La categoría política de "Frente por la Paz y la Democracia"


Por Alejandro Benedetti. Publicado en Revista SOCIALISMO Internacional 2. Diciembre 2020

El "Frente por la Paz Social y la Democracia" fue una categoría política elaborada por el revolucionario trotskista argentino Nahuel Moreno. Entre los años 1984 y 1985, fue publicado este concepto en los documentos y tesis que fueron parte del proceso de elaboración que Moreno llevo adelante en esa rica etapa de su vida como dirigente. Ponemos esta elaboración a disposición de los activistas del mundo entero, porque el concepto alcanza toda actualidad a partir del triunfo de Joe Biden y el Partido Demócrata en las elecciones de EE.UU de noviembre del 2020.

Moreno analizo que esta política contrarrevolucionaria surgió tras la derrota del imperialismo en Vietnam en 1975. Las administraciones de Ford y Carter fueron de una gran crisis imperialista, y su debilidad expresaba que el imperialismo estaba golpeado por al ascenso mundial, y la derrota en Vietnam. Con la Administración Carter el imperialismo comenzó a implementar una política de "acuerdos", "paz" aperturas", "democracia". Moreno planteo que "en la guerra mundial entre explotadores y explotados, ante la revolución se levanta el frente de la contrarrevolución imperialista, integrado por los burgueses, la clase media rica, los burócratas, con el imperialismo de Estados Unidos, a su frente y rodeándolo en una sólida unidad, están los imperialismos de Europa Occidental y Japón" Hoy podemos agregar los gobiernos capitalistas de China y Rusia.

Así lo explico Moreno: "Cuando Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de su historia en Vietnam, una sucesión de revoluciones estallaron en el mundo. Algunas de ellas obtuvieron espectaculares triunfos iniciales. En Irán, Nicaragua y Portugal cayeron las viejas y sangrientas dictaduras...En Polonia, la revolución dejó al borde de la caída a la dictadura burocrática...El imperialismo quedó muy golpeado, en retroceso, confundido y sin dirección. Los primeros años de Carter, marcados por la palabrería "democrática" y de "derechos humanos" fueron de una parálisis total. Se había abierto la posibilidad de que la revolución siguiera golpeando hasta destruir al sistema capitalista"

Moreno planteo que dentro de este frente de la contrarrevolución mundial se ubica el "Frente por la Paz y la Democracia". Así lo planteo: "Este frente está conformado por la mayor parte de los sectores imperialistas, el Partido Demócrata de EE.UU., la Comunidad Económica Europea, los explotadores y las burguesías nacionales, la Iglesia Católica, la Democracia Cristiana, la socialdemocracia, el stalinismo chino y ruso, el castro-stalinismo, el sandinismo, la dirección de la guerrilla salvadoreña, los gobiernos de Libia, Angola, Mozambique, Etiopía, Yemen del Sud y de casi todos los países semicoloniales,..."

"...Este sólido frente político es el más formidable que hayamos presenciado en lo que va del siglo. Es una nueva Unión Sagrada de carácter internacional y nacional, como la que denunció Lenin y los internacionalistas en la I Guerra Mundial...El programa, la política de este frente, sus grandes banderas, son muy precisas y embaucadores: paz social, parar las guerras, salidas negociadas, concertación, derechos humanos, democracia burguesa en todas las regiones y países..."

La categoría elaborada por Nahuel Moreno en esos años, alcanza notable actualidad hoy tras el triunfo de la Administración Biden- Harris. Este gobierno llamara a los obreros y pobres del mundo a la "la paz social", y la defensa de la "democracia". Dirá que quienes nos oponemos a sus planes, o a sus cuarentenas capitalistas somos "golpistas". Mas aún, los demócratas que hablan de "paz y democracia" son los mismos que, bajo la presidencia de Carter, aprobaron la instalación de los cohetes nucleares en Europa, y respaldaron la invasión a Irán, son los mismos que bombardearon con el gobierno Clinton tanto a Irán como a Yugoeslavia, y con el gobierno Obama bombardearon Yemen, Irak, y Somalia, entre otras naciones.

Llamamos a miles de luchadores y activistas en todo el mundo a no se dejan engañar por estas falsas promesas de "paz". Traemos nuevamente esta categoría que dejamos en manos de los activistas del mundo para armarse políticamente, no dejarse engañar y desafiar la pérfida política de los gobiernos capitalistas. Hacemos nuestra la frase de Nahuel Moreno: "¡La movilización revolucionaria echará al basurero de la historia el "Frente por la paz social y la democracia"!

Materiales complementarios

Publicamos un extracto de manifiesto de la Liga Internacional de Trabajadores que vio la luz en una época de revoluciones y contrarrevoluciones, donde socialdemócratas, estalinistas y el imperialismo norteamericano se dan la mano para intentar desmovilizar a las masas latinoamericanas. Pensamos que este documento será de gran utilidad para entender el contexto internacional del presente año en el marco de la "Declaración de La Paz en Defensa de la Democracia", signada en La Paz, Bolivia el 8 de noviembre de 2020 durante la toma de posesión de Luis Arce, entre los firmantes de este acuerdo infame podemos encontrar al PT brasileño, PODEMOS de España, Syriza de Grecia, Rafael Correa de Ecuador y Alberto Fernández de Argentina. 

En la "Declaración de La Paz" no se menciona ni por equivocación la palabra capitalismo, en su línea discursiva tampoco se menciona a las multinacionales, el BM, el BDI, FMI, el hambre y la pobreza que sufren millones de personas o algo parecido, esta declaración (que adjuntamos después de la declaración de la LIT-1985) apenas da una tímida (e hipócrita) pincelada sobre los "modelos dominantes". Para la "Declaración de La Paz" y sus firmantes, el problema no es el capitalismo, sino que "la democracia y la paz están amenazadas" por "la ultraderecha que se expande a nivel global".

Como equipo internacional de La Marx daremos a conocer nuestra postura hacia la "Declaración de La Paz" en el siguiente número de la revista "Socialismo Internacional", mientras tanto, pedimos a todas, todos nuestros militantes, lectoras y lectores, el estudio del presente documento.

Atte. Equipo Internacional de La Marx


Sobre el Frente por La Paz y la Democracia

En la imagen: Ronald Reagan: presidente de los Estados Unidos, Margaret Tatcher de Inglaterra, Fidel Castro por Cuba y Daniel Ortega por Nicaragua capitalista
En la imagen: Ronald Reagan: presidente de los Estados Unidos, Margaret Tatcher de Inglaterra, Fidel Castro por Cuba y Daniel Ortega por Nicaragua capitalista


Extracto de manifiesto de la LIT (1985)


EL FRENTE CONTRARREVOLUCIONARIO

En esta guerra mundial entre explotadores y explotados, ante la revolución se levanta el frente de la contrarrevolución imperialista y burocrática. Los burgueses, la clase media rica, los burócratas... todos los que tienen algo que perder si triunfan las masas, se suman a ese frente. A su cabeza está el imperialismo de Estados Unidos, principal enemigo de los pueblos del mundo. Rodeándolo en una sólida unidad, están los imperialismos de Europa Occidental y Japón, más débiles pero tan feroces como él. Cuidándoles las espaldas, se alinean las iglesias, los capitalistas y gobiernos de los países atrasados y los burócratas de los países llamados "socialistas". Todos ellos se unen férreamente para tratar de detener el avance de la revolución, sobre todo desde que la derrota del imperialismo de EE.UU puso nuevamente en peligro el sistema imperialista mundial.

Vietnam acorraló al imperialismo


Cuando Estados Unidos sufrió la primera derrota militar de su historia en Vietnam, una sucesión de revoluciones estallaron en el mundo. Algunas de ellas obtuvieron espectaculares triunfos iniciales. En Irán, Nicaragua y Portugal cayeron las viejas y sangrientas dictaduras pro imperialistas del Shah, Somoza y Salazar-Caetano. Angola, Mozambique y Guinea-Bissau derrotaron al ejército imperialista portugués y conquistaron la independencia. En Polonia, la revolución dejó al borde de la caída a la dictadura burocrática.

El imperialismo quedó muy golpeado, en retroceso, confundido y sin dirección. Los primeros años de Carter, marcados por la palabrería "democrática" y de "derechos humanos" fueron de una parálisis total. Se había abierto la posibilidad de que la revolución siguiera golpeando hasta destruir al sistema capitalista.

La contraofensiva imperialista


Pero no fue así, porque las masas fueron traicionadas por sus direcciones. Socialdemócratas y comunistas pro soviéticos impidieron que los trabajadores tomaran el poder en Portugal. Khomeini, Walesa y los jefes sandinistas aconsejados por Castro, hicieron lo mismo en Irán, Polonia y Nicaragua. Los comunistas pro soviéticos lo hicieron en las ex colonias portuguesas. Los herederos de Ho Chi Minh instauraron una dictadura burocrática en Vietnam.

Así ganó tiempo el imperialismo, reordenó sus filas, unificó su estrategia y se lanzó a la contraofensiva. Los trabajadores polacos fueron derrotados por el golpe de Jaruzelski, apoyado por el Kremlin y el imperialismo. Israel invadió el Líbano, tratando de aniquilar a la OLP con masacres genocidas como las de Sabra y Shatila. La dictadura salvadoreña aplastó al movimiento obrero. La guatemalteca casi exterminó a la guerrilla. Norteamérica y Francia apoyaron al imperialismo británico para que venciera a la Argentina en las Malvinas. Francia envió sus paracaidistas al Chad. Los yanquis instalaron sus mísiles nucleares en Europa, apuntando a la Unión Soviética y recrudecieron su intervención en América central, invadiendo Granada y ocupando militarmente de hecho a Honduras.

Las masas responden con fuerza redoblada


Al principio, el imperialismo asestó severos golpes a las masas en lucha, aunque ninguno de ellos fue aplastante, histórico.

Pero casi de inmediato el frente de la revolución reaccionó con fuerza extraordinaria. El ejército israelí fue derrotado en el Líbano. La guerrilla se hizo de masas en El Salvador. Se unificó la revolución latinoamericana con el estallido del Cono Sur, fundamentalmente de Bolivia y Argentina, y el colosal ascenso de Colombia. El proletariado negro jaquea al régimen sudafricano. Está en marcha la revolución en Filipinas y la India.

El imperialismo fracasó en su intento de contener la revolución mundial. Mantiene su contraofensiva, pero ella ha producido un efecto opuesto al que esperaba.

La situación revolucionaria no retrocede: se hace más violenta, explosiva y se extiende. Las tensiones sociales y políticas aumentan a niveles nunca vistos. Se cumple la "ley del bombero loco", que trata de apagar el fuego con gasolina. Cada incendio revolucionario que el imperialismo intentó aplacar produjo el estallido de otro mucho más intenso, por empuje de las masas movilizadas.

El frente por la "paz social" y la "democracia"

Este fracaso de la confrontación abierta política y militar como método para frenar la revolución, dio amplio cauce para otra política contrarrevolucionaria: intentar lo mismo a través del engaño y la traición; tratar de convencer a las masas de que debían dejar de luchar.

Con una rapidez extraordinaria, al lado de los grandes jefes imperialistas Reagan, Thatcher, Mitterrand, Nakasone y Kohl, se constituyó un Estado Mayor paralelo dentro del frente de los explotadores y privilegiados. Una agobiante propaganda a favor de la "paz social" la "democracia" y contra la "violencia" inundó al mundo. Criticando al mismo tiempo la "dureza" de Reagan y la "violencia" de las masas en lucha, se proponía una política aparentemente "intermedia", "neutral": que cesaran los enfrentamientos, se depusieran las armas y reinaran la paz y las elecciones.

Alrededor de esta política se realinearon, en un "Frente por la paz social y la democracia" gruesos sectores del imperialismo --el Partido Demócrata de Estados Unidos, una franja del propio Partido Republicano y algunos gobiernos imperialistas europeos--sus socios menores, las burguesías de los países atrasados; los gobiernos burocráticos de los estados obreros --desde el Kremlin hasta Castro, pasando por Deng Xiaoping--, los partidos comunistas, toda la Segunda Internacional socialdemócrata, las burocracias sindicales, las iglesias encabezadas por el Papa y el Vaticano, casi toda la llamada "izquierda" y muchos comandantes guerrilleros, principalmente los sandinistas y los del FMLN salvadoreño.

Este "Frente por la paz social y la democracia" se ha convertido en el más pérfido enemigo de los trabajadores y pobres del mundo, porque quiere usar contra ellos sus legítimos anhelos de paz y libertad. No hay obrero o pobre del mundo que no odie a Reagan y no tenga plena conciencia de que es el enemigo; pero tampoco hay obrero o pobre del mundo que no quiera vivir en paz y en democracia. Apoyándose en estas justas aspiraciones, el "Frente por la paz social y la democracia" está logrando despertar esperanzas en su propuesta.

Este frente propone treguas donde los explotados van a la guerra civil contra los explotadores; concertaciones donde la clase obrera resiste con huelgas a la desocupación y los salarios de hambre; "aperturas democráticas" donde los pueblos están por derribar a un dictador; perdón y olvido para los que torturaron y asesinaron al servicio del capital, donde las masas ya han liquidado las dictaduras y quieren tomar la justicia en sus manos; desarme de los guerrilleros para que se organicen en partidos "civilizados" que no amenacen el poder de los capitalistas. El "Frente por la paz social y la democracia" propone acuerdos y pactos de todo tipo, pero según un contrato único: que los explotadores sigan explotando y que los, explotados sufran "en paz".

La trampa de Contadora


En la imagen: Los cancilleres de México, Colombia, Panamá y Venezuela en Contadora
En la imagen: Los cancilleres de México, Colombia, Panamá y Venezuela en Contadora

La máxima expresión de esta trampa infame es el Grupo de Contadora*. Jamás nadie ha logrado tanto respaldo y adhesión de los sectores más disímiles, todos unidos en un punto fundamental: detener la revolución centroamericana.

Escudados tras la mentira de que Contadora es quien evita la invasión imperialista, Castro, las direcciones del sandinismo y del FMLN y todos los partidos Comunistas de América Latina respaldan incondicionalmente sus gestiones.

También apoyan a Contadora y a sus 21 puntos "de paz" casi todos los gobiernos latinoamericanos, el parlamento europeo, el parlamento norteamericano, el Sínodo de Obispos centroamericanos, el Kremlin, el gobierno chino, varios premios Nobel, la izquierda reformista y, por supuesto, el Papa.

¡Contadora no es "neutral" entre el imperialismo y los pueblos centroamericanos! Está integrada por los gobiernos ultrarreaccionarios de Colombia, Panamá, México y Venezuela, sirvientes del FMI que estrujan y reprimen a sus pueblos para aumentar las ganancias imperialistas. Contadora no condenó el minado de los puertos nicaragüenses por Estados Unidos. No llamó a impulsar ninguna acción mundial contra el embargo económico impuesto por Estados Unidos. No exigió que Norteamérica se retirara de Granada. Contadora no enfrenta la violencia imperialista: sólo ataca la legítima violencia de los pueblos centroamericanos desesperados por el hambre.

El gobierno sandinista, cumpliendo la política de Contadora, se compromete a no ayudar a los guerrilleros salvadoreños y a no apoyar de ninguna forma al pueblo hondureño. La dirección del FMLN salvadoreño, cumpliendo la política de Contadora, se niega a iniciar la embestida final para derribar a Duarte aniquilando su ejército.

En vez de ello, acepta discutir un gobierno compartido con ese gobierno sangriento.

Cumpliendo la política de Contadora, Fidel Castro garantiza que Cuba no moverá un dedo si los Estrados Unidos invaden América Central, y todos ellos se comprometen a pagar la deuda externa al imperialismo a costa del hambre de sus pueblos.

Mientras tanto, Estados Unidos aprovecha para reforzar su ocupación militar de Honduras, financia y entrena al ejército títere en El Salvador, paga a la "contra" en Nicaragua, y cerca a su pueblo con el embargo económico. ¡El negocio es redondo para el imperialismo! Si Contadora triunfa, logrando que los pueblos centroamericanos se sometan "en paz" a la explotación imperialista, no le hace falta invadir. Y si Contadora fracasa, porque las masas se niegan a dejar la lucha, habrá ganado en tiempo, preparación de su dispositivo militar y desmoralización y confusión de las masas, ilusionadas por sus direcciones en una "paz y democracia" imposibles, para lanzar una invasión con más posibilidades de triunfo.

Contadora es el mejor modelo de lo que ofrece el "Frente por la paz social y la democracia", en todo el mundo. Contadora es la tregua firmada entre el gobierno de Belisario Betancur y la mayoría de las guerrillas colombianas con el apoyo del Partido Comunista pro soviético y gran parte de la izquierda.

Algo parecido son los acuerdos firmados entre los gobiernos de Angola y Mozambique con el régimen racista sudafricano para aislar y derrotar la guerrilla negra cuyo principal objetivo es verdaderamente democrático: que sea la mayoría negra y no la minoría' blanca quien gobierne en el Sur de África. Y algo similar están tramando para contener la revolución en Líbano y Oriente Medio.

¡Muera el "Frente por la Paz Social y la Democracia"!

La Liga Internacional de los Trabajadores llama a los obreros y pobres del mundo, a los luchadores y revolucionarios a no dejarse engañar por el "Frente por la paz social y la democracia". El hecho de que figuras como Castro, los sandinistas y la dirección del FMLN lo integren, no lo hace mejor, sino mil veces más pérfido y peligroso.

Los demócratas y republicanos norteamericanos que hablan de "paz y democracia" son los mismos que, bajo la presidencia de Carter, aprobaron la instalación de los cohetes nucleares en Europa, respaldaron la fracasada invasión a Irán y aprobaron los créditos para que Duarte masacrara a los obreros en El Salvador. Felipe González, uno de los primeros defensores de Contadora, es el mismo que suspendió, todas las ventas españolas a Nicaragua luego de haberse decretado el embargo yanqui. Es el mismo que, luego de la visita de Reagan en abril, criticó abiertamente al gobierno sandinista colocándose del lado del gobierno norteamericano.

¡Neguémonos a aceptar la política de "tregua y apertura democrática" de Betancur! Su palabrería sobre la paz ha servido para imponer el estado de sitio, mantener militarizados los campos, y hacer desaparecer más luchadores obreros, populares, campesinos y guerrilleros que su inmediato antecesor!

¡Rechacemos la "concertación" de Alfonsín, que entrega la Argentina a los pulpos petroleros, se niega a juzgar a todos los militares culpables del genocidio, estruja a los trabajadores al servicio de los usureros imperialistas y firma con Pinochet un tratado favorable al imperialismo inglés en el Atlántico Sur!

¡Repudiemos la "democracia" de Siles Suazo, que mata de hambre al pueblo boliviano para satisfacer al FMI y pone en libertad a los mismos ultraderechistas que lo secuestraron! ¡Ni un minuto de "paz" al gobierno brasileño, que pactó con la dictadura para arrebatarle al pueblo su derecho a elegir en forma directa al presidente y ha dado todas las garantías para que los militares no rindan cuentas de 20 años de tiranía! ¡No aceptamos el "Acuerdo" del Club Naval, firmado entre la dictadura militar uruguaya, el presidente electo Sanguinetti y el Frente Amplio --dirigido por el Partido Comunista--, para que siga gobernando la doctrina de "seguridad nacional"!

El Papa defiende a los explotadores


¡Rechacemos las propuestas de "paz" mentirosas e hipócritas del Papa! ¡Recordemos que Juan Pablo II jamás protestó tan enérgicamente cuando los militares argentinos asesinaban a 30.000 personas, como lo hizo cuando Argentina recuperó sus islas Malvinas! ¡No olvidemos que Wojtyla separó fulminantemente de sus funciones a los sacerdotes ministros de Nicaragua independiente, pero jamás levantó un dedo contra los curas y obispos torturadores de la dictadura de Videla!

Prácticamente todos los viajes papales han sido a los puntos de la Tierra donde el odio y la lucha de los explotados pone en peligro el dominio imperialista:

Centroamérica, Filipinas, Polonia, Haití, África Negra, Argentina --durante la guerra del Atlántico sur--, Perú --con escala en la zona del campesinado insurrecto--. Y en todos lados el Sumo Pontífice condenó la lucha de las masas y se puso infaliblemente al lado de la violencia de los explotadores.

La Liga internacional de les Trabajadores llama a todos los pobres y hambrientos del mundo, más allá de sus creencias religiosas, a darle al Papa la misma respuesta que recibió de los indios de los Andes peruanos, quienes aprovecharon su visita para "devolverle su biblia, pues en cinco siglos no nos ha dado amor, ni paz, ni justicia".

La revolución no da treguas ni acata pactos

El criminal objetivo del "Frente por la paz social y la democracia" no logra imponerse, a pesar de que la mayoría de los partidos y dirigentes reconocidos por las masas son sus mejores propagandistas y ejecutores. Contadora fracasa. La revolución sigue en ascenso. Reagan no ha podido someter al pueblo nicaragüense. La guerrilla golpea duro en El Salvador.

Betancur comienza a morder el polvo de la derrota en Colombia. El éxito momentáneo de la tregua que firmó con las direcciones guerrilleras más fuertes se está esfumando, pues ahora hay más guerrillas y guerrilleros que antes, y numerosos miembros de las organizaciones que firmaron la tregua vuelven al combate.

Los pactos para someter a la guerrilla negra sudafricana no han impedido la insurrección de la clase obrera negra y la población de los barrios pobres en las ciudades.

Todos los acuerdos, treguas, ceses del fuego, "gobiernos de coalición" y demás que se hicieron en el Líbano, cayeron como castillos de naipes ante la acometida furiosa de las masas árabes y palestinas.

Sin embargo, esta política del "Frente por la paz social y la democracia" todavía no ha sido derrotada. Sigue siendo un peligro mortal para los trabajadores y los pueblos porque confunde, desmoraliza y desmoviliza, permitiendo al imperialismo preparar más duros contragolpes.

La Liga internacional de los Trabajadores mira con total confianza el porvenir de la revolución, a pesar de las ilusiones que esta política canallesca pueda despertar entre las masas y muchos honestos luchadores. La mentira tiene patas cortas, porque el sistema imperialista-capitalista no puede dar ninguna solución a los pueblos, corno no sea más hambre y más muerte.

¡Miles de luchadores en el mundo ya no se dejan engañar por estas falsas promesas de "paz", aunque salgan de la, boca de Castro, Ortega, Lula, Walesa y Juan Pablo II! ¡Una y otra vez vuelven al combate, porque no están dispuestos a morir de hambre!

¡Mañana serán millones los que ataquen a la bestia imperialista y a sus socios y cómplices, con plena conciencia de que no puede ni debe haber paz ni tregua hasta destruirla!

¡La movilización revolucionaria echará al basurero de la historia el "Frente por la paz social y la democracia"!


Notas

*El Grupo de Contadora fue una "instancia mulitateral", cuyo nombre proviene de la sede de su primera reunión en Contadora, Panamá el 7 de enero de 1983; donde se firmó el "Acta de Contadora para la Paz y la Cooperación en Centroamérica" Este grupo estaba compuesto por los gobiernos de México, Colombia, Panamá y Venezuela.

`


ANEXO

Declaración de La Paz en defensa de la democracia


"La crisis vinculada a la grave pandemia que golpea a la humanidad ha puesto en evidencia las principales debilidades de nuestras formas de organización social: la fragilidad de los sistemas de salud y de los servicios públicos; la erosión, resultado de años de neoliberalismo, de los mecanismos de protección social con los que cuentan los Estados; la insostenibilidad social, económica y ecológica de los modelos dominantes de extracción para exclusivo beneficio empresarial; y, con una intensidad especialmente preocupante, los peligros a los que se enfrentan los sistemas democráticos en todo el mundo.

Hoy la democracia está amenazada y basta con analizar los acontecimientos políticos de los últimos meses en Bolivia, país anfitrión de esta Declaración, para constatar que la principal amenaza a la democracia y la paz social en el siglo XXI es el golpismo de la ultraderecha.

Una ultraderecha que se expande a nivel global, que propaga la mentira y la difamación sistemática de los adversarios como instrumentos políticos, apelando a la persecución y la violencia política en distintos países. Promueve desestabilizaciones y formas antidemocráticas de acceso al poder.

Esta acción antidemocrática se potencia allí donde encuentra poderes comunicacionales a su servicio, que acumulando un inmenso poder de influencia, pretenden manipular y tutelar las democracias en defensa de sus intereses políticos y económicos.

Reunidos en La Paz con motivo de la toma de posesión de Luis Arce como presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, país que se ha convertido en referencia internacional de la respuesta ciudadana al golpismo, los firmantes de esta Declaración, gobernantes, expresidentes y líderes progresistas en nuestros respectivos países de Iberoamérica y Europa, afirmamos nuestro compromiso histórico de trabajar conjuntamente por la defensa de la democracia, la paz, los derechos humanos y la justicia social frente a la amenaza que representa el golpismo de la ultraderecha".

La Paz, Bolivia, 8 de noviembre de 2020


Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista