MARADONA:        COMO EL CAPITALISMO DESTRUYE AL DEPORTE Y A LOS DEPORTISTAS

Por La Marx y el Nvo. Partido Socialista de los Trabajadores de Argentina     

29/11/20

La muerte de Maradona es la expresión diáfana de cómo el capitalismo destruye el deporte y a los deportistas. Podemos hacer extensiva esta definición a los artistas, músicas/os, actores, intelectuales, periodistas, científicas/os etc. Existe una lista interminable de casos de ídolos con una extraordinaria capacidad para la creación, el deporte o la ciencia, amados por millones, que salen de barrios populares y alcanzan la cima, fama y millones. Pero la historia casi siempre termina mal, y el capitalismo termina destruyéndolos.

En Argentina el gobierno de Alberto y Cristina Fernández hizo un vergonzoso uso político del cadáver de Maradona. Pretendió hacer un acto político de su muerte, y termino reprimiendo escandalosamente a quienes ellos mismos convocaron. Estos dirigentes capitalistas durante todos los actos y homenajes, han planteado que Maradona era alguien que había "enfrentado al poder", un rico con "conciencia de clase". Desde el Papa Francisco, pasando por funcionarios capitalistas, charlatanes a sueldo del castrochavismo como Víctor Hugo Morales, y sectores de la izquierda argentina y mundial lo homenajearon, mintiendo descaradamente sobre quien fue realmente Maradona.

Decir que Maradona había "enfrentado al poder", y tenía "conciencia de clase", es llamar al engaño 

Maradona era un millonario, un explotador con empresas y acuerdos económicos en Venezuela, en Cuba, en China, en Dubai, y otros acuerdos en todo el mundo, con una fortuna calculada entre 60 y 70 millones de dólares. Más que "enfrentado al poder", Maradona se había asociado a lo más putrefacto y descompuesto del capitalismo, para hacer negocios y apoyar públicamente a las horribles dictaduras capitalistas como las de Dubai, Bielorrusia, Cuba y Venezuela.

Un sector de la izquierda argentina, del FITU y otros grupos capitula a la propaganda del gobierno, y la demagogia de sectores capitalistas que quiere disfrazarse de "izquierda", diciendo que la vida de Maradona tenía "claroscuros". La vida de Maradona no tuvo "claroscuros", era directamente oscura. Maradona fue un abusador, un pedófilo, un violento promotor, y defensor del machismo, del proxenetismo, vinculado durante años a todo tipo de maleantes, como proxenetas, narcos y personajes siniestros del corte de Guillermo Coppola. En Cuba, Fidel Castro proveyó de prostitución a Maradona, acordaron durante años el abuso de menores, resultado de lo cual Maradona dejó varios hijos en Cuba que se negó a reconocer.

Maradona acompañó el regreso de Cuba al capitalismo, y la reinstalación del degradante "jineterismo" al que cientos de mujeres cubanas deben entregarse para superar la horrible pobreza de la Cuba capitalista. Por su rol de apoyador del capitalismo en Cuba, Maradona recibió como premio un Hotel y la posesión de varios negocios, donde se explota a los trabajadores cubanos. En Dubai, Maradona estrecho lazos con el Jeque Maktoum Bin Hamad Al Sharqui y la siniestra, racista, y machista dictadura petrolera, producto de los cual se alzó con una fortuna, y recibió regalos costosísimos de los jeques vinculados a las Corporaciones petroleras imperialistas.

Maradona estrechó lazos con el Cartel de Sinaloa, lo peor del narcotráfico, quien regentea un equipo de fútbol de poca monta "Dorados" y trabajó como técnico para este. En Bielorrusia Maradona trabajo y brindó soporte a la dictadura capitalista de Lukashenko, que hoy enfrenta una revolución de masas que enfrenta su decadente absolutismo. De este oscuro personaje, Maradona recibió millones de dólares, y regalos costosísimos como anillos de diamantes, y autos de lujos valuados en millones.

