REVOLUCIÓN EN HONDURAS

En 2017, el gobierno del Partido Nacional y Juan Orlando Hernandez (JOH) hizo fraude electoral y se proclamó presidente. El intento de JOH fue similar al que en el 2019 hizo Evo Morales en Bolivia,  y al igual que con Evo, el fraude de JOH desató una enorme insurrección de masas contra su reelección corrupta. Desde entonces, el poderío del dictador ha venido menguando y lo único que lo sostiene en el poder es el incondicional apoyo de las Fuerzas Armadas y el gobierno de EE.UU.

En octubre de 2019, se realizó el juicio de la Corte del Distrito Sur de New York contra el hermano de JOH, un mafioso narcotraficante que hizo una fortuna con la complicidad del gobierno de su hermano. La lucha se agudiza a un ritmo acelerado, en toda Honduras se vociferan los gritos de la clase oprimida en la plataforma por la no privatización de la salud y la educación, que ha sido muy importante efervescente y digno de ser catalogado como unos de los movimientos de masas más extraordinarios, así como el Movimiento de las Antorchas.

La Honduras capitalista se encuentra en medio de un desastre  Hoy el país cuenta con un deficiente sistema de energía eléctrica, agua potable, alimentos, salud y educación. La reacción de las masas a esta situción ha contundente con el paro general de los días 30 y 31 de mayo, las múltiples marchas en las calles, la destacada movilización de desde la Universidad Nacional Autónoma de Honduras [UNAH] y la de los obreros el 1 de Mayo, el Paro Nacional del gremio médico y magisterial, etc. Los estudiantes siempre destacan por su presencia en las manifestaciones desde el auge del movimiento universitario en 2016 las tomas no han parado.

El 19 de junio del 2019 la insurrección se generalizó toda Honduras salió a tomar las carreteras y calles de barrios y colonias, la policía se paralizó y no salió a reprimir como en ocasiones anteriores. Los transportistas de cargamento pesado que hicieron múltiples paros en la costa norte, El sindicato del Seguro Social (SITRAIHSS), El Sindicato de Trabajadores de la UNAH, médicos y enfermeras de entes públicos, algunas unidades importantes de trasporte publico, colegios de secundaria, personas desempleadas que ya no aguantan no poder llevar comida sus hogares, vendedores independientes, entre muchos más. 

 La profundización de la crisis del régimen se ha agravado, y llegó el momentop de terminar con la dictadura. Una consigna recorre todo America Latina: "Fuera JOH!". La unidad de los obreros, campesinos y estudiantes de Honduras, que solo pueden confiar en sus propias fuerzas, con el apoyo de todos los pueblos de América Latina lograremos derrotar a la dictadura.