El peligro para el pueblo norteamericano y mundial es la Administración Biden

Presentamos dos artículos sobre la crisis política en Estados Unidos,  "El peligro para el pueblo norteamericano y mundial es la Administración Biden" del camarada Alfonso Ramírez de La Marx Estados Unidos, y el articulo "La izquierda mundial se suma a la política del Partido Demócrata" de Daniel Campos. Hacemos nuestra contribucion al intenso debate desatado tras los últimos hechos políticos sucedidos en EE.UU


El activista de Trump que quedo como simbolo del acto
El activista de Trump que quedo como simbolo del acto

La bizarra "payasada" de los partidarios de Trump desata una oleada de capitulación en la izquierda mundial

El peligro para el pueblo norteamericano y mundial es la Administración Biden

Por Alfonso Ramírez. La Marx USA 13/1/21

El 6 de enero estaba programada una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos para certificar el voto del Colegio Electoral, y darle el triunfo a los Demócratas y Biden. El derrotado presidente saliente Donald Trump convoco una "Marcha por Salvar América" con la consigna "Stop the Steal" ("Parar el robo") para rechazar el resultado electoral de los comicios del pasado mes de Noviembre. Trump y su equipo esperaban que millones acudieran a su llamado, y organizaron con mucho dinero la susodicha "Marcha", hasta colocaron un escenario para que Trump hablara "ante las masas" en Washington.

Pero la "Marcha para Salvar América" resulto un verdadero fracaso. El pueblo norteamericano no acudió a la convocatoria de Trump. Ni en Washington, ni en ninguna ciudad del país. A esta, solo asistió un patético puñado de algunos miles de lúmpenes, borrachos, desclasados, ex miembros del ejército, trasnochados del Ku Kux Klan, grupos marginales, y un patético grupo de confederados, supremacistas, que fueron llevados en transportes fletados desde pueblos del interior.

Toda una escoria descompuesta y bizarra, fue lo que logro reunir Trump a pesar del dinero, y los medios con que cuenta. El fracaso de su acto, es la expresión de la brutal crisis y debilidad en que se encuentra la derecha y ultraderecha en Estados Unidos.

Una payasada de elementos marginales

La manifestación de los "Proud Boys" ("muchachos orgullosos", como los llamo Trump), fracasó tan estrepitosamente, que termino siendo una verdadera payasada bizarra. Los grupos de lumpenes, y marginales cayeron en el descontrol, envalentonados por el alcohol. Entraron a las oficinas del Capitolio por su cuenta a saquear romper vidrios, sentarse en las oficinas, robarse souvenirs, mostrando escenas que rozan una película bizarra, que desato una oleada mundial de Memes.

Esta acción final del grupo de marginales en que termino la "Marcha para Salvar América" demuestra el creciente grado de descomposición social y política en el régimen político de EE.UU, la crisis del gobierno Trump, y del Partido Republicano, y el aislamiento social y político en que se encuentran la derecha y ultraderecha en los Estados Unidos.

Tras la "Marcha para Salvar América" Mike Pence, el vicepresidente de EE.UU y los demás líderes principales de los republicanos rompieron con Trump. Varios miembros del gabinete del gobierno Trump presentaron su renuncia. Y una muy importante base de votantes de Trump no solo no apoyo la "Marcha", sino que la rechazó. La "Marcha para Salvar América", lejos de fortalecer a la derecha, y a la ultraderecha norteamericana, la hirió y debilito más profundamente.

Los militantes de Trump tomando el Capitolio
Los militantes de Trump tomando el Capitolio

Inclusive las empresas de medios sociales como Twitter y Facebook suspendieron las cuentas de Donald Trump en respuesta a los acontecimientos del 6 de Enero, a unos cuantos días del final de su mandato. Estamos en contra de la censura contra Trump. La libertad de expresión debe ser siempre una batalla permanente, incluso cuando se trata de un racista, machista, reaccionario como Trump. Pero avalar que las redes sociales cercenen la libertad de expresión es un arma de doble filo, si la aceptamos para Trump, después esas empresas pueden decidir censurar a los revolucionarios. 

La actitud de Twitter es completamente hipócrita, si Twitter quiere mostrarse como una empresa "defensora de los derechos", es totalmente falso, ya que nunca hicieron nada en los 4 años precedentes en que Trump se dedicó a atacar a las minorías, alentar y reavivar el racismo ya existente en el país y expresar una sarta de barbaridades sólo aceptables o condonables en un retrasado mental. 

La política del Partido Demócrata y la socialdemocracia

El New York Times, el Partido Demócrata de Estados Unidos, los Socialistas Democráticos de América de Ocasio Cortez, Bernie Sanders, Democracy Now, todo un sector del imperialismo, y de la izquierda mundial dice que lo que ocurrió con la patética marcha del 6 de enero fue un "golpe de estado". Y que por lo tanto lo que ahora hay que hacer es "defender la democracia" de las "bandas y turbas fascistas".

Proponen un impeachment contra Donald Trump. Nancy Pelosi la dirigente demócrata que preside la Cámara de Representantes llego a decir que había "peligro de Trump accediera a los códigos de acceso nuclear". Todo un verdadero disparate, una sarta de mentiras que tiene como objetivo confundir y desviar al pueblo norteamericano.

Todos los gobiernos capitalistas del mundo salieron a respaldar esta política del imperialismo. Todos enviaron mensaje de "repudio al golpe" algunos con más énfasis, otros con menos, y apoyaron las medidas de militarización que los demócratas impulsan en virtud del "riesgo de bandas de ultraderecha".

Pero el despliegue militar de Washington no es para enfrentar a la "ultraderecha". Esas fuerzas militares desplegadas son las mismas que han reprimido todo este año las masivas movilizaciones de masas contra la policía y las fuerzas del estado capitalista que surcaron el país tras la muerte de George Floyd.

El Frente por "La Paz Social y la Democracia"

Aprovechando la patética y desbordada concentración de lúmpenes en que se constituyó la "Marcha" de Trump, los Demócratas, y gobiernos capitalistas del mundo intensifican y consolidan la política de llamado al "Frente por la Paz y la Democracia".

Les mienten a las masas del mundo diciéndoles que el gran problema no es el capitalismo, ni sus gobiernos, ni las multinacionales. Según el "Frente por La Paz Social y la Democracia" a pesar de que el capitalismo hunde al millones en el hambre pobreza, pandemias, y destrucción del ambiente, ese no es el gran problema del mundo.

Ellos dicen que el problema del mundo es el "advenimiento del fascismo" y que entonces lo que hay que hacer es "Defender la Democracia". Que ellos respetan los derechos humanos, que van a construir un "capitalismo más humano", que defienden los derechos de los negros, las mujeres, y los mas oprimidos. Todo un discurso de mentiras, y falsedades, porque los Demócratas son los representantes directos de Wall Street y la oligarquía del 1% que domina el capitalismo globalmente.

¿Que propone el "Frente por la Paz y la Democracia"? Unirnos en un frente de "todos contra la derecha". Apostar a los "diálogos", las "concertaciones", los "acuerdos sociales". Y apostar a las elecciones de la democracia burguesa, los mecanismos electorales, elegir diputados, senadores, centrar toda la estrategia en este objetivos.

Plantean que por esa vía se pueden lograr mínimas mejoras, subsidios, establecer cooperativas, aumentos del salario mínimo, mejoras en los derechos de negros, mujeres, pueblos originarios, que logren "un capitalismo más humano". Todo un discurso falso y mentiroso, porque no se puede "humanizar" a Wall Street, a las multinacionales y a las Corporaciones. El capitalismo se encuentra en una grave crisis que no da la posibilidad de aumentos mínimos, ni cooperativas, ni mejoras de ningún tipo.

¿Por qué los Demócratas llaman a la patética y bizarra demostración de Trump golpe de Estado? ¿Acaso no saben lo que es un golpe de estado? Los demócratas lo saben perfectamente. De hecho, los gobernantes, parlamentarios y dirigentes demócratas han perpetrado y apoyado todos los golpes de estado, masacres, torturas y secuestros de Estados Unidos en los últimos 70 años.

Apoyaron las invasiones Irak y Afganistán de la Administración Bush, y apoyaron la fascista Ley Patriota y la constitución del siniestro Ministerio de Seguridad de la Patria. Por sus lazos directos con el Pentágono y Wall Street, cualquier grupo de dirigentes imperialistas demócratas, son mil veces más peligrosos, que la banda de bizarros borrachos que Trump reunió en Washington el 6 de enero.

Entonces, ¿Porque el "Frente por la Paz y la Democracia" propone reunirnos en un frente de "todos contra la derecha"? Como lo hemos denunciado en Revista SOCIALISMO, mienten para intentar desviar, y descarrilar el profundo ascenso revolucionario que está conmoviendo al mundo, y tiene su epicentro, precisamente en Estados Unidos. Existe una insurrección de masas en todos los continentes contra el capitalismo, y sus gobiernos, que no se detiene ni siquiera frente a la pandemia del COVID- 19.

Los demócratas buscan que este ascenso revolucionario no vaya contra la Administración Biden que ellos encabezan. En momentos en que están a punto de asumir, la payasada de Trump le vino como anillo al dedo para profundizar su campaña de "unirnos todos contra la derecha", y de ese modo, ocultar al pueblo norteamericano y las masas del mundo cual es el verdadero peligro. Y este no es otro más, que la propia Administración Biden.

El verdadero cáncer social es el excesivo poder de los gobiernos, que asociados con las empresas burguesas, siempre tendrán en sus manos el destino económico de la clase trabajadora, que siempre ha cargado con el enorme peso de la insaciable avaricia de quienes controlan la economía global.

La realidad es que indiscutiblemente debemos unirnos, pero no al "Frente por la Paz Social y la Democracia", sino a los grupos que verdaderamente buscan igualdad social para todos. Unirnos es necesario, pero no a campañas y grupos formados por analistas de gobiernos que buscan mantener el tambaleante capitalismo vivo y vigente, sino a campañas globales de verdadera justicia para quienes creamos la riqueza de los pueblos.

La revolucion de las masas en Estados Unidos es ya inocultable
La revolucion de las masas en Estados Unidos es ya inocultable

La izquierda mundial se suma a la política del Partido Demócrata

Por Daniel Campos  13/1/21

El flamante presidente de EE.UU Joe Biden, y todo el Frente por la Paz Social y la Democracia han lanzado la política de "frente de unidad antifascista, o antireaccionario" para "combatir al fascismo o el avance de la derecha". La izquierda norteamericana, y toda la izquierda mundial, se está plegando a esta política y a este llamado.

Esta es la estrategia del Partido Demócrata, que ha sido adoptada por los grupos socialdemócratas, stalinistas, ex guerrilleros y provenientes del trotskismo. Para justificar esta línea política, deben mentir sobre lo que está ocurriendo en Estados Unidos y el mundo.

El análisis de "Polarización" para ocultar la revolución obrera y popular

En el análisis de lo que está ocurriendo en EE.UU la izquierda mundial dicen que hay una "polarización" de las lucha de clases. Reconocen la existencia de grandes lucha del pueblo norteamericano, cuestión que es ya inocultable, pero afirman que las fuerzas de la burguesía, las clases capitalistas o las "fuerzas reaccionarias" tienen la misma fuerza que los trabajadores y el pueblo norteamericano. Esto es absolutamente falso.

El poder de las movilizaciones y la clase trabajadora de Estados Unidos está siendo abrumadoramente más poderoso y mayoritario que las de la burguesía y ni que hablar de las fuerzas de cualquier grupo supremacista y confederado. La clase obrera norteamericana es la más poderosa del mundo, y este año su movilización sepulto el proyecto reeleccionista de Trump. 

Las poderosas movilizaciones de Black Lives Matter son integradas por masivos destacamentos de sectores de la clase trabajadora, jóvenes, sectores del feminismo, del movimiento antiguerra, LGTBQ, pueblos originarios, etc. Y junto a este movimiento, el país está siendo surcado por enormes huelgas de los gremios industriales, de los trabajadores de servicios, del magisterio, los trabajadores de la salud, enfermeros y médicos reclamando medicamentos e insumos para combatir el COVID-19.

Un solo movimiento del dedo meñique de la clase obrera norteamericana basta para barrer con los grupos supremacistas. Estados Unidos vive un enorme proceso revolucionario desde hace 14 años, cuando fueron derrotadas las invasiones en Irak y Afganistán. Un enorme y profundo proceso revolucionario que ha detonado la crisis mundial del capitalismo, del régimen político del país basado en sus principales partidos políticos, demócrata y republicano. Ha detonado la crisis del Pentágono, y de las fuerzas represivas del país, millones de norteamericanos opinan que hay que abolir, o quitarles los fondos a la policía en todo el país

La Revolución Norteamericana del Siglo XXI es el acontecimiento político fundamental de la situación mundial. Los opinólogos "de izquierda" buscan ocultarla, hablando de "polarización" de la lucha de clases, lo cual es una mentira para exagerar las fuerzas de la burguesía, de la ultraderecha, y hacer creer que Estados Unidos sufre un grave problema de "avance de la derecha", o de "advenimiento del fascismo".

El giro a la izquierda de las masas destruye a los partidos capitalistas

La Revolución Norteamericana del Siglo XXI ha provocado también un giro a la izquierda en la conciencia de sectores de masas en Estados Unidos. Millones se sienten atraídos hacia el marxismo, y el socialismo. Las organizaciones sociales y políticas vinculadas al socialismo y Marxismo crecen, mientras que las viejas organizaciones capitalistas como los viejos partidos Demócrata y Republicano se hunden en una crisis aguda.

El fenómeno ha dado origen a un sinnúmero de procesos políticos y sociales de impacto global, como Black Lives Matters, el movimiento "Me Too", el "Muro de Madres", Occupy Wall Street, las milicias armadas negras NFAC, etc. entre otros. Hablando de socialismo, Bernie Sanders se ha convertido en el político más popular del país. El 51 % de los jóvenes del país simpatizan con el socialismo.

Los grupos de izquierda armados se desarrollan en todo el pais. Aqui Redneck Revolt
Los grupos de izquierda armados se desarrollan en todo el pais. Aqui Redneck Revolt

El Partido Socialista Democrático ha tenido un crecimiento espectacular pasando de 5.000 a 60.000 afiliados. Black Lives Matters agrupa a miles de activistas, y cuenta con la simpatía de millones en todo el país. Sus fundadoras se reivindican públicamente como "Marxistas entrenadas".

Los candidatos que se reivindican "socialistas" del Partido Demócrata como Bernie Sanders, Ocasio Cortez, Ilhan Omar, o Rashida Tlaib, son estrellas en ascenso de la política nacional. Si ellos retiraran hoy sus candidaturas del Partido Demócrata, muy probablemente este partido pasaría a un 4to, o 5to puesto cómodamente, como ocurrió con el PT de Lula en Brasil.

El Partido Republicano está en crisis, con múltiples fracturas, perdió millones de votos, y perdió el Senado que controló por décadas. La "Marcha para Salvar América" demuestra el creciente grado de crisis de este partido y ni hablar de los peligrosos grupos confederados, supremacistas, o como el Ku Klux Klan que otrora fueron de masas. Hoy los grupos de ultraderecha se hunden cada vez más en la marginalidad, disgregación y descomposición, como lo mostro la patética "Marcha para Salvar América".

Hablar de "polarización" de la lucha de clases es una mentira para exagerar las fuerzas de la burguesía, de la ultraderecha, que es la propaganda que hacen los demócratas. Las mismas mentiras han dichos los grupos de izquierda mundial respecto la revolución boliviana en la que el pueblo echo a patadas al gobierno capitalista de Evo Morales. Los demócratas y la izquierda mundial la calificaron de "golpe de estado".

Cuando ganaron Bolsonaro en Brasil, Trump en EE.UU, Piñera en Chile, Boris Johnson en Inglaterra también se llenaron la boca hablando de "avance de la derecha y el fascismo". Pero toda la charlatanería de esos grupos y pseudo intelectuales fueron sepultadas por la realidad.

Cuando el pueblo chileno inicio la revolución que liquido la vieja constitución pinochetista, el pueblo brasileño le dio la espalda a Bolsonaro que fracaso en las últimas elecciones municipales, o después de la revolución que produjo la caída de Evo, volvió a triunfar el MAS, quedo claro que no hay "golpe" ni "avance de la derecha" ni del "fascismo", ni en Bolivia, ni en Chile, ni en EE.UU.

La izquierda mundial capitula al fascismo real

Al propagar y agitar sobre un peligro de "avance del fascismo" que no existe en la realidad, el Partido Demócrata, el "Frente por la Paz y la Democracia" y la izquierda mundial capitulan a las instituciones que son fascistas realmente, y un peligro para las libertades democráticas y los pueblos del mundo.

El Pentágono, la CIA, el FBI, son instituciones bonapartistas, son elementos de fascismo que de verdad existen y constituyen una verdadera amenaza a los trabajadores y pueblos del mundo. El Partido Demócrata no es solo el partido de Wall Street. Es también el partido del Pentágono, de la CIA y el FBI. Esas instituciones han contado con el apoyo del partido Demócrata, y han sido utilizadas por el Partido Demócrata para agredir al pueblo norteamericano y a los pueblos del mundo en innumerables ocasiones.

Le hacemos a los Demócratas una simple pregunta: ¿Que son más peligrosos? ¿El puñado de supremacistas, confederados, lúmpenes, borrachos, marginales que convoco Trump en la "Marcha para Salvar a América"?, ¿O el Pentágono, la CIA y el FBI? La respuesta es obvia. Y entonces queda claro que el peligro más grande para las masas de EE.UU y el mundo son los Demócratas y el gobierno Biden. 

Bernie Sanders y Ocasio Cortez
Bernie Sanders y Ocasio Cortez

Llamar a un "frente contra la extrema derecha", decir que ese es el peligro real es mentir, y capitular a las reales instituciones bonapartistas y el "Estado Profundo" que los demócratas protegen y amparan. Pero además, si los Demócratas quieren enfrentar al "Estado Profundo", la CIA, el FBI y el Pentágono, ¿porque Joe Biden no le otorga el perdón a Julian Assange, el principal combatiente, y denunciador de los crímenes del "Estado Profundo" en las guerras de Irak y Afganistán?

¿Porque los demócratas y la DSA no hacen campaña por la liberación de Julian Assange? ¿Porque Biden no anuncia que levanta todos los cargos de Estados Unidos contra él? Una sola decisión del Partido Democrata bastaría para terminar con la persecución que sufre Julian desde hace años. Y lo mismo podría hacer sobre los casos de Edward Snowden, o de Chelsea Manning, perseguidos por denunciar al Pentágono y al "Estado profundo".

Nada de esto va a hacer la Administración Biden- Harris. Por el contrario, reforzaran con leyes y decisiones al Pentágono, la CIA y el FBI. Es lamentable que la izquierda mundial, salvo contadas excepciones, no luche ni reclame la libertad de Julian Assange. Se apresuran para hacer comités "anti- extrema derecha", pero no organizan ni un solo comité por la libertad de Julian Assange. Las organizaciones que lo plantean solo llevan a cabo meras declaraciones. Solo La Marx y algunas pocas organizaciones del mundo hemos establecido comités y campañas por la libertad de Julian Assange.

Silencio sobre los regímenes fascistas existentes

Pero además, el Partido Demócrata, el "Frente por la Paz y la Democracia" y la izquