NOTICIAS

Rechazamos el bombardeo de EE.UU que mato al asesino Soleimani. Fuera la OTAN de Medio Oriente! Viva la Revolución en Irak e Irán!

Declaración de Reagrupamiento Hacia el PST y La Marx- 11 de Enero 2020

Con esta declaración explicamos nuestra postura sobre los hechos que están aconteciendo en Irak e Irán, que están el foco de la atención mundial. El asesinato del general iraní Qasem Soleimani perpetrado por EE.UU es una agresión que repudiamos, así como a todas las agresiones que la OTAN vienen perpetrado en Medio Oriente. Que rechacemos el asesinato de Soleimani no significa que lo consideremos un "héroe", por el contrario, Soleimani es un genocida que ha llevado a cabo innumerables matanzas y represiones contra los pueblos de Irak, y Medio Oriente. Sin embargo rechazamos y no acreditamos al imperialismo de EE.UU ningún derecho a agresión, intromisión, ni injerencia en ningún país del mundo.

Tras el asesinato de Soleimani, todo un coro de analistas y funcionarios hablan de la inminencia de una "Tercera Guerra Mundial". Una catarata de disparatadas teorías acerca de posibles alianzas de Irán con China, y Rusia contra EE.UU, circulan propalados por los medios masivos, y acicateados por las fanfarronadas y provocaciones de Trump. Las absurdas teorías buscan ocultar lo que realmente está ocurriendo en la región: Desde hace meses una movilización de masas sacude los países de Irán e Irak. La irrupción de las masas comenzó hace 3 meses y provocó la caída del gobierno capitalista de Madhi en Irak, hizo tambalear a la dictadura capitalista de Ali Khamenei en Irán, e hizo caer al gobierno pro- iraní en el Líbano.

Hace unos años EE.UU dominaba Irak con 150.000 soldados. Pero el imperialismo perdió completamente el control de la región cuando fue derrotado por la revolución de liberación nacional iraquí que obligó a la OTAN a retirar sus tropas. Hoy sólo queda un simbólico destacamento de 5000 soldados en Irak. Las fanfarronadas de Trump sobre el asesinato de Soleimani, el armamento del Pentágono, o el anuncio de más tropas muy lejos de los 150 mil que supo tener, no hace más que poner de relieve la patética debilidad y pérdida de control de EE.UU sobre una región que alguna vez dominó con la fuerza de sus ejércitos. Incluso tras el ataque a Soleimani, una enorme movilización de estadounidenses repudió la acción del gobierno de Trump, dejando claro que el pueblo norteamericano no está dispuesto a apoyar más aventuras militares del Pentágono.

Debido a la pérdida del control de la región de Medio Oriente. EE.UU tuvo que pactar un acuerdo con la oligarquía capitalista de los Ayatollah de Irán, que fue rubricado entre Obama, Ali Khamenei de Irán y Al-Sistani en Irak, para poder mantener la "gobernabilidad" de la región. Obama dejó de decir que Irán era "el eje del mal", un slogan propio de la anterior administración Bush. A cambio, Irán pasó a colaborar con el retiro de tropas de EE.UU, y a hacerse cargo de la situación de Irak, que se había convertido en tierra de nadie.

Quienes hablan de una "Tercera Guerra Mundial" entre Irán y EE.UU pretenden ocultan el verdadero rol que ambos regímenes vienen llevando adelante desde hace años en Medio Oriente. Existe un acuerdo forzado entre ellos desde hace años, para frenar el ascenso revolucionario que envuelve a la región. Los roces entre estos regímenes no han dejado de sucederse, pero en el marco de este acuerdo. La dictadura de los Ayatollah pactó con EE.UU temiendo que la onda expansiva de la revolución llegara a Irán. Y no se equivocaron. La primera onda expansiva del triunfo de la revolución iraquí fue la Primavera Árabe del 2010-11, que derrocó las dictaduras de Medio Oriente en numerosos países. Y ahora, ha estallado una segunda Primavera Árabe, esta vez contra el control de los Ayatollah en Irán e Irak, y también contra el gobierno del Líbano, controlado por Hezbollah, una fuerza que también responde a la dictadura capitalista de los Ayatollah en Irán.

Una revolución une a los países de Irak e Irán

Tras el asesinato de Soleimani, todo un coro de analistas y funcionarios hablan de la inminencia de una "Tercera Guerra Mundial" para ocultar la realidad y mentir sobre lo que viene ocurriendo en realidad en Medio Oriente El actual estallido de masas en Irak, Irán y El Líbano pone de relieve el hartazgo de las masas hacia el fundamentalismo islámico, la corriente política más importante de la región, con base en la dictadura iraní. Tras la derrota de ISIS a manos de las valientes guerrilleras kurdas de Rojava, un sentimiento anti fundamentalista invadió toda la región. El fundamentalismo islámico de ISIS era la expresión más descompuesta y lumpen de todos los corruptos regímenes capitalistas fundamentalistas con base en la dictadura iraní, que empiezan a ser odiado por las nuevas generaciones de jóvenes hartas del hambre, la pobreza, el desempleo, y la desigualdad. Los jefes religiosos y Ayatollahs viven en el lujo, al igual que el Vaticano, u otros jefes religiosos, mientras oprimen a millones bajo las estrictas normas racistas, anti- científicas, machistas, opresoras, del fundamentalismo religioso.

El comienzo del descontento popular contra el régimen de Irak provocó que un sector religioso llamado movimiento sadrista del clérigo al-Sadr, se uniera al Partido Comunista de Irak y formara la Alianza "Sairoon", en español "Marchando Hacia la Reforma", que ganó el mayor número de escaños en las elecciones parlamentarias de mayo de 2018. Esta coalición de los grupos pro- iraníes, apoyado por el PC de Irak, intentó "maquillar" el corrupto sistema político de Irak, heredado de los invasores de la OTAN, y sostenido por Irán. Pero el intento se chocó con los intereses de las masas iraquíes que comenzaron las movilizaciones contra el régimen a principios del 2019, cuando estallaron protestas populares masivas en el triángulo mayoritariamente pro- iraní Basra-Amara-Nasiriya.

Con violentos ataques contra las oficinas de los partidos políticos y los edificios del consejo provincial pro iraníes los manifestantes cantaban 'No, no a los partidos políticos' y 'la corrupción es terrorismo'. A fines de octubre del 2019, miles de manifestantes tomaron la Plaza Tahhir de Bagdad, y la mantuvieron tomada durante cinco días enfrentando la represión de las tropas mercenarias iraníes encabezadas por Soleimani. Las imágenes recuerdan el levantamiento de Chile, y las barricadas repiten las mismas imágenes que en Ecuador o en Catalunya con armamento popular enfrentando la represión y el toque de queda. Las demandas de justicia social, contra la islamización, la corrupción, el desempleo y la decadencia de los servicios públicos crecen en un país rico en recursos, que sufre de escasez crónica de electricidad y agua, con una tasa de pobreza extrema de alrededor de 13 millones, el 30% de una población iraquí total de 38 millones de habitantes. La Plaza Tahrir abarrotada de manifestantes, recordaba la Plaza Tahrir de El Cairo en Egipto, que fue el símbolo de la 1era Primavera Árabe en el 2011.

La revolución iraquí tuvo como protagonista central a las masas de la ciudad capital de Bagdad y de la región sur del país, que es principalmente chiíta. Las oficinas de diferentes partidos políticos fueron saqueadas e incendiadas por los manifestantes que protestaron denunciado el papel de Irán en Irak cantando "Irán, Irán, Fuera, Fuera" y quemando banderas iraníes. El régimen de Teherán desplegó sistemas de vigilancia a lo largo de sus fronteras y reforzó sus aparatos de seguridad, mientras catalogan a los que se movilizan contra el régimen como "golpistas". El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) y la milicia fundamentalista, al-Hashd al-Sha'bi atacaron brutalmente a los manifestantes, asesinaron a 500 y dejaron a más de 6.000 heridos. Pero no pudieron evitar que finalmente, el gobierno de Irak del primer ministro Adel Abdul-Mahdi cayera a fines de noviembre del 2019.

Mientras se desarrollaba esta poderosa revolución en Irak, paralelamente en Irán estallaron las protestas populares en todo el país el 15 de noviembre del 2019. Las protestas comenzaron en oposición al aumento del precio del petróleo y pidieron el derrocamiento de la República Islámica y el fin de sus intervenciones militares en la región. La lucha del pueblo iraní comenzó a enfrentar a la dictadura capitalista de los Ayatollah, una brutal dictadura con una ideología archi- reaccionaria, que solo es superada por China en su ejecución de disidentes, artistas, feministas y activistas de derechos humanos En cuatro días 1500 manifestantes fueron asesinados y entre 8000 y 10.000 manifestantes, en su mayoría jóvenes, fueron arrestados, sin que nadie tenga noticias de ellos.

Inmediatamente el régimen impuso un apagón de internet, y bloqueó las comunicaciones para los 80 millones de habitantes de Irán. Durante 163 horas, el régimen dejó incomunicado a la población con lo cual hasta el 22 de noviembre los iraníes no pudieron enviar información, ni compartirla en sus redes sociales. El objetivo del gobierno era precisamente ese, temiendo una extensión y profundización de las movilizaciones, y que las protestas se siguieran propagando por el país. De esa manera, la tarea para los medios de comunicación tradicionales no fue fácil y prácticamente no quedaron registros de las movilizaciones porque no se les permitió grabar, ni reportear las marchas.

A pesar de la incomunicación, las masas colocaron barricadas como en el suburbio pobre de Shahrake Taleghani, en la ciudad portuaria de Bandar Mahshahr en el suroeste, obstruyendo las avenidas principales con neumáticos quemados, vidrio, rocas y metal, deteniendo y descarrilando el tráfico. Las movilizaciones se extendieron a más de 100 ciudades distribuidas por todo el país, con la consiga "Viven como Reyes. La gente cada vez más pobre". La eliminación de los subsidios al combustible y el aumento del 50 % de los precios, fueron producto de la política de la dictadura de los Ayatollah de aceptación de las recomendaciones de política fiscal del FMI, que Ali Khamenei aceptó, aunque envió para ser analizadas por una junta de expertos, o las "karshenas".

Tras la muerte de Soleimani, el gobierno dio por terminada la revuelta, buscando desviar toda la atención de la población contra EE.UU con actos organizados con todo el peso del aparato estatal movilizando funcionarios religiosos, feligreses, empleados, y soldados. El ataque de Trump le vino como anillo al dedo a la dictadura de Ali Khamenei para desviar el descontento, intentando presentar al genocida Soleimani como un "mártir". En Irak, el clérigo Moqtada al-Sadr ordenó a sus seguidores y a la coalición que comparte con el PC de Irak, que estuvieran listos para defender al país, mientras lloraba la muerte de Soleimani.

Pero esto no significa que el régimen de Irán vaya a recobrar la estabilidad perdida. Millones de iraníes, iraquíes y sirios celebran en silencio la muerte del carnicero Soleimani. Y en un país como Irán, cuya economía capitalista preanuncia un retroceso del 9,5% del PBI, todo el intento del régimen de los Ayatollah de desviar la atención sera simplemente el inicio de la cuenta regresiva hasta el próximo levantamiento. Además, la dictadura capitalista de los Ayatollah de Irán sufrió otro golpe cuando cayó el gobierno libanés de Saad Hariri, sostendido por Hezbollah la fuerza política representante de Iran en El Líbano. El 29 de Octubre del 2019, los manifestantes libaneses cantaban en las marchas un canto parecido al "Que se vayan todos" que se escuchó en la revolución argentina del 2001, sólo que en el canto de las masas "Todos significa todo" en El Líbano, van incluidos Hezbolláh y sus aliados.

La lucha contra la "islamización" y a favor del laicismo, es una lucha que emprenden los más jóvenes, pero además, una aspiración democrática de sectores de masas que están hartas de la opresión religiosa. Apoyamos esta lucha a favor del laicismo y estamos por una Federación de Irán- e Irak laica, democrática y no racista, donde las diferentes etnias puedan convivir siguiendo el ejemplo del modelo encabezado por las mujeres kurdas en la Federación Democrática del Norte de Siria, también conocida como Rojava, donde conviven kurdos, otomanos, armenios, chiitas, chechenos, turkmanos, asirios, sunnitas, etc. en completa cooperación y armonía. En el camino de una Federación Socialista de los estados de Medio Oriente.

Los revolucionarios tenemos dos tareas: Rechazar con todas nuestra fuerzas la intromisión imperialista de EE.UU, que termina siendo funcional a las dictaduras fundamentalistas, como ha ocurrido con el asesinato de Soleimani. Y por otro lado, apoyar con todas nuestras fuerzas el levantamiento y la lucha de los pueblos de Irak e Irán, que es parte de la oleada revolucionaria global que sacude el mundo. Nuestro grito es: Fuera la OTAN de Medio Oriente! No a la agresión de EE.UU! Viva la Segunda Primavera Árabe! Viva la luchas de los pueblos de Irán, Irak y todo el Medio Oriente por salarios, trabajo, laicismo y educación contra los gobiernos capitalistas!


Acompañando la ola revolucionaria que recorre el mundo y A Latina los trabajadores y el pueblo echaron al gobierno capitalista de Evo Morales

Viva la Revolución de Bolivia!
Ni Evo, ni Mesa, ni Camacho. ¡Pelear por el gobierno obrero y campesino recuperando la COB a la independencia de clase!

Miles de Bolivianos salieron a las calles a pedir la renuncia del gobierno, y tanto él como el vicepresidente Álvaro García Linera renunciaron a sus cargos acorralados por la movilización. La estocada final la dieron la Central Obrera Boliviana (COB) y la poderosa FSTMB (Federación de Mineros) que pidieron la renuncia de Evo. Los mineros de la transnacional más grande del país San Cristóbal, se movilizaron hacia La Paz y los grupos de emboscada del gobierno de Evo atacaron los buses de mineros y estudiantes de Potosí y Sucre armados con gases y armas de fuego en la carretera enfrentando a la caravana minera. Pero el accionar de bandas de lúmpenes que responden al MAS y agredieron las delegaciones obreras y populares no pudieron evitar lo inevitable: Evo Morales renuncio, acorralado por la movilización.

El gobierno de Evo Morales dice que esto es un golpe de estado. Lo mismo dicen el kirchnerismo, Lula, Correa, Maduro, y todos los dirigentes del Castrochavismo. Nada más falso y alejado de la realidad. No hay fuerzas armadas en las calles de Bolivia sino miles de humildes trabajadores, jóvenes, sindicatos y campesinos. Hay sindicatos, organizaciones sociales, campesinas, estudiantiles que se han movilizado todos estos días contra el intento de fraude de Evo. Las fuerzas armadas se negaron a reprimir, y las masas han incendiado casas de gobernadores y ministros como Cesar Navarro, ministro de Minería y cercano colaborador del presidente, que renunció el domingo a su cargo después de que una turba quemara su casa en Potosí. El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, también anunció el domingo su dimisión a través de un mensaje en Twitter, y antes de ellos, habían renunciado diplomáticos, gobernadores, alcaldes, diputados y otros altos cargos del Estado.

El intento antidemocrático de reelegirse del gobierno del MAS fue rechazado por la población masivamente, con lo cual la situación del gobierno del MAS y Evo Morales era ya insostenible y cayo cercado por la movilización obrera y popular.

Cayó un gobierno capitalista de las multinacionales

Evo Morales se presentaba como un gobierno de izquierda o socialista, pero nada es más alejado de la realidad. Cayo un gobierno, de la oligarquía y agroindustria transnacional, con una economía capitalista que venía teniendo un crecimiento de 4,7% con una inversión extranjera del 121 % muy elogiado por Wall Street, que hizo bien los deberes ante el FMI y los organismos internacionales de crédito permitiendo un aumento de la explotación de su pueblo y reprimiendo las protestas obreras y populares. Precisamente el telón de fondo de la caída de Evo Morales es el hartazgo de los trabajadores y el pueblo por la miseria y la pobreza del "modelo boliviano" que era claramente favorable a las multinacionales y los capitalistas bolivianos.

Empujado por la voracidad de las multinacionales, el gobierno de Evo Morales intento perpetuarse en el poder. Primero intento mediante un referéndum para lograr la reelección en el 2016, algo que la Constitución de Bolivia le impedía, y tras perder el referéndum, con maniobras de la justicia logro volver a ser candidato. Luego, cuando era claro que había perdido las elecciones, Evo Morales y el MAS apelaron al fraude con burdas maniobras como que el sistema de transmisión de resultados sufrió un apagón en medio del recuento de los votos y tras el apagón, el recuento concedió una ventaja clara a Morales, o la falsificación de datos se derivaron a un servidor externo no previsto, y fue interceptada la falsificación de los resultados.

El fraude empezó a fracasar cuando empezó el levantamiento de los departamentos, alcaldías, las Universidades, hasta que llego a los sindicatos y organizaciones sociales. Por supuesto, sectores de la derecha y organizaciones imperialistas como la OEA aprovecharon la volada para fortalecer su presencia e impulsar sus candidatos y dirigentes, ante la defección de los dirigentes de las organizaciones obreras y populares como Juan Carlos Huarachi dirigentes de la COB, que se negó a llevar adelante la lucha contra el fraude. Líderes cívicos como Camacho de Santa Cruz, que es de derecha, o Pumari, de Potosí alcanzaron prestigio entre las masas denunciando el fraude y llamando a rechazarlo. La defección de las direcciones de la clase obrera y popular y de la izquierda boliviana hizo posible que dirigentes de derecha como Mesa, Camacho o Pumari queden como líderes de este movimiento. Sin embargo no le será fácil a los partidos de la derecha boliviana cobrar vuelo ante un pueblo movilizado, y harto del hambre y la pobreza.

Una posición escandalosa y vergonzosa de la izquierda y el trotskismo

En una posición escandalosa y vergonzosa los grupos de izquierda y autodenominados trotskistas se han alineado con el con el presidente electo de Argentina Alberto Fernández, y la vicepresidente electa Cristina Fernández de Kirchner y los grupos Castrochavistas apoyando al gobierno capitalista de Evo Morales, y dando la espalda a los trabajadores y el pueblo de Bolivia. Siguen el camino de la izquierda castrochavista de Bolivia y latinoamericana en general que se alinea con los gobiernos capitalistas de Evo, Lula, Maduro, Cristina Kirchner, Correa, y mienten al pueblo diciendo que estos gobiernos están sufriendo golpes de estado.

Lo que en realidad ocurre es que en este momento una oleada revolucionaria recorre el mundo enfrentando a todos los gobiernos capitalistas que hambrean a sus pueblos. Esta oleada revolucionaria no distingue de gobiernos capitalistas de centroizquierda o centroderecha, simplemente los pueblo se rebelan ante el hambre y la pobreza. Y toda la charlatanería de quienes afirman que algunos de estos gobernantes castro- chavistas pueden ser favorables al pueblo, tener un carácter más "progresivo" está siendo aplastada por la realidad de la masiva salida a la calle de los trabajadores y el pueblo, en revoluciones que no paran y continúan contra todos los defensores del capitalismo, en Chile, en Haití, en Ecuador, en Nicaragua, en Honduras, en Panamá, o en Costa Rica,

Al igual que plantean los compañeros del MST de Bolivia, la única forma de no fortalecer a la derecha, es la recuperación de la independencia de clase en el interior de los sindicatos, y pelear para cambiar a los dirigentes de la COB que apoyaron a Evo y ahora ante la evidencia de la movilización nacional y ante el repudio de las bases debieron pedir la renuncia de Evo. Los trabajadores y el pueblo ajustaran cuentas con estos dirigentes traidores e inconsecuentes. A todas las variantes capitalistas y a la derecha se los derrota con la movilización, con la alianza obrero campesina estudiantil, Hay que rechazar a Evo, Mesa, y Camacho. Y pelear por el gobierno obrero y campesino recuperando la COB a la independencia de clase, reactivando el instrumento Político de los Trabajadores fundado en Huanuni por las bases de la COB

Viva la Revolución en Bolivia!!

Basta de maniobras electorales. Por un Congreso de la COB que discuta un plan de lucha y un plan económico obrero y popular.

Por un Gobierno de la COB y las organizaciones populares

Llamado urgente a la coordinación global

Una oleada revolucionaria sacude al mundo!

De Hong Kong a Chile, de Cataluña a Irak, pasando por Francia, el Líbano, Ecuador, Honduras, y desde Rojava en el norte de Siria hasta Haití, millones han salido a las calles a movilizarse en procesos revolucionarios que enfrentan a los partidos políticos y gobiernos capitalistas, a los diferentes regímenes políticos tanto los parlamentarios como los dictatoriales y bonapartistas, enfrentando a las fuerzas armadas con elementos de guerra civil. Esta insurrección de masas está sacudiendo el mundo, y se coloca en el centro de la situación política mundial.

El denominador común de esta oleada revolucionaria global son las demandas democráticas, que como siempre ha sucedido en la historia, es un poderoso motor de la lucha de clases. En Hong Kong las masas han logrado un resonante triunfo en la lucha contra la "Ley de Extradición" que penaliza a los activistas que luchan contra la dictadura capitalista de Xi- Jinping. En Cataluña las condenas de hasta 13 años de cárcel a nueve líderes independentistas desencadenaron las protestas en las calles y se extendió a numerosas ciudades.

En Irak el movimiento de la "Madaniya" reclamando la libertad de ejercer el derecho al laicismo y no ser obligado a pertenecer a ningún movimiento ni religión fundamentalista, es la continuación tras la derrota de ISIS en la región, de un movimiento extendido y de masas de los jóvenes que quieren ser independientes de los opresores estados del Medio Oriente. En el Líbano estallo una poderosa movilización contra el "impuesto al WhatsUpp" que el gobierno capitalista pretendió imponer a la juventud y a quienes quieren usar esa aplicación telefónica. En Rojava, la Federación de comunidades del Norte y Este de Siria encabezado por la rebelión de las mujeres kurdas, enfrenta el criminal ataque de las tropas de la OTAN llevadas a cabo por el estado de Turquía gobernado por el dictador Recyp Erdogan. Rusia, Turquía, Irán y las potencias regionales intentan detener los procesos revolucionarios en Medio Oriente que amenazan la supervivencia de las dictaduras que gobiernan en esos países.

Los procesos revolucionarios combinan los reclamos democráticos con la lucha contra la pobreza, la miseria, la subida de los precios de productos y servicios básicos, y el desempleo. Tanto en Chile como en Ecuador el detonante del estallido popular ha sido el aumento en los servicios en Chile el subte, en Ecuador los combustibles. Pero en ambos casos la lucha combino reclamos económicos con democráticos, al sumarse las demandas contra el toque de queda en Chile, o contra la represión del gobierno capitalista en Ecuador. Todas estas luchas han dejado centenas de heridos, muertos y detenidos, y han provocado la irrupción de auto- organización y autodefensa frente a las brutales represiones que desatan los gobiernos capitalistas.

El denominador común de todos estos levantamientos es la aparición de barricadas callejeras, bombas molotov y toda clase de armamento popular para enfrentar la represión de los cuerpos de policías, y fuerzas armadas. En Irak la represión brutal está siendo llevado a cabo por los cuerpos integristas dirigidos por el estado de Irán, mientras que en Chile, la represión llevada a cabo por el gobierno de Piñeira se apoya en los elementos del antidemocrático régimen político incrustado con elementos del Pinochetismo que dejo los acuerdos elaborados entre los partidos capitalistas y la dictadura de Pinochet en Chile en los '80s.

Centroamérica se ha convertido en un epicentro de acciones revolucionarias. En Haití el levantamiento de las masas combina el reclamo contra las medidas del gobierno capitalista con la retirada de la intervención extranjera en el país. En Puerto Rico, el levantamiento tumbo al gobernador Ricardo Rosselló y fue encabezado por la Colectiva Feminista en Construcción que exigió que renunciara por haberlas llamado "putas", acompañadas por los sindicatos, los músicos, los organizadores de la comunidad LGBT, y el conjunto de la población que termino con la caída del gobierno capitalista- colonial. En Honduras la lucha contra la dictadura de JOH está en nuevo momento tras el anuncio de la vinculación del hermano del dictador con el narcotráfico. En Nicaragua, el pueblo viene enfrentando la dictadura de Daniel Ortega soportando la brutal represión del régimen sandinista. En Panamá y Costa Rica las protestas de estudiantes de secundaria y universitarios han sido de gran importancia, y en Costa Rica los estudiantes de las universidades públicas han tomado los edificios de la Rectoría de la Universidad Nacional (UNA) y de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica (UCR), enfrentando las amenazas de intervención de la policía antimotines. Los estudiantes organizan el bloqueo en la entrada a Rectoría en Heredia y llevan adelante movilizaciones masivas a Casa de Gobierno en Zapote protestando por la aprobación del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES) que restringe el uso de los fondos para como becas, salarios e infraestructura. Los estudiantes exigieron la renuncia de la ministra de Hacienda Rocío Aguilar que encabezaba el equipo económico del FMI, y lograron su renuncia, además de una serie de caída de ministros que hace meses viene sacudiendo al gobierno capitalista de Carlos Alvarado.

Toda la ola que vemos desatarse en este momento ante nuestros ojos estuvo precedida con el desarrollo de la revoluciones de Sudan y Argelia en África que tumbaron las dictaduras, así como el recrudecimiento de la guerra civil en Yemen, el levantamiento de los Chalecos Amarillos en Francia, las grandes movilizaciones mundiales de las Mujeres y las movilizaciones globales en defensa del Clima. La insurrección mundial enfrenta regímenes absolutamente antidemocráticos como la lucha en Barcelona contra el monárquico régimen cárcel de pueblos que es el Estado Español. Pero también enfrenta a regímenes que aparentan ser "democráticos" como la lucha contra el régimen democrático burgués de Chile que tiene al Pinochetismo fascista incrustado entre sus instituciones.

La oleada mundial enfrenta al unísono a los gobiernos capitalistas haciendo trizas sus planes de explotación, hambre y miseria que solo puede verse aplicado con medidas de represión antidemocráticas. El gobierno de Hong Kong dio marcha atrás con la "Ley de Extradición", el de El Líbano dio marcha atrás con el "impuesto al WhatsUpp", el gobierno de Ecuador, tras huir de la capital, dio marcha atrás con el impuesto a los combustibles. Esta oleada revolucionaria que ya cuenta con importantes triunfos, es la expresión de la existencia de una situación revolucionaria mundial, y es el epicentro de toda la situación política internacional.

La necesidad de coordinación internacional

El telón de fondo de esta oleada revolucionaria es el agravamiento de la crisis mundial del capitalismo, que se encuentra en el medio de un pico agudo de crisis comenzado en el 2008, del cual no ha logrado salir. Hace apenas diez días el FMI anuncio que la economía mundial va camino hacia una "desaceleración global sincronizada" en el 2020, ratificando el fracaso de la política de salvatajes que implico billones de dólares que los gobiernos capitalistas pusieron en los bolsillos de los jefes de los Conglomerados Globales que dominan la economía capitalista mundial, para evitar su quiebra.

La desesperación de los jefes del capitalismo, los gobiernos de los países imperialistas, los economistas, analistas, y funcionarios capitalistas ante el hundimiento en la recesión del capitalismo mundial, quedo patentizada hace apenas unos días, cuando el secretario general de la ONU António Guterres en las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial y el FMI en Washington DC, pidió un "estímulo fiscal global" o "salvataje universal" para sacar a la economía capitalista de la crisis.

Esta oleada mundial que vivimos hoy es superior a la que se produjo entre los años 2011-2014 cuando se produjeron la sucesión de revoluciones en Medio Oriente conocida como la "Primavera Árabe", el Movimiento de "Indignados" en Europa con epicentro en España en Puerta del Sol, el Movimiento "Occupy Wall Street" en los Estados Unidos, y la sucesión de huelgas generales en Grecia, entre otros. Luego el movimiento cobro forma en Brasil en 2013 con las masivas movilizaciones contra el aumento de tarifas en el transporte que termino con la caída del gobierno del PT, y en Hong Kong en la "Revolución de los Paraguas" del 2014. Toda esa ola dio origen a nuevos fenómenos políticos como Syriza en Grecia, Podemos en España, Bernie Sanders en EE.UU, Jeremy Corbyn en Inglaterra o el FIT en Argentina que despertaron expectativas en sectores de masas, pero son absorbidos por el régimen democrático burgués.

Una característica de la actual oleada mundial es que pasa por encima de todas las viejas direcciones políticas, sociales y sindicales del movimiento de masas. Está siendo llevada adelante por millares de activistas mujeres, obreros, populares, indígenas, y jóvenes que desoyen los llamados de las viejas direcciones a la "paz", el "acuerdo social", la "salida de las calles", y salen a enfrentar las reaccionarias medidas de los gobiernos capitalistas. Estxs millares de dirigentes y activistas son el germen del desarrollo de una nueva dirección obrera popular y revolucionaria, que los gobiernos capitalistas ven como una amenaza. Esta es la razón por la cual la actuación de los gobiernos contra estxs nuevos dirigentes es brutal, descargando una horrible represión mediante la persecución, la tortura, la cárcel, los procesamientos, y los asesinatos.

A su vez estos millares de nuevxs dirigentes salen a organizar las luchas sintiendo la ausencia de organización internacional que coordine globalmente todos estos movimientos. No existe en el mundo una Internacional Marxista o Socialista que coordine este movimiento mundial contra el capitalismo, producto de la grave crisis que atraviesa el movimiento marxista internacional. Esta es la única ventaja con la que cuentan los gobiernos imperialistas, impotentes para frenar la crisis del sistema que ellos comandan. La crisis de la izquierda mundial es a la vez el fruto de un proceso muy progresivo, la caída del Muro de Berlín en la década de 90's del siglo XX, que liquido el dominio de los viejos "Partidos Comunistas" en la dirección del movimiento de masas y abrió una nueva etapa mundial en la lucha por la construcción de organizaciones revolucionarias.

El Castro- Chavismo, el movimiento encabezado por Lula- Castro- Chávez- Evo, Correa, Cristina Kirchner que también despertó las ilusiones de millones en América Latina se hunde en una grave crisis. Precisamente estos millares de activistas que surgen en las actuales revoluciones de América Latina, lo hacen por fuera y enfrentando la política de estas direcciones castro- chavistas. A su vez, el movimiento trotskista atraviesa también una grave crisis en un proceso de socialdemocratización y adaptación al régimen que ha provocado una violenta disgregación en sus filas. Precisamente, la emergencia de esta oleada revolucionaria hace más urgente y perentoria la necesidad de construir una dirección revolucionaria mundial que unifique todos estos procesos revolucionarios, y permita la imposición del Socialismo a escala Global para terminar de una vez por todas con la insoportable situación que viven miles de millones de personas en el mundo.

El camino para superar este vacío existente a nivel mundial pasa hoy por coordinar pacientemente las luchas y acciones que estos millares de activistas llevamos adelante en todo el mundo. Se trata de superar el aislamiento nacional de cada lucha para elevarlas en forma consciente al plano internacional. Esto requiere de un trabajo de coordinación internacional, de mutuo apoyo y de la toma de contacto entre los millares de activistas que encabezamos estos procesos revolucionarios más allá de las fronteras, diferentes idiomas, tradiciones políticas y experiencias. Es un trabajo paciente, que requiere de persistencia, pero debemos llevar adelante sin pausa. Las organizaciones abajo firmantes nos comprometemos a llevar adelante este trabajo de reagrupamiento revolucionario, reuniendo a las distintas generaciones, activistas, y tradiciones para avanzar en el Reagrupamiento Internacional. Y de este modo, frente a la crisis global del capitalismo honramos la experiencia revolucionaria que millones llevan adelante globalmente contra este horrible sistema, llevando adelante la máxima de Carlos Marx "Proletarios de Todos los Países, Uníos"

Movimiento de Trabajadores y Campesinos de Costa Rica

Reagrupamiento Hacia el PST Argentina