La fábula que pintan el gobierno de Alberto y Cristina, los delincuentes del Partido Justicialista, del Vaticano, del Castrochavismo y sectores de izquierda del "villero" que había "enfrentado al poder", y tenía "conciencia de clase", es completamente falsa. Toda esta charlatanería es una refinada versión de la "ideología de la conciliación de clases", del millonario "sensible", que no olvida sus orígenes. Pero más aún, toda esta campaña busca ocultar a millones de fanáticos del mundo que idolatran al icono deportivo, la verdad acerca de quién era realmente Maradona, y de ese modo, pretenden ocultar el sistema monstruoso que es el capitalismo, y como destruye al deporte y los deportistas.

Pero, ¿Cómo llego este simple muchacho pobre que a los 15 años mostró una inusual habilidad deportiva que fascino a millones de fans desde a su debut en el humilde club Argentinos Juniors, a un empresario capitalista machista, abusador, pedófilo, maltratador de mujeres que las peores regímenes del mundo colman de regalos millonarios?


El ídolo, una expresión del carácter fetichista del capitalismo


Considerado el mejor futbolista de todos los tiempos, la muerte de Maradona presenta la otra cara del capitalismo: El deporte es solamente un negocio para los gobiernos capitalistas. Las multinacionales, los dirigentes de FIFA y responsables del mundo del futbol globalmente solo buscan permanentemente las ganancias. Millones de personas que transitan la juventud, ansían repetir el camino de Maradona, quien también cuando era un niño soñaba con llegar a lo más alto para conseguir fama y fortuna. Pero esos sueños bajo la dinámica capitalista en muchos casos terminan convirtiéndose en una verdadera pesadilla.

El deportista es para las multinacionales una mercancía. Lo único que le interesa a las grandes empresas y capitalistas son las formidables ganancias que esta mercancía puede proveerles. Marx explico que la mercancía tiene un carácter "fetichista", dado por su apariencia. Para los capitalistas la mercancía por ejemplo si se trata de un automóvil, tiene valor producto de sus modernas capacidades técnicas, bonitos colores, o formatos de diseño. Todo esto es falso. El automóvil tiene valor por el trabajo humano que encierra, no por la apariencia. A esto llamo Marx el "fetiche" de la mercancía. Los funcionarios y capitalistas usan este fetiche y "apariencia" de la mercancía para ocultar la realidad de que lo que realmente produce valor es el trabajo, y que el capital no produce ningún valor.

En relación a los deportistas, los científicos, los artistas, el carácter fetichista de la mercancía se expresa bajo la forma del "ídolo". Podemos citar innumerables casos de ídolas/os que el capitalismo ha creado y destruido en forma impiadosa cuando ya no le sirve a sus ganancias. En todas las disciplinas se repite el mismo patrón: Las corporaciones que dominan globalmente la economía capitalista mundial encuentran personas con extraordinarias cualidades, deportivas, musicales, científicas, etc. Esas personas alcanzan esos estándares producto de un sacrificado trabajo, de años, que les provocan un altísimo costo en materia de salud, trastornos, enfermedades físicas y psicológicas.

Las corporaciones, funcionarios y dirigentes capitalistas transforman a esta persona, muchas veces de origen humilde, en el "ídolo", es decir una mercancía o una marca registrada. Sus logros deportivos, musicales, científicos o artísticos, son producto de su genialidad, sus dotes, su "gambeta" (1), es un súper hombre, una súper mujer, una "genia/o", capaz de superar todas las capacidades humanas atribuyéndole propiedades que rebasan lo sublime para construir el mito, dejando tras de sí la persona de carne y hueso. Así, este deportista, artista, científico, cuya mercancía resulta cada vez más atractiva para las grandes multinacionales, alcanza el cenit del fetichismo, se cosifica y termina por convertirse en un objeto de compra-venta, adquiere un valor de cambio en el mercado como cualquier mercancía corriente. 

Ejemplos de anterior son muchos, como Britney Spears ("la princesa del Pop")  que después de alcanzar la cúspide de su carrera, terminó sumergida en drogas, problemas mentales y víctima del cautiverio de su propio padre, pasando por Elvis Presley o Michael Jackson, idolatrado por millones y considerado uno de los mejores músicos de la historia, sospechado de abuso infantil que muere por sobredosis de drogas que tomaba para soportar el dolor físico mientras intentaba seguir trabajando abrumado por las deudas. O de ídolos deportivos como OJ Simpson en EE.UU, que termina efectuando el feminicidio de su esposa, al igual que el caso del boxeador Carlos Monzón en Argentina, actrices como Marilyn Monroe, o científicos como Rene Favaloro. La lista es interminable y si bien cambia la disciplina, la nacionalidad del personaje el mecanismo es el mismo: Personas con grandes dotes y capacidades en la disciplina que ejercen, que alcanzan grandes logros, idolatría, premios y celebridad, el capitalismo los transforma en objetos de cambio, marca registrada con contrato de exclusividad, en resumen "ídolos de barro".

Detrás de la fachada fetichista del "ídolo", los seres humanos que llevan adelante el trabajo deportivo, científico o artístico sufren una inexorable destrucción y degradación de sus condiciones artísticas, deportivas, intelectuales, físicas y psicológicas, en la medida en que el capitalismo los exprime hasta la última gota, quedando un cadáver putrefacto que vive en sus viejas glorias. Muchos de ellos, de origen humilde, se codean con reyes, príncipes, empresarios, el jet set, y toda clase de representantes de la clase dominante que introducen al "ídolo" a las lacras de sus repugnantes hábitos, y formas de vida que son parte de la descomposición y decadencia en que está sumergida la clase dominante.

Cuando el "ídolo" es iniciado en una orgía decadente que la clase dominante vive "naturalmente" de proxenetismo, prostitución, drogas, alcohol y este camino sin retorno poco a poco los va empujando al destino de morir en forma miserable, jóvenes, y muchos de ellos abandonados. Maradona, lejos de enfrentar al capitalismo, ha sido una "mercancía" que le ha dado y le seguirá dando enormes ganancias a la clases dominantes.

Tras acordar ser parte del negocio, aspiró a convertirse en millonario, y es responsable de los aberrantes actos que ha cometido, y que debemos denunciar claramente, sin negar sus capacidades, dotes personales y profesionales. Al contrario los marxistas debemos mostrar científicamente como el capitalismo las utilizó a su servicio.

En ese sentido nos apartamos claramente de todas las fuerzas políticas burguesas como los gobiernos capitalistas, de dirigentes corruptos y delincuentes, del peronismo, los estalinistas, castro chavistas y fundamentalmente queremos delimitarnos claramente de la "izquierda" que se declara marxista y que hoy vergonzosamente está rindiendo homenajes a Maradona, sin decir una sola palabra de todo esto que está a la vista, y que todo marxista debe denunciar.

¿Por qué la izquierda rinde pleitesía a Maradona?

¿Por qué la izquierda homenajea a un millonario, un explotador, un empresario capitalista abusador, pedófilo, violento, promotor y defensor del machismo, y del proxenetismo? ¿Por qué lo justifica ensalzando su persona y diciendo que estos rasgos eran apenas "claroscuros"? Hace rato venimos denunciando que la izquierda mundial y sobre todo sectores que autodefinen demagógicamente como "trotskistas" están viviendo un proceso de socialdemocratización, de adaptación al régimen burgués. El caso de muerte de Maradona es un ejemplo de cómo se está desarrollando este proceso.

Quizá muchos camaradas cuando denunciábamos la adaptación al régimen de los grupos del FITU de Argentina u otros, no entendían a que nos referíamos. Con muerte de Maradona queda muy claro. Los grupos de izquierda consideran "piantavotos" [2] criticar a Maradona. Se "acomodan" a la corriente del discurso oficial, son incapaces de sostener una postura principista e independiente. Solo les interesa cuantos votos van a obtener en las próximas elecciones, para sostener bancas, puestos, y privilegios de ser parte de la democracia burguesa. Y en busca de ese objetivo, sin ruborizarse, ceden a las ideologías más atrasadas y descompuestas que los aparatos burgueses arrojan sobre el movimiento de masas

No solo el capitalismo está en proceso de descomposición, también lo están los dirigentes de los grupos socialdemócratas. Estos dirigentes se disfrazan de revolucionarios, de guevaristas, de marxistas, de trotskistas. Hablando en nombre de los grandes dirigentes revolucionarios, introducen de contrabando al movimiento de las y los trabajadores sus posturas reformistas, socialdemócratas y de capitulación a los partidos capitalistas. Las fotos de Trotsky, de Marx, de Nahuel Moreno, o del Che, son un barniz para ocultar su traición al marxismo y a la clase trabajadora, especialmente a las víctimas de trata de personas, abuso sexual, feminicidio y proxenetismo.

Estos grupos han montado medianas y pequeñas empresa, Pymes disfrazadas de cooperativas de desocupados, de fábricas recuperadas, medios de comunicación, etc. En la gestión de estos emprendimientos, los grupos necesitan la aprobación de proyectos parlamentarios, de los organismos del estado capitalista que provee con millones los planes sociales y cooperativas que gestionan y regentean. Los ingresos parlamentarios permiten financiar dichos emprendimientos cuando el crédito del estado capitalista se acaba. Así es como han convertido sus grupos en negocios, que gestionan con apoyo del estado capitalista.

La muerte de Maradona expone la descomposición de esos dirigentes socialdemócratas, que acompaña la de todos los partidos y organizaciones del régimen burgués. Y es a su vez coexistente con la descomposición del capitalismo, cuyos partidos y dirigentes no hacen más que exponer como el capitalismo destruye al deporte y a los deportistas, y como llevan al desastre a las masas del mundo. 

Nuestra lucha por el socialismo está íntimamente vinculada al sostenimiento de los principios contra viento y marea, resistiendo las presiones del régimen y la "opinión pública" que gustan de homenajear a personajes como Maradona, como modo de sostenimiento de su régimen insostenible. Nuestra tarea como marxistas es decir la verdad apostando a la revolución mundial que barrerá con todos estos nefastos personajes, con los oportunistas que les capitulan y son incapaces de ponerse en el lugar correcto y hacerle frente a todo tipo de mafiosos y corruptos. Los grupos socialdemócratas en la esfera política e ideológica optan por conciliar con el enemigo de clase y ser parte del pacto patriarcal que invisibiliza a las víctimas y presenta a los victimarios como una presa del sistema tratando de lavarles la cara y eludir su responsabilidad ética como seres humanos.

Llamamos al movimiento de las y los trabajadores a dar la espalda a los grupos que capitulan a las redes de proxenetas, narcotraficantes y todo tipo de mafiosos en aras del "respeto al sentimiento popular". Para nosotras y nosotros, feministas marxistas, es una cuestión de principios estar del lado de las víctimas y no de los victimarios. En ese sentido hemos sido intransigentes, les llamamos a sumarse a la campaña #Dónde está Camila?, así como el movimiento de madres de víctimas de feminicidio tanto en Perú como en México, es aquí donde las y los explotados debemos ubicarnos, no en la trinchera de nuestros adversarios en la lucha de clases.


Notas


[1] "Gambeta" es una expresión del futbol en Argentina con la cual se denomina a la "finta" o "engaño" con el cual el jugador elude a sus rivales, una maniobra que requiere de habilidad y buenas condiciones técnicas.

[2] "Piantavotos" es una expresión de Argentina que significa "espantador de votos" o "alejador de votos".



Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista