La izquierda mundial se suma al "Frente por la Paz Social y la Democracia"

Por Alejandro Benedetti y Daniel Campos. 

Publicado en Revista Socialismo Internacional 2. Diciembre 2020

Durante el año 2020, se agravó la crisis de la autodenominada "izquierda mundial". Junto con el agravamiento de la crisis económica, social y política del capitalismo, los grupos socialdemócratas, stalinistas, los ex dirigentes guerrilleros, y los grupos provenientes del trotskismo se están incorporando al "Frente Por la Paz y la Democracia". Esto hace más urgente y necesario que avancemos en el Reagrupamiento mundial revolucionario.

Colaboración con los gobiernos capitalistas ante el COVID- 19

Con el estallido de la pandemia del COVID- 19 los gobiernos capitalistas del mundo instrumentaron brutales cuarentenas capitalistas, que empujaron a las masas del mundo a millones de muertes, enfermedades y sufrimientos crueles. Estas cuarentenas capitalistas se acompañaron de medidas antidemocráticas que recortaron las libertades democráticas de la población con el objetivo de que los pueblos no reclamen las medidas alimentarias, médicas de salud, e higiene, que los gobiernos capitalistas se negaron a entregar a la población.

Todos los grupos socialdemócratas, stalinistas, guerrilleros, los gobiernos de China, Cuba, Venezuela, y ex trotskistas pasaron a apoyar esas cuarentenas de los gobiernos capitalistas, y la criminal Organización Mundial de la Salud (OMS). Su política se limitó a exigir "reformas" de esas cuarentenas, pidiendo "más tests", "más mascarillas", o "más camas", sin denunciar las cuarentenas y sembrando ilusiones en ellas.

Ante la política de los gobiernos capitalistas que negaban o minimizaban la pandemia, como los de Trump de EE.UU, Boris Johnson de Inglaterra o Bolsonaro de Brasil, los grupos socialdemócratas, stalinistas, guerrilleros, y ex trotskistas se alinearon con el Partido Demócrata de EE.UU, y los gobiernos autodenominados "progresistas", como parte de una supuesta "lucha contra la derecha". Este rol es parte de su proceso de adaptación al régimen e incorporación al "Frente Por la Paz y la Democracia" imperialista.

Pedro Sanchez encabeza el gobierno imperialista de España junto a Pablo Iglesias de Podemos
Pedro Sanchez encabeza el gobierno imperialista de España junto a Pablo Iglesias de Podemos

Una vergonzosa actuación en las elecciones de Estados Unidos

El giro a la derecha de las direcciones de la "izquierda mundial" y social democratización de los grupos que provienen del trotskismo se expresó con toda su fuerza en las elecciones burguesas de este año. En las últimas elecciones de EE.UU todos los grupos socialdemócratas, stalinistas, ex guerrilleros, y ex trotskistas, se ubicaron de forma vergonzosa en el campo de la candidatura de Biden y los demócratas, colaborando en el triunfo del futuro gobierno imperialista de Estados Unidos.

Toda la "izquierda norteamericana" llamo a luchar contra el supuesto "fraude" que estaba por organizar Donald Trump. El hasta hoy presidente, se ha destacado por sus declaraciones reaccionarias altisonantes, que nunca pasan de ser meras "pedanterías" y "bravuconadas" y nunca pudieron ir a los hechos. Se cansó de amenazar a todos los países del mundo que iba a intervenir militarmente, y termino siendo el gobierno más pacífico de la historia que no invadió, ni bombardeo, ningún país. Se cansó de amenazar a los inmigrantes latinos diciendo que iba a "construir el muro en la frontera México- EE.UU", del cual nunca pudo poner ni el primer ladrillo. Todas las bravuconadas y pedanterías de Trump quedaron en meras palabras, no porque él no tuviera la voluntad de llevarlas a cabo, sino porque el enorme ascenso revolucionario mundial encabezado por las masas de EE.UU, le puso un límite y le impidió implementar esta política.

En otra ronda de "bravuconadas" Trump dijo que si perdía las elecciones no iba a reconocer el resultado. Toda la "izquierda norteamericana" llamo a luchar contra el supuesto "fraude" que estaba por organizar Donald Trump. El Partido Demócrata y sus grupos afines comenzaron una campaña para organizar una lucha contra el "fraude de Donald Trump", planteando incluso que se movilizarían el día de las elecciones si era necesario. Todo un verdadero disparate, ya que el supuesto "fraude de Trump" nunca sucedió, Biden gano las elecciones por amplia ventaja, y el que termino denunciando "fraude" fue... el propio Donald Trump!

Toda la disparatada campaña del supuesto fraude de Trump tenía como objetivos, primero ocultar que el fraude no es de Trump, sino que son las propias y antidemocráticas, y oligárquicas elecciones de EE.UU. Y otro objetivo es que los activistas honestos cayeran engañados y se movilizan en favor de la campaña de Biden. Los socialdemócratas de la DSA (Socialistas Democráticos de América) y lo stalinistas que militan dentro del imperialista partido Demócrata de EE.UU impulsaron esta política pro- Biden al interior de los movimientos democráticos, estudiantiles, de derechos humanos, sociales, sindicatos, etc. Los grupos que vienen del trotskismo fueron funcionales a esta política. El grupo Partido Socialista por la Igualdad que edita la página web "wsws" batió todos los récords de disparates al anunciar que Trump prepara un plan Nazi al estilo Hitler.

Los grupos de la CMI de Alan Woods, y la CIT de Peter Taafe y el grupo encabezado por la concejal de Seattle Kshama Sawant también llamaron a luchar contra el supuesto "fraude" de Trump. El grupo Izquierda Diario que aspira a convertirse en una Pyme de medios, anuncio que tenía dos militantes en la DSA, integrándose dentro del imperialista Partido Demócrata. Este grupo viene de integrar también simpatizantes en las listas electorales con la corriente burguesa de Melènchon en Francia.

Socialdemócratas, stalinistas, ex guerrilleros y ex- trotskistas se unen, o llaman a votar por partidos burgueses en Brasil 

Todos estos grupos en su proceso de ruptura con el marxismo, hicieron gala de una política frentepopulista de colaboración del imperialista Partido Demócrata de EE.UU, integrándose al "Frente por la Paz Social y la Democracia", y su campaña de lucha "contra la derecha". 

En las elecciones de Brasil, toda la socialdemocracia, el stalinismo y los ex trotskistas se unieron en las elecciones municipales en un frente con los partidos capitalistas, una especie de Frente Popular de colaboración de clases entre pequeños grupos con el PT de Lula que gobernó el país por décadas y hundió a los trabajadores y el pueblo brasileño en una total pobreza y miseria. En San Pablo se conformó un frente encabezado por el PSOL y pequeños grupos junto a sectores patronales.

Esta política vergonzosa de apoyo a un frente con la burguesía y los partidos capitalistas fue llevada adelante por el grupo PSTU, por ejemplo que está en la LIT. Tras hacer una pésima elección, teniendo en cuenta que conduce una central sindical llamado Conlutas que dirige a miles de trabajadores lo que le permitió sacar 400.000 votos en elecciones anteriores, este año saco 34.000, una pésima votación ya que no lo votaron ni sus afiliados sindicales. 

Peor que el triste resultado del PSTU, fue su política de capitulación a la burguesía brasileña, dado que llamaron a votar en segunda vuelta en forma vergonzosa al frente popular en San Pablo. La misma política de apoyo al frente popular brasileño ha tenido la UIT, Izquierda Socialista de Argentina, un grupo que viene de colocar un diputado en Perú integrando un frente burgués, el Frente Amplio.

Lamentamos que el grupo Lucha Socialista de Brasil que hasta ahora había tenido una política relativamente principista, haya capitulado integrándose al frente popular que se organizó en el estado de Para con sectores burgueses. Tanto las cuarentenas capitalistas, como las elecciones desarrolladas en Brasil y EE.UU, han sido una muestra de la crisis de la izquierda mundial. En definitiva, el año 2020 ha presentado un panorama de agravamiento de la crisis de la izquierda mundial integrándose en el "Frente por la Paz y la Democracia".

Los grupos ex trotskistas todavía se siguen presentando y engañando a sectores del activismo diciendo que son "trotskistas". Estos grupos en su crisis, hacen ya cualquier cosa con tal de lograr una banca, un puesto en el Parlamento o en un municipio. Los definimos como "troskorevisionistas" porque en realidad hace rato vienen rompiendo con el marxismo y el trotskismo. 

Es un curso que ya no tiene vuelta atrás. Todo esto hace más necesario que nunca avanzar en el Reagrupamiento de los Revolucionarios para superar la crisis que atraviesa la izquierda mundial. La Marx, se ha mostrado como una herramienta muy útil al servicio de este reagrupamiento, porque ha permitido en el 2020 agrupar camaradas en 10 países al servicio de esta tarea. En el 2021, en un marco de agravamiento tanto de la crisis capitalista global, de la lucha de clases y de la crisis de la izquierda, continuaremos avanzando en el reagrupamiento internacional de los revolucionarios

Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista