Repudiamos la grave capitulación del Frente de Izquierda Unidad (FITU) al imperialismo y al Estado de Israel

El 18 de junio de 2020 la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó un proyecto que abre las puertas a criminalizar a quienes protestamos contra los crímenes de Israel y el imperialismo contra el pueblo palestino. Con ese proyecto la Ciudad de Buenos Aires adoptó la definición de "antisemitismo" establecida en el año 2016 por la IHRA, quien plantea que antisemitismo es toda expresión de odio hacia personas, bienes e instituciones judías. De este modo, por el proyecto votado por la Legislatura porteña, ahora movilizarse contra el Estado de Israel será considerado "antisemitismo".

Con el único voto en contra de Autodeterminación y Libertad, el proyecto fue aprobado por los bloques de los partidos capitalistas y los tres legisladores del FITU (Frente de Izquierda Unidad). El voto de los tres representantes del FITU es una capitulación gravísima al Imperialismo, al Estado Genocida de Israel, y a todas las fuerzas reaccionarias del mundo que criminalizan la justa lucha del pueblo palestino.

Un voto contra el pueblo palestino

La IHRA, Alianza Internacional para la Rememoración del Holocausto es una organización conformada por 34 gobiernos capitalistas, entre ellos los gobiernos imperialistas de Estados Unidos, Inglaterra, Canadá, Francia, y Alemania. El voto de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aplicando la definición de IHRA, va contra la lucha del pueblo palestino destinado a criminalizar a todas las organizaciones sociales, democráticas, políticas y de derechos humanos que desde hace décadas apoyamos la lucha del pueblo palestino.

Cualquier acción que hagamos ahora contra el Estado de Israel en Buenos Aires puede ser catalogado de "antisemita" con todas las consecuencias legales que para cualquier activista o militante esto puede tener. Lo que votó la Legislatura sigue el camino que trazó el actual gobierno, cuando el 8 de junio el Ministerio de Relaciones Exteriores sancionó la definición de IHRA con la firma del canciller Felipe Solá.

Es necesario repudiar la votación del FITU

La votación de Myriam Bregman, y Alejandrina Barry del grupo PTS Izquierda Diario, tanto como la de Gabriel Solano del grupo PO oficial merece el repudio de todas las organizaciones palestinas, democráticas, sociales, de derechos humanos y políticas de nuestro país y del mundo. Su voto pone en peligro las libertades democráticas, en beneficio del imperialismo y los sectores más reaccionarios.

El repudio inevitablemente va a alcanzar a todo el FITU. Aunque no tengan diputados en la Legislatura de Buenos Aires también quedarán manchadas las otras organizaciones que integran el FITU como la organización castrochavista Izquierda Poder Popular de María del Carmen Verdú, o las autodenominadas trotskistas como el MST, IS. O el PO de Altamira, que quedo fuera del FITU, pero lo reivindica. Esta capitulación va a agravar la crisis que atraviesa tanto el FITU, como las organizaciones que lo integran, o lo reivindican.

Llegó la hora de irse del FITU

Los grupos PTS Izquierda Diario, y PO Oficial intentarán explicar lo inexplicable de porque votaron así. Los demás grupos Izquierda Popular, MST, o IS quizá presenten críticas a la votación de los diputados en la Legislatura, pero defenderán permanecer en el FITU argumentando que "es una conquista de los trabajadores y el pueblo". Pero cuando una coalición electoral lleva diputados a la legislatura que votan proyectos que defienden los intereses del imperialismo, deja de ser "una conquista de los trabajadores", y se transforma en su opuesto, en una herramienta política que no sireve para defender los intereses de los trabajadores y el pueblo. Y el FITU hace ya años que viene apoyando en el Parlamento proyectos de los partidos patronales.

El FITU votó la Ley del 2x1 en el 2017, utilizó las bancas para defender dirigentes patronales como Julio De Vido, y llevó a cabo vergonzosas sesiones conjuntas con el PJ. La actitud de los diputados de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires es la profundización de un curso que lleva años, y se agrava. Si una organización quiere consecuentemente defender una postura socialista, debe abandonar el FITU inmediatamente en repudio a la actitud de los diputados de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Pero estos dirigentes de los grupos no lo harán, solo les interesa el dinero de los ingresos parlamentarios. Están desesperadamente aferrados a los fondos de estado capitalista.

Buscarán permanecer en la coalición como sea, a cualquier costo, con argumentos oportunistas o harán silencio. Esto deja para los honestos militantes un solo camino: Abandonar inmediatamente esos grupos y esa coalición. Llegó la hora de abandonar a esos grupos y al FITU. A todos los honestos y valiosos compañeros que vienen dando la espalda a esos proyectos oportunistas,  les proponemos avanzar en la propuesta de Reagrupamiento revolucionario que estamos convocando desde La Marx y Reagrupamiento hacia el PST


Deja tu comentario