La Revolución Norteamericana del Siglo XXI

Por Daniel Campos- Publicado en Revista SOCIALISMO 6 Junio 2020

La insurrección nacional que estalló el 25 de mayo del 2020 en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd, no es un rayo en un cielo despejado. Es parte del proceso revolucionario que vive Estados Unidos desde hace 14 años. Este enorme y profundo proceso revolucionario ha detonado la crisis mundial del capitalismo, y del régimen político del país basado en sus principales partidos políticos, demócrata y republicano. Ha detonado la crisis del Pentágono, y de las fuerzas represivas del país. Y ha provocado un giro a la izquierda de sectores de masas en el país y en el mundo, lo cual ha dado origen a un sinnúmero de fenómenos políticos y sociales de impacto global.

La Revolución Norteamericana del Siglo XXI es el acontecimiento político fundamental de la situación mundial. Su desarrollo es ya inocultable, a pesar de los esfuerzos de los dirigentes del imperialismo mundial, sus dirigentes políticos, analistas, y opinólogos. A su vez, es ignorado por la izquierda mundial, por la adaptación al régimen, así como el analfabetismo y retroceso teórico- político de sus dirigentes. Sin embargo, hoy es perfectamente constatable para las masas del mundo que el asesinato de George Floyd ha desató un proceso de movilización nacional en EE.UU que se ha hecho global, de Londres, a París, y de Berlín e innumerables ciudades del mundo. Veremos ahora en que consiste todo este proceso.

Del Neocon a la revolución

Hace exactamente 20 años atrás llegaba al poder en Estados Unidos la Administración Bush. Este fue uno de los gobiernos más reaccionarios de la historia, compuesto en su mayoría por funcionarios provenientes del sector de los neoconservadores un grupo fascista conocido en la jerga política como el "Neocon". Ese grupo se encaramó en la Administración Bush impulsando el "Proyecto para un Nuevo Siglo Americano" que intentó instalar un régimen antidemocrático global, y prácticamente lo más parecido a un régimen militar dentro de EE.UU. Para ello utilizaron como excusa el impacto global provocado por el atentado a las Torres Gemelas del 11 de septiembre del 2001.

Como lo explicamos en el libro "La Revolución Norteamericana del Siglo XXI" (2) en esos años el Neocon lanzó la denominada "Guerra Mundial contra el Terrorismo" proclamando la lucha contra Osama Bin Laden y "las células secretas terroristas". Así George Bush, Dick Cheney y Donald Rumsfeld promovieron las invasiones a Irak y Afganistán, masacraron millones de personas, promovieron la sanción de la Ley Patriota y toda clase de instituciones antidemocráticas, al servicio de intentar infligir una profunda derrota que abriera las puertas a una contrarrevolución que diera estabilidad al capitalismo.

Con ese objetivo criminalizaron a los luchadores, y activistas, a los partidos y organizaciones que enfrentaran al capitalismo se los declaraba "terroristas". La Administración Bush desató una verdadera caza de brujas, persiguió a los inmigrantes, a las minorías, a los intelectuales, a la prensa. Finalmente la estrategia del Neocon fue completamente derrotada entre los años 2006 y 2007 merced a la Guerra de Liberación Nacional de los pueblos de Irak, y de Afganistán que aplastó a la OTAN. Esta revolución en Medio Oriente se dio conjuntamente con una enorme movilización global de masas que sacudió todos los países en oposición a la guerra, superando el nivel de movilizaciones que se dieron contra la guerra de Vietnam.

A la vez importantes activistas como Julian Assange desde el sitio wikileaks denunciaron los crímenes del Pentágono. Funcionarios de los servicios de espionaje como Edward Snowden se quebraron y denunciaron también como se violaba la seguridad y los derechos globalmente. Las fuerzas armadas de Estados Unidos entraron una profunda crisis. Los mandos militares comenzaron a enfrentarse públicamente y el Pentágono ofrece hoy un espectáculo de internas que se hacen públicas cotidianamente. Los Neocon pasaron al ostracismo, y toda la intentona de imponer una dictadura global pasó a la historia.

La revolución de las masas norteamericanas y del Medio Oriente precipitó el estallido del pico agudo de la crisis mundial del capitalismo entre los años 2007 y 2008, así como disparó la oleada de revoluciones que desde el 2011 está en el centro de la situación mundial. El mundo pasó del ascenso contrarrevolucionario de los Neocon, al ascenso revolucionario de las masas contra el capitalismo que vivimos hoy.

Estallan las revoluciones del siglo XXI

La caída del Neocon abrió una nueva situación política del país y el mundo. Tras la etapa reaccionaria que se había abierto durante el desarrollo de la "Guerra mundial contra el Terror", se abrió ahora una etapa revolucionaria en Estados Unidos y en mundo. La Administración Bush entró completamente en crisis y el país pasó a ser gobernado por una comisión bicameral del Congreso, que condujo a elecciones. Buscando desviar el proceso revolucionario que se había desatado, el Partido Demócrata llevó como candidato por primera vez en la historia a un presidente negro, Barak Obama, mientras la Reserva Federal de los Estados Unidos, conocida como la "Fed", inyectaba miles de millones de dólares en las Corporaciones capitalistas que dominan la economía mundial, buscando evitar su quiebra, y estabilizar la situación.

Sin embargo tanto el estallido del pico agudo de crisis en la economía capitalista mundial, como los salvatajes, agravaron la situación de miles de millones en EE.UU y todo el mundo que perdieron sus trabajos, sus salarios, sus casas, y se hundieron en horribles condiciones de vida. El gobierno de Obama si bien asumió bajo la consigna de "Change" ("Cambio"), en nada modificó la situación de los negros, que siguieron siendo víctimas del racismo y la brutalidad policial. En el 2011 estalló la primera oleada mundial de movilizaciones contra el capitalismo, primero con oleada de revoluciones en todo Medio Oriente conocida como la "Primavera árabe", que tuvieron como puntos más recordados los indignados en España y las huelgas generales en Grecia.

Como parte de esa oleada mundial del 2011 se dio en EEUU el movimiento Occupy Wall Street (OWS, en inglés, Ocupar Wall Street) un movimiento de masas con epicentro en la juventud que explotó en todo el país ocupando plazas en estados, condados, y ciudades en forma de protesta. OWS se extendió a más de 100 ciudades de los Estados Unidos, y comenzó a propagarse a todo el mundo. Al mismo tiempo que OWS se expandía a esta escala, los activistas estaban construyendo solidaridad con el movimiento obrero apoyando los reclamos de los sindicatos bajo la consigna "somos el 99 por ciento".

Unos meses después del nacimiento de Occupy, fue asesinado Trayvon Martin un muchacho negro de 17 años. La libertad de asesino provocó una ola de indignación a nivel mundial, y detonó un estallido de protestas en todo el país. Tres activistas negras Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi, lanzaron el llamado Black Lives Matter (BLM, en inglés, "La vida de los negros importa") que rápidamente se expandió por todo el país y se convirtió en un movimiento al estilo de Occupy. En medio de la expansión y desarrollo de BLM se produjeron nuevas movilizaciones con el asesinato de Eirc Garner el 17 de julio del 2014 en Staten Island New York, y el de Michael Brown el 9 de agosto de 2014 en Ferguson. Garner fue asesinado por un policía que lo tomo del cuello aun cuando dijo once veces "I can't breathe" (No puedo respirar) mientras estaba bocabajo en la acera.

Sin embargo estos ataques se dieron ya en el marco de la etapa revolucionaria que atraviesa el país. Por eso, cuando un supremacista blanco atacó el 17 de junio de 2015, la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel, en Charleston, Carolina del Sur, el movimiento de lucha pasó a la ofensiva atacando todos los símbolos de la Confederación del Sur, el estado racista que esclavizaba a millones de negros y fue derrotado en Guerra Civil de 1863. Las banderas, monumentos, plazas, estatuas, museos, todo lo que recordara el estado racista fue barrido por una oleada de movilizaciones que salió a destruir violentamente los símbolos del racismo blanco volteando las estatuas. Cuando los supremacistas, y los restos del Ku Klux Klan salieron a defender esos símbolos se dieron enfrentamientos violentos en varios estados y los gobernadores y parlamentos locales comenzaron a retirar las estatuas por temor a la insurrección.

Ya como presidente Donald Trump criticó la retirada de estatuas confederadas, y comparó al general Lee con varios de los fundadores y primeros mandatarios del país: "¿Vamos a retirar las estatuas de George Washington? ¿Y de Thomas Jefferson, qué les parece? Porque él tenía muchos esclavos", dijo Trump en una conferencia de prensa en Nueva York. Pero nadie atendió sus reclamos, y continuó el derribo de símbolos de la esclavitud, en Carolina del Norte, Tennessee, Baltimore, Florida, Tennessee y Kentucky. La ola llegó hasta Canadá donde una de sus compañías más emblemática, la Hudson's Bay Company retiró una placa que conmemoraba a Jefferson Davis. Esta oleada lleva eliminados más de 110 banderas, estatuas y estandartes de la Confederación en todo el país, y ahora se extendió a Londres tras la muerte de George Floyd, cuando los manifestantes derribaron la estatua de Colston un comerciante que traficaba esclavos africanos, y la tiraron al río.

La IV Revolución Norteamericana

Occupy Wall Street, Black Lives Matters, el movimiento "Mee Too" de las mujeres, son la expresión de un proceso de radicalización y giro a la izquierda de un sector de las masas y la juventud en Estados Unidos y el mundo. Este avance en la conciencia de sectores de masas, fundamentalmente en la juventud y los sectores más oprimidos, se refleja en la creciente simpatía por el socialismo, expresados en la simpatía de millones a la candidatura de Bernie Sanders quien se presenta como "socialista", en la ola de afiliaciones a la organización DSA (Socialistas Democráticos de América), el movimiento "Mee Too" de las mujeres. El crecimiento de organizaciones como DSA que son reformistas expresan distorsionadamente este avance en la conciencia. También en el crecimiento de la organización "Antifascist Action" que viene organizando acciones de autodefensa contra las fuerzas represivas y los supremacistas, y Trump pretende declarar como "terrorista", son nuevos fenómenos políticos y sociales progresivos en el camino de la lucha por el socialismo.

La 1era revolución norteamericana fue la Independencia Nacional del Imperio Británico dirigida por George Washington. La 2da fue fue la Guerra Civil que destruyó al estado racista esclavista confederado del Sur, mientras que la 3era fue la Movilizacion por los derechos civiles dirigida por Martin Luther King y Malcom X. Ahora estamos en presencia de la IV Revolución Norteamericana y las movilizaciones en los 50 estados del país, masivas en 24 de ellos, obligaron al fanfarrón de Donald Trump a esconderse en el sótano de la Blanca por temor a las movilizaciones de masas en Washington. Sectores importantes del ejército y la policía se negaron a reprimir mostrando abiertamente la crisis del Pentágono y las fuerzas de represión. 

Pero es equivocado pensar que las movilizaciones masivas que atraviesan los 50 estados son únicamente un reclamo contra el racismo y la violencia policial. La crisis capitalista, la miseria y la pobreza, la opresión de las mujeres, el desarrollo de pandemias del coronavirus que atacan a los más pobres y oprimidos, el odio a los partidos políticos tradicionales, todo esto es el trasfondo del proceso revolucionario que sacude el país.

La insurrección nacional que estalló el 25 de mayo del 2020 en Estados Unidos por el asesinato de George Floyd fue la chispa que puso de manifiesto que ya no hay marcha atrás en proceso revolucionario que vive el país. La Revolución Norteamericana del Siglo XXI es el acontecimiento político fundamental de la situación mundial, y su desarrollo combina el ascenso de masas con el colapso del modo de producción capitalista. Es el motor del proceso revolucionario global, de la lucha por el Socialismo Global, y la construcción de una organización revolucionaria mundial para que la revolución triunfe y termine con el capitalismo.

( 1 ) Para Leer el libro "La Revolución Norteamericana del Siglo XXI" click en "Leer"


Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista