimen!". Las pancartas rezan: "Fuera, sois todos unos asesinos". El primer ministro, Hasan Diab, ha emitido un mensaje a la nación en el que ha anunciado que propondrá elecciones anticipadas en el Consejo de Ministros de este lunes, para celebrar en un periodo de dos meses.  En otra muestra de cólera, varios manifestantes atacaron el jueves el convoy del ex primer ministro Hariri y se enfrentaron a sus guardaespaldas en el centro de Beirut. Todos los dirigentes de los partidos patronales  son el blanco de la furia de la población que ha visto cómo esta catástrofe viene a golpearles cuando ya se encontraban maltrechos. 

La crisis económica ha hecho perder a la moneda local un 80% de su valor, ha hecho desaparecer los ahorros de toda una vida de la clase media, provocado despidos masivos, causado escasez de alimentos y dejado a casi la mitad de la población al límite de la pobreza. Tras las explosiones más de 300.000 personas se han quedado sin hogar, la mitad de Beirut -con sus empresas, negocios, tiendas, restaurantes y hoteles- ha quedado destruida o dañada, el hambre acecha tras la destrucción del 80% de las reservas de trigo y los daños se calculan en 15.000 millones

Las movilizaciones en El Líbano son parte de la "II Primavera Árabe"

Desde hace meses una movilización de masas sacude otra vez los países de Medio Oriente  provocó la caída del gobierno capitalista de Madhi en Irak, hizo tambalear a la dictadura capitalista de Ali Khamenei en Irán, e hizo caer al gobierno pro- iraní en el Líbano entre octubre y noviembre del año pasado. La crisis en El Líbano es parte de la crisis y quiebre del acuerdo de EE.UU con Iran pactado tras el retiro de las tropas de la OTAN de Irak y Medio Oriente, tras la derrota militar de los años 2006-2007, propinada por la Revolución de la Guerra de Liberación Nacional del pueblo iraquí que resultó triunfante.  

Debido a la pérdida del control de la región de Medio Oriente. EE.UU tuvo que pactar un acuerdo con la oligarquía capitalista de los Ayatollah de Irán, que fue rubricado entre el entonces presidente de EE.UU Barack Obama, el presidente de Iran Ali Khamenei y Al-Sistani de Irak, para poder mantener la "gobernabilidad" de la región. Obama dejó de decir que Irán era "el eje del mal", un slogan propio de la anterior administración Bush, a cambio, Irán pasó a colaborar con el retiro de tropas de EE.UU, y a hacerse cargo de la situación de Irak, que se había convertido en tierra de nadie.

El acuerdo forzado entre ellos tuvo como objetivo frenar el ascenso revolucionario que envolvio a la región tras la salida de las tropas de la OTAN, que no está exento de roces entre estos regímenes. La dictadura de los Ayatollah pactó con EE.UU temiendo que la onda expansiva de la revolución llegara a Irán. Y no se equivocaron. La primera onda expansiva del triunfo de la revolución iraquí fue la Primavera Árabe del 2010-11, que derrocó las dictaduras de Medio Oriente en numerosos países. Y ahora, ha estallado una segunda Primavera Árabe, esta vez contra el control de los Ayatollah en Irán e Irak, y también contra el gobierno del Líbano, controlado por Hezbollah, una fuerza que también responde a la dictadura capitalista de los Ayatollah en Irán.

El actual estallido de masas en Irak, Irán y El Líbano pone de relieve el hartazgo de las masas hacia el fundamentalismo islámico, la corriente política más importante de la región, con base en la dictadura iraní. Este desarrollo de enfrentamiento contra el fundamentalismo islámico se agravó tras la derrota de ISIS a manos de las valientes guerrilleras kurdas de Rojava, cuando un sentimiento anti fundamentalista invadió toda la región. El fundamentalismo islámico de ISIS era la expresión más descompuesta y lumpen de todos los corruptos regímenes capitalistas fundamentalistas con base en la dictadura iraní, que empiezan a ser odiado por las nuevas generaciones de jóvenes hartas del hambre, la pobreza, el desempleo, y la desigualdad. Los jefes religiosos y Ayatollahs viven en el lujo, al igual que el Vaticano, u otros jefes religiosos, mientras oprimen a millones bajo las estrictas normas racistas, anti- científicas, machistas, opresoras, del fundamentalismo religioso.

La dictadura capitalista de los Ayatollah de Irán sufrió otro golpe cuando cayó el gobierno libanés de Saad Hariri, sostendido por Hezbollah la fuerza política representante de Iran en El Líbano. El 29 de Octubre del 2019, los manifestantes libaneses cantaban en las marchas un canto parecido al "Que se vayan todos" que se escuchó en la revolución argentina del 2001, sólo que en el canto de las masas "Todos significa todo" en El Líbano, van incluidos Hezbolláh y sus aliados. La Revolución en El Líbano es parte de la "II Primavera Árabe" que está conmoviendo la región con las movilizaciones en Israel, Palestina y todo Medio Oriente. Apoyemos la revolución en El Líbano ! Viva la II Primavera árabe !