UNA OLEADA REVOLUCIONARIA SACUDE EL MUNDO

Llamado urgente a la coordinación global

Una oleada revolucionaria sacude al mundo!

Declaración del MTC de Costa Rica y Reagrupamiento Hacia el PST de Argentina

De Hong Kong a Chile, de Cataluña a Irak, pasando por Francia, el Líbano, Ecuador, Honduras, y desde Rojava en el norte de Siria hasta Haití, millones han salido a las calles a movilizarse en procesos revolucionarios que enfrentan a los partidos políticos y gobiernos capitalistas, a los diferentes regímenes políticos tanto los parlamentarios como los dictatoriales y bonapartistas, enfrentando a las fuerzas armadas con elementos de guerra civil. Esta insurrección de masas está sacudiendo el mundo, y se coloca en el centro de la situación política mundial.

El denominador común de esta oleada revolucionaria global son las demandas democráticas, que como siempre ha sucedido en la historia, es un poderoso motor de la lucha de clases. En Hong Kong las masas han logrado un resonante triunfo en la lucha contra la "Ley de Extradición" que penaliza a los activistas que luchan contra la dictadura capitalista de Xi- Jinping. En Cataluña las condenas de hasta 13 años de cárcel a nueve líderes independentistas desencadenaron las protestas en las calles y se extendió a numerosas ciudades.

En Irak el movimiento de la "Madaniya" reclamando la libertad de ejercer el derecho al laicismo y no ser obligado a pertenecer a ningún movimiento ni religión fundamentalista, es la continuación tras la derrota de ISIS en la región, de un movimiento extendido y de masas de los jóvenes que quieren ser independientes de los opresores estados del Medio Oriente. En el Líbano estallo una poderosa movilización contra el "impuesto al WhatsUpp" que el gobierno capitalista pretendió imponer a la juventud y a quienes quieren usar esa aplicación telefónica. En Rojava, la Federación de comunidades del Norte y Este de Siria encabezado por la rebelión de las mujeres kurdas, enfrenta el criminal ataque de las tropas de la OTAN llevadas a cabo por el estado de Turquía gobernado por el dictador Recyp Erdogan. Rusia, Turquía, Irán y las potencias regionales intentan detener los procesos revolucionarios en Medio Oriente que amenazan la supervivencia de las dictaduras que gobiernan en esos países.

Los procesos revolucionarios combinan los reclamos democráticos con la lucha contra la pobreza, la miseria, la subida de los precios de productos y servicios básicos, y el desempleo. Tanto en Chile como en Ecuador el detonante del estallido popular ha sido el aumento en los servicios en Chile el subte, en Ecuador los combustibles. Pero en ambos casos la lucha combino reclamos económicos con democráticos, al sumarse las demandas contra el toque de queda en Chile, o contra la represión del gobierno capitalista en Ecuador. Todas estas luchas han dejado centenas de heridos, muertos y detenidos, y han provocado la irrupción de auto- organización y autodefensa frente a las brutales represiones que desatan los gobiernos capitalistas.

El denominador común de todos estos levantamientos es la aparición de barricadas callejeras, bombas molotov y toda clase de armamento popular para enfrentar la represión de los cuerpos de policías, y fuerzas armadas. En Irak la represión brutal está siendo llevado a cabo por los cuerpos integristas dirigidos por el estado de Irán, mientras que en Chile, la represión llevada a cabo por el gobierno de Piñeira se apoya en los elementos del antidemocrático régimen político incrustado con elementos del Pinochetismo que dejo los acuerdos elaborados entre los partidos capitalistas y la dictadura de Pinochet en Chile en los '80s.

Centroamérica se ha convertido en un epicentro de acciones revolucionarias. En Haití el levantamiento de las masas combina el reclamo contra las medidas del gobierno capitalista con la retirada de la intervención extranjera en el país. En Puerto Rico, el levantamiento tumbo al gobernador Ricardo Rosselló y fue encabezado por la Colectiva Feminista en Construcción que exigió que renunciara por haberlas llamado "putas", acompañadas por los sindicatos, los músicos, los organizadores de la comunidad LGBT, y el conjunto de la población que termino con la caída del gobierno capitalista- colonial. En Honduras la lucha contra la dictadura de JOH está en nuevo momento tras el anuncio de la vinculación del hermano del dictador con el narcotráfico. En Nicaragua, el pueblo viene enfrentando la dictadura de Daniel Ortega soportando la brutal represión del régimen sandinista. En Panamá y Costa Rica las protestas de estudiantes de secundaria y universitarios han sido de gran importancia, y en Costa Rica los estudiantes de las universidades públicas han tomado los edificios de la Rectoría de la Universidad Nacional (UNA) y de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica (UCR), enfrentando las amenazas de intervención de la policía antimotines. Los estudiantes organizan el bloqueo en la entrada a Rectoría en Heredia y llevan adelante movilizaciones masivas a Casa de Gobierno en Zapote protestando por la aprobación del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) que restringe el uso de los fondos para como becas, salarios e infraestructura. Los estudiantes exigieron la renuncia de la ministra de Hacienda Rocío Aguilar que encabezaba el equipo económico del FMI, y lograron su renuncia, además de una serie de caída de ministros que hace meses viene sacudiendo al gobierno capitalista de Carlos Alvarado.

Toda la ola que vemos desatarse en este momento ante nuestros ojos estuvo precedida con el desarrollo de la revoluciones de Sudan y Argelia en África que tumbaron las dictaduras, así como el recrudecimiento de la guerra civil en Yemen, el levantamiento de los Chalecos Amarillos en Francia, las grandes movilizaciones mundiales de las Mujeres y las movilizaciones globales en defensa del Clima. La insurrección mundial enfrenta regímenes absolutamente antidemocráticos como la lucha en Barcelona contra el monárquico régimen cárcel de pueblos que es el Estado Español. Pero también enfrenta a regímenes que aparentan ser "democráticos" como la lucha contra el régimen democrático burgués de Chile que tiene al Pinochetismo fascista incrustado entre sus instituciones.

La oleada mundial enfrenta al unísono a los gobiernos capitalistas haciendo trizas sus planes de explotación, hambre y miseria que solo puede verse aplicado con medidas de represión antidemocráticas. El gobierno de Hong Kong dio marcha atrás con la "Ley de Extradición", el de El Líbano dio marcha atrás con el "impuesto al WhatsUpp", el gobierno de Ecuador, tras huir de la capital, dio marcha atrás con el impuesto a los combustibles. Esta oleada revolucionaria que ya cuenta con importantes triunfos, es la expresión de la existencia de una situación revolucionaria mundial, y es el epicentro de toda la situación política internacional.

La necesidad de coordinación internacional

El telón de fondo de esta oleada revolucionaria es el agravamiento de la crisis mundial del capitalismo, que se encuentra en el medio de un pico agudo de crisis comenzado en el 2008, del cual no ha logrado salir. Hace apenas diez días el FMI anuncio que la economía mundial va camino hacia una "desaceleración global sincronizada" en el 2020, ratificando el fracaso de la política de salvatajes que implico billones de dólares que los gobiernos capitalistas pusieron en los bolsillos de los jefes de los Conglomerados Globales que dominan la economía capitalista mundial, para evitar su quiebra.

La desesperación de los jefes del capitalismo, los gobiernos de los países imperialistas, los economistas, analistas, y funcionarios capitalistas ante el hundimiento en la recesión del capitalismo mundial, quedo patentizada hace apenas unos días, cuando el secretario general de la ONU António Guterres en las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial y el FMI en Washington DC, pidió un "estímulo fiscal global" o "salvataje universal" para sacar a la economía capitalista de la crisis.

Esta oleada mundial que vivimos hoy es superior a la que se produjo entre los años 2011-2014 cuando se produjeron la sucesión de revoluciones en Medio Oriente conocida como la "Primavera Árabe", el Movimiento de "Indignados" en Europa con epicentro en España en Puerta del Sol, el Movimiento "Occupy Wall Street" en los Estados Unidos, y la sucesión de huelgas generales en Grecia, entre otros. Luego el movimiento cobro forma en Brasil en 2013 con las masivas movilizaciones contra el aumento de tarifas en el transporte que termino con la caída del gobierno del PT, y en Hong Kong en la "Revolución de los Paraguas" del 2014. Toda esa ola dio origen a nuevos fenómenos políticos como Syriza en Grecia, Podemos en España, Bernie Sanders en EE.UU, Jeremy Corbyn en Inglaterra o el FIT en Argentina que despertaron expectativas en sectores de masas, pero son absorbidos por el régimen democrático burgués.

Una característica de la actual oleada mundial es que pasa por encima de todas las viejas direcciones políticas, sociales y sindicales del movimiento de masas. Está siendo llevada adelante por millares de activistas mujeres, obreros, populares, indígenas, y jóvenes que desoyen los llamados de las viejas direcciones a la "paz", el "acuerdo social", la "salida de las calles", y salen a enfrentar las reaccionarias medidas de los gobiernos capitalistas. Estxs millares de dirigentes y activistas son el germen del desarrollo de una nueva dirección obrera popular y revolucionaria, que los gobiernos capitalistas ven como una amenaza. Esta es la razón por la cual la actuación de los gobiernos contra estxs nuevos dirigentes es brutal, descargando una horrible represión mediante la persecución, la tortura, la cárcel, los procesamientos, y los asesinatos.

A su vez estos millares de nuevxs dirigentes salen a organizar las luchas sintiendo la ausencia de organización internacional que coordine globalmente todos estos movimientos. No existe en el mundo una Internacional Marxista o Socialista que coordine este movimiento mundial contra el capitalismo, producto de la grave crisis que atraviesa el movimiento marxista internacional. Esta es la única ventaja con la que cuentan los gobiernos imperialistas, impotentes para frenar la crisis del sistema que ellos comandan. La crisis de la izquierda mundial es a la vez el fruto de un proceso muy progresivo, la caída del Muro de Berlín en la década de 90's del siglo XX, que liquido el dominio de los viejos "Partidos Comunistas" en la dirección del movimiento de masas y abrió una nueva etapa mundial en la lucha por la construcción de organizaciones revolucionarias.

El Castro- Chavismo, el movimiento encabezado por Lula- Castro- Chávez- Evo, Correa, Cristina Kirchner que también despertó las ilusiones de millones en América Latina se hunde en una grave crisis. Precisamente estos millares de activistas que surgen en las actuales revoluciones de América Latina, lo hacen por fuera y enfrentando la política de estas direcciones castro- chavistas. A su vez, el movimiento trotskista atraviesa también una grave crisis en un proceso de socialdemocratización y adaptación al régimen que ha provocado una violenta disgregación en sus filas. Precisamente, la emergencia de esta oleada revolucionaria hace más urgente y perentoria la necesidad de construir una dirección revolucionaria mundial que unifique todos estos procesos revolucionarios, y permita la imposición del Socialismo a escala Global para terminar de una vez por todas con la insoportable situación que viven miles de millones de personas en el mundo.

El camino para superar este vacío existente a nivel mundial pasa hoy por coordinar pacientemente las luchas y acciones que estos millares de activistas llevamos adelante en todo el mundo. Se trata de superar el aislamiento nacional de cada lucha para elevarlas en forma consciente al plano internacional. Esto requiere de un trabajo de coordinación internacional, de mutuo apoyo y de la toma de contacto entre los millares de activistas que encabezamos estos procesos revolucionarios más allá de las fronteras, diferentes idiomas, tradiciones políticas y experiencias. Es un trabajo paciente, que requiere de persistencia, pero debemos llevar adelante sin pausa. Las organizaciones abajo firmantes nos comprometemos a llevar adelante este trabajo de reagrupamiento revolucionario, reuniendo a las distintas generaciones, activistas, y tradiciones para avanzar en el Reagrupamiento Internacional. Y de este modo, frente a la crisis global del capitalismo honramos la experiencia revolucionaria que millones llevan adelante globalmente contra este horrible sistema, llevando adelante la máxima de Carlos Marx "Proletarios de Todos los Países, Uníos"

Deja tu comentario

Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista