MANIFIESTO DE LA MARX MÉXICO FRENTE A LA CRISIS ECONÓMICA Y SANITARIA DEL CAPITALISMO

Introducción

El presente documento, es producto de una amplia discusión en la Asamblea Anticapitalista y Antipatriarcal que surgió a partir de las crisis económica y sanitaria del capital. El propósito era sacar un documento unificado frente al primero de mayo, sin embargo, al no existir coincidencia política con otros grupos en temas que nos parecen cruciales, acordamos que cada organización sacaría su documento, además de otros pormenores metodológicos.

De nuestra parte, no pensamos que el gobierno de AMLO en México busque "la destrucción del capitalismo salvaje (neoliberalismo)" y busque en contraposición "un estado neo-Keynessiano donde se reestablezcan ciertos mecanismos controlados de seguridad social", como camaradas de lucha queremos decirle de la manera más fraterna y camaraderil, que esta afirmación para nosotros es en el mejor de los casos, equivocada.


Las políticas que viene implementando el gobierno mexicano desde el primer día, son de corte abiertamente neoliberal, tan solo del 1 de diciembre de 2018 al 15 de enero de 2019, fueron despedidos 20 mil empleados de confianza a nivel federal, apenas entró en funciones el gobierno actual, presentó un plan de austeridad neoliberal que en el punto 21 plantea reducir "toda la estructura de trabajadores empleados de confianza en un 70% del personal y del gasto de operación", en números, el gobierno federal tiene como meta despedir a cerca de 230 mil trabajadores del servicio público federal. Por otro lado, si López Obrador y su partido quisieran establecer medidas keynesianas, no hubieran dudado en robustecer el sistema de salud mexicano desde el primer día de su gobierno, tomando en cuenta que tienen la mayoría aplastante en las cámaras alta y baja. Quienes suscriben en su totalidad el documento citado, parecen olvidar que estamos en medio de la mayor crisis en la historia del sistema capitalista, no en un boom económico como el que sucedió a la Segunda Guerra Mundial que permita al gobierno mexicano dar grandes concesiones sociales, en México no existe un plan Marshall o algo que se le parezca, consideramos que estamos en dos épocas históricas totalmente distintas.Afirmamos que la política económica no es keynesiana, sino de corte neoliberal y pro yanki, desde que AMLO hizo público su "Proyecto de Nación", se posicionó del lado norteamericano frente a la guerra comercial con China, el punto más vergonzoso de esta política entreguista lo vimos cuando militarizó las fronteras sur y norte persiguiendo a familias indefensas de migrantes, pero la ignominia no para ahí, pues so pretexto de la pandemia provocada por el sistema capitalista, la militarización se ha extendido a todo el territorio nacional al mismo tiempo que se anuncia la reactivación del sector automotriz por presiones del tío Sam poniendo en riesgo la vida de cientos miles de obreras y obreros pisoteando sus derechos más elementales. Lo anterior sin dejar de mencionar que el gobierno de AMLO está impulsando megaproyectos como el Proyecto Integral Morelos, el Tren Maya y las Zonas Económicas Especiales a través de capital privado tanto nacional, como trasnacional, en los casos señalados, la inversión estatal es raquítica o de hecho nula, excepto en el caso del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, cuya obra está siendo ejecutada por el ejército mexicano.

Nos parece que los rasgos arriba señalados contravienen al espíritu general del manifiesto que se venía trazando, en la vía de los hechos, para nosotros es una capitulación al lópez-obradorismo. Consideramos importante dar nuestro punto de vista al respecto y fijar una postura crítica. Agradecemos de antemano a las y compañeros de la Organización Política Multimedios por sus aportaciones a esta versión, además de su paciencia. Nos disculpamos también de antemano con nuestras y nuestros lectores, pues además de las diferencias políticas que consideramos de fondo y no solo de forma, por motivos de causa mayor no nos fue posible asistir a la acción acordada el 1º de mayo.

I. VIVIR EL CAPITAL EN TIEMPOS DEL CORONAVIRUS.


Este año 2020, el primero de mayo, día en que se celebra la lucha de las y los trabajadores del mundo, estamos presenciando la crisis más grande en la toda la historia del sistema capitalista, que inició en el año 2008 con el colapso del sector inmobiliario y su antecedente más inmediato es la gran recesión de 1929, que fue seguida de una guerra mundial. Dicha crisis estructural, multidimensional y sistémica, no sólo hace evidente la cada vez más profunda y reaccionaria putrefacción del sistema que, dicho sea de paso, se ha convertido en un peligro para la humanidad y para todas las formas de vida en el planeta. El agravamiento del cambio climático, el calentamiento global, la crisis alimentaria, los desastres naturales, las pandemias, el ascenso de la violencia, el asesinato de mujeres y otros sectores, la pobreza, etc., son en general resultado del proceso de acumulación de capital en todo el mundo, teniendo la violencia de una clase sobre otra como el eje rector del cual se derivan los distintos tipos de violencia.El "COVID-19"/SARS-COV-2 ha desnudado aceleradamente la naturaleza del sistema capitalista patriarcal y su crisis tras 4 décadas de neoliberalismo; es decir, son los poderosos y ricos los responsables del potenciamiento de esta enfermedad. La actual pandemia y otras más que se han generado, podrían haberse enfrentado de mejor manera; diferentes organismos e instituciones académicas y científicas alertaron de la posibilidad de su surgimiento desde la primera década de este siglo. Es una mentira que los poderosos y ricos procuren a la humanidad, no sólo no hubo prevención, las medidas correctivas son principalmente canalizadores para evitar estallidos sociales y salvar al gran capital no para salvar a los más vulnerables; en esta pandemia son sólo los sectores privilegiados quienes pueden disponer de un autoencierro prolongado en sus residencias con recursos y atenciones que les colocan muy por encima de quienes ni siquiera cuentan con un seguro de salud.

II. EL SISTEMA CONTRA NOSOTRXS, NOSOTRXS CONTRA EL SISTEMA


A partir de la década de los años ochenta del siglo pasado y tras la caída del muro de Berlín, los gobiernos de todo el mundo comenzaron una ofensiva generalizada contra el movimiento obrero en todo el mundo, arrebatando poco a poco todas las conquistas conseguidas después de la segunda guerra mundial. A este periodo en la historia del capitalismo se le conoce como neoliberalismo. Este "avanzaba" viento en popa en tanto los corifeos del capital anunciaban "el fin de la historia", el fin del hambre, de la guerra y porque no, de las revoluciones, sin embargo, la realidad no tardó mucho en estallarles de frente. A partir de la crisis del año 2008, nuevas tensiones se fueron agudizando hacia un estallido mundial sin precedentes.Los resultados más inmediatos de dicha crisis, los podemos encontrar en la Primavera Árabe, el Occupy Wall Street, el movimiento de los indignados en España, el movimiento 11-M en Chile, "Geração à rasca" en Portugal, huelgas masivas en China, principalmente en la provincia de Guandong, el Occupy Hong Kong, una oleada de huelgas en Europa tras los ataques a las pensiones de 2012 a 2015 y la revolución en el kurdistan sirio. El punto de sincronización mundial en la lucha de clases a nivel mundial, fue alcanzado en el año 2019, cuya principal característica fue que estas luchas fueron dirigidas contra regímenes neoliberales tanto de derecha como de "izquierda". Identificamos ahora una tercera etapa de esa crisis, que está no solo desacelerando al gigante asiático, repercutirá en la economía mundial. Apenas iniciado marzo de 2020, las mujeres de todo el mundo se encontraban desde ya, construyendo una situación revolucionaria a nivel internacional, acontecimiento que fue interrumpido por el inicio de la pandemia. Muy probablemente estemos en la antesala de un estallido y cambio mundial mayor al de 2019, de cuyo desenlace depende el futuro de toda la humanidad.

III. ¿Y SI LUCHAMOS JUNTXS?: POR UN PROGRAMA DE LUCHA INTERNACIONAL ANTE LA CRISIS DEL CAPITALISMO

Enfrentamos una lucha por la supervivencia y resistencia, una lucha que no podemos ganar solos como individuos, no nos podemos quedar inmóviles ante el catastrófico desenvolvimiento de la crisis capitalista. Este primero de mayo, a pesar de la desmovilización de las distintas luchas y resistencias por parte del gobierno y los medios de difusión capitalista, insistimos en organizarnos desde una perspectiva de clase, antipatriarcal y anticapitalista, desde la acción y pensamiento colectivos de quienes vivimos la opresión y nos consideramos parte del proletariado, de las y los explotados en el mundo. En colectivo, aunque con aciertos y desaciertos, encuentros y desencuentros, aspiramos arribar al terreno de la emancipación social de nuestra clase y de todos los sectores oprimidos por el yugo del capital. Nos posicionamos porque nosotras, nosotres, los de abajo impulsemos una serie diversificada de acciones desde nuestras casas, centros de trabajo o, en donde existan las condiciones y fuerza social para hacerlo, llevar nuestra acción en las calles, siempre bajo la responsabilidad sanitaria.La actual crisis del capital deberá ser aprovechada necesariamente por todos los trabajadores para incrementar sus luchas por la desaparición de este sistema de explotación, así como incrementar la articulación de todas las luchas en una gran organización internacional de todos los explotados. En lo presente proponemos luchar por el siguiente programa frente a la actual crisis:

1. Contratación masiva de nuevo personal y basificación, con las prestaciones de ley, para todos los trabajadores (antiguos y de reciente ingreso) del sector salud.

2. Equipamiento e insumos médicos suficientes y protocolos adecuados en los centros de salud para atender la pandemia. ¡Plenas garantías de protección sanitaria por parte del Estado al personal de salud!

3. Test de Covid-19 gratuitos para toda la población, aislamiento selectivo y seguimiento a las personas infectadas, las personas con quienes tuvieron contacto y los grupos poblacionales vulnerables.

4. Condiciones de protección sanitaria garantizada por el Estado a trabajadores de sectores estratégicos. Empleo y sueldo completo garantizado a todas y todos los trabajadores de sectores no estratégicos, en suspensión de labores por la cuarentena.

5. Ingreso subvencionado por el Estado, suficiente para cubrir la canasta básica, y condonación del pago de impuestos, deudas y alquileres (subsidiados por el Estado) a la población pobre y que labora en el sector informal durante Pandemia.

6. Formación de comités populares en las colonias, barrios y pueblos para el abasto, distribución y control de precios de productos de primera necesidad, así como para organizar la autodefensa territorial y sanitaria de nuestras comunidades, de nuestros barrios.

7. Expropiación sin indemnización, bajo control de los trabajadores y especialistas sanitarios, de todos los servicios, comercios e industrias privadas asociadas al ramo de salud (hospitales, clínicas, laboratorios, farmacéuticas, etc.).

8. Si no hay insumos, debemos exigir su fabricación, expropiando y reorientando la actividad de sectores productivos estratégicos para atender no sólo la pandemia sino la crisis económica, con el fin de reactivar la economía.

9. No a las medidas de excepción y confinamiento obligatorio masivo, ejerzamos libre y responsablemente nuestros derechos democráticos, adoptando consciente y colectivamente medidas de higiene y cuidado sanitario.

10. En el marco del Día Internacional de la clase obrera, convoquemos un Encuentro Nacional de Trabajadores y Despedidos que acuerde un Plan de Lucha y seguir avanzando en el Programa de Emergencia ante la crisis sanitaria, económica y social.

11. Ninguna clase de rescate para las grandes firmas de Wall Street, la banca europea, el capital financiero nacional y trasnacional.

12. Que la vacuna en desarrollo contra el "COVID-19"/SARS-COV-2" no pueda ser patentada por ninguna empresa capitalista o por algún gobierno.

13. Que las libertades más elementales no sean arrebatadas usando como pretexto la pandemia y contra la militarización en todo el mundo. El capital y sus gobiernos están más vigilante de sus ganancias que de la vida de las personas. Por otro lado, los trabajadores debemos manifestarnos y continuar luchando de acuerdo a la situación actual que estamos viviendo con el objetivo de desarrollar un programa transitorio que sirva como puente de los objetivos programáticos más elementales hasta el programa máximo, es decir, construir colectivamente los medios para llegar a nuestro fin último, en este sentido (programa máximo) proponemos:

I.- APROPIACIÓN Y SOCIALIZACIÓN DE:

a) BANCOS

b) RECURSOS ENERGÉTICOS: Petróleo, sistema eléctrico, minería. Desarrollar otras energías alternativas.

c) INDUSTRIAS ESTRATÉGICAS: Acero, comunicaciones, químico- farmacéuticas,alimentaria.

d) RECUPERAR PARA LOS TRABAJADORES TODAS LAS EMPRESAS E INSTITUCIONES QUE FUERON PRIVATIZADAS DURANTE TODO EL PERIODO NEOLIBERAL. Con prioridad a toda empresa que cierre o despida empleados, para ser expropiada sin indemnización y tomada por las y los trabajadores para ponerla en funcionamiento bajo su control.

II.- COLECTIVIZAR LA PROPIEDAD DE LA TIERRA, BOSQUES, AGUA, TODOS LOS RECURSOS NATURALES DEL PAÍS, MATERIAS PRIMAS Y RESPETAR LA AUTONOMÍA DE LAS COMUNIDADES INDÍGENAS, RURALES Y URBANAS.

III.- CANCELACIÓN DE LA DEUDA EXTERNA E INTERNA y otros gastos prescindibles (presupuesto militar, a megaproyectos, a partidos e instituciones electorales) así como reducción de sueldos de altos funcionarios al nivel de un trabajador promedio para que esosrecursos se destinen a expandir el sistema público de salubridad, atender la pandemia y enfrentar la depresión económica.

IV.-CANCELACIÓN DE LOS MEGAPROYECTOS. Destinar esos recursos a la salud, vivienda digna, trabajos dignos y bien remunerados, a la ciencia y tecnología y a la cultura.

V.-INCREMENTO SUSTANCIAL DE IMPUESTOS A LAS GRANDES EMPRESAS, disminución del IVA y del ISR para aumentar el consumo.

VI.- ERRADICACIÓN DE LA DOMINACIÓN Y VIOLENCIA CONTRA LA MUJER, LA NIÑEZ, LA VEJEZ, ASÍ COMO PARA CON LAS DIVERSAS IDENTIDADES SEXUALES.VI. Hacia la construcción de federaciones socialistas en todo el mundo con miras hacia la abolición de los estados-nación.

VII. Como puente transitorio del programa mínimo al programa máximo, llamamos a construir organismos de poder de las y los explotados en todo el mundo.

¡ALTO A LA MILITARIZACIÓN EN MÉXICO Y EL MUNDO, SOLDADOS A SUS CUARTELES!

¡PROLETARIOS DE TODOS LOS PAÍSES UNÍOS!¡POR UNA SOLUCIÓN CLASISTA, INTERNACIONALISTA Y REVOLUCIONARIA A LA CRISIS DEL CAPITALISMO!¡SOCIALISMO O EXTINCIÓN!


ATENTA Y COMBATIVAMENTE: LA MARX MÉXICO



Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista