UN SI POR LA REVOLUCIÓN


Declaración de La Marx Cuba

La Marx Cuba da un "SÍ POR LA REVOLUCIÓN"


Convencidos de que "REVOLUCIÓN es sentido del momento histórico, La Marx Cuba ha decidido (ahora que el mundo se encuentra en la Era de los derechos humanos) dar inicio a una lucha comprometida y transgresora contra la violencia de género y a favor del reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres, de las personas LGBT, de los disidentes y opositores pacíficos y de las personas todas. Justo ahora, cuando el mundo entero habla sobre derechos incuestionables, por ejemplo, los de las mujeres, hemos decidido trabajar y luchar con inflexible y firme determinación, por evitar que se sigan excluyendo, silenciando y violentando impunemente a las féminas y se cometan nuevamente en Cuba, atrocidades como, por ejemplo, las UMAP o los acuerdos del Primer Congreso de Educación y Cultura en 1971, que sancionaban a los que, siendo homosexuales, ocuparan cargos artísticos o en la educación;


Convencidos de que "REVOLUCIÓN es cambiar todo lo que debe ser cambiado", nos hemos propuesto explícita y rotundamente, desmontar los pilares sobre los que reposan el patriarcado, el androcentrismo y la misoginia; lograr que la homosexualidad desaparezca como un estigma de las mentes de los cubanos y eliminar esa tendencia del Estado y de la sociedad toda, a imponer a las personas, normas relativas a la orientación sexual y la identidad de género a través de costumbres y leyes caducadas y homofóbicas y a controlar cómo las personas viven sus relaciones y cómo se definen a si mismas; imponer y hacer valer los derechos, todos, que nos asiten por el sólo hecho de ser humanos, etc.


Convencidos de que "REVOLUCIÓN es igualdad y libertades plenas" y de que, lamentablemente, la sociedad cubana no da verdaderas oportunidades a los homosexuales, a las mujeres, a la sociedad civil en general, para ser ellos mismos y no sentirse frustrados, hemos incluido entre nuestras prioridades, una efectiva labor informativa, para que nuestra sociedad conozca y concientice de una buena vez, que estamos viviendo en una época donde los seres humanos nacen libres para tomar sus propias decisiones; decisiones que los han de llevar a la tan deseada y buscada felicidad. Intentamos mostrar a la sociedad y al Estado, que es completa y absolutamente inaceptable en este siglo XXI, que en Cuba, el sistema androcentrista, misógino, heterosexista, homofóbico, dictatorial y totalitario existente, continúe obligando a las personas a permanecer invisibilizadas y amordazadas y que, a pesar de predicar el derecho del individuo a ser feliz, no valoren aún la igualdad ni acepten las diferencias;

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es ser tratados y tratar a los demás como seres humanos", es que aborrecemos aquellas palabras que dijera el ya desaparecido Fidel Castro en 1965, al periodista Lee Lockwood: "Nunca hemos creído que un homosexual pueda personificar las condiciones y requisitos de conducta que nos permitan considerarlo un verdadero Revolucionario (...). Aborrecemos y repudiamos la impunidad con que actúan, reprimen y violentan los cuerpos policiales a las mujeres, los homosexuales, los opositores pacíficos y todos los que disienten del discurso oficial. En contraposición a ello, intentamos con nuestras acciones y luchas colectivas, mostrar a las personas que ser diferentes, autónomas, librepensadoras, es simplemente una cuestión de derechos, no de pareceres. Aspiramos que llegue el momento en que no tengamos que seguir demostrando nuestra humanidad en un país donde se supone, rige el sencillo principio de "Todos los Derechos Humanos para todos los seres humanos"';

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es emanciparnos por nosotros mismos y con nuestros propios esfuerzos "es que, los promotores de la Marx Cuba, nos hemos propuesto luchar y trabajar con nuestros escasos recursos, pero con una inmensa fe y constancia, por un nuevo humanismo;

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio", los promotores de este proyecto político y social, estamos felices y satisfechos con nuestro trabajo, porque lo que hacemos y defendemos, es lo que debemos hacer y defender, por imperio de nuestra vocación, nuestras aptitudes, nuestras convicciones y porque, al fin y a la postre, al defender los derechos que nos asisten a todos y cada uno de los cubanos, por el mero hecho de ser humanos, ponemos enteras, nuestras almas y nuestras vidas;

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es modestia, desinterés, altruismo, solidaridad y heroísmo", la Marx Cuba es promovida por personas con firmes y justas convicciones. Formamos un conjunto de ciudadanos dispuestos a hablar frente a frente y actuar en defensa de nuestros derechos, para resolver los problemas que afectan las vidas y oscurecen el futuro de la sociedad civil cubana. No buscamos protagonismo social, nuestra labor no responde a intereses internacionales; nuestras acciones políticas y legales responden únicamente a la amenaza a nuestra libertad de opinión y a la situación de segregación y discriminación en que nos encontramos aún las mujeres, los homosexuales, los afrodescendientes, los disidentes y todos en general y, tratamos, sobre todo, de proceder dentro de los límites legales, regirnos por preceptos constitucionales y actuar transparentemente, lo cuál es nuestro más efectivo antídoto contra detractores y represores dictatoriales y totalitarios;

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es no mentir jamás ni violar principios éticos", estamos perdiendo fe en el sistema de Justicia cubano. Los integrantes de La Marx Cuba, estamos cansados, cansadísimos, hartos de decir, que instituciones como la dirección de Registro de Asociaciones y la fiscalía General de la República deberían replantearse sus procedimientos. A nuestro juicio, estas instituciones estatales no gozan de la profundidad, transparencia, sinceridad y la consagración necesarias para controlar y preservar la legalidad y el respeto de los derechos ciudadanos.

Consideramos una perfecta hipocresía, que los agentes de la Seguridad del Estado y sus informantes, se atrevan a censurar nuestra labor y acusarnos "por defender los derechos humanos", cuando la Fiscalía General de la República, por ejemplo, siendo el órgano encargado de velar por el estricto cumplimiento de lo establecido en la Constitución y las Leyes cubanas, incurre habitualmente en el delito de Prevaricación, al no dar curso a las denuncias ciudadanas sobre violaciones de esas Leyes, por las propias entidades Estatales.

Si por negarnos a asentir cuando no estamos de acuerdo; si, por gritar estas verdades, estamos equivocados y considerados mercenarios... entonces, la Justicia en Cuba, es una mentira y, son la entidades estatales las verdaderas Contrarrevolucionarias;

Convencidos de que "REVOLUCIÓN es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas" y, a pesar de que la coacción y las advertencias siguen siendo algunas de las fuerzas que sustentan la perpetuación de las flagrantes violaciones de derechos humanos en Cuba, invitamos a los cubanos, todos, a hacer frente a las arbitrariedades y violaciones de sus derechos, con respeto y coraje, llevando siempre por bandera, la convicción de nuestro Apóstol José Martí de que: "La aceptación y los derechos justos pedidos inteligentemente tendrán, sin necesidad de imposiciones o enfrentamientos (violentos) que vencer";

Y, convencidos de que "REVOLUCIÓN es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo", los miembros de La Max Cuba, estamos decididos a soñar y a vivir nuestros sueños. Continuaremos trabajando para derribar los muros de la Misoginia, la Violencia de Género, La Homofobia, la discriminación, las flagrantes Violaciones de los Derechos Humanos y la Represión que persisten aún, teniendo presentes también, las palabras de ese gran cubano que es Dagoberto Valdés: "Quiénes excluyen a una parte, sea grande o pequeña, de los cubanos, están negando un derecho sagrado: El derecho a tener Patria, a tener raíces nacionales, a ser parte de la comunidad donde se ha nacido o crecido".

Por eso, porque las mujeres, los homosexuales, los afrodescendientes, los disidentes, los opositores pacíficos y los cubanos todos, nos sentimos parte de esta isla y de su futuro, nos sentimos también, comprometidos y obligados a trabajar y luchar por hacer realidad esos sueños de Justicia y respeto, donde no tengamos que demostrar nuestra humanidad ni reclamar nuestros derechos.

Es por todo ello que, los promotores de este modesto pero firme proyecto damos un inmenso y rotundo Sí por la Revolución, por esa Revolución política y social que hará que "las estatuas decapitadas recuperen sus cabezas"... Es por ello, que La Marx Cuba, busca: "Gente buena... buena gente... personas dispuestas a defender sus sueños... con convicciones y valientes... Revolucionarios y Rebeldes de pura cepa... insumisos con divergencias, críticos excluidos o exclusivos... cabezas, cerebros, voces, ojos, corazón. 

En fin... Buscamos colaboradores y colaboradoras.


20 de Enero 2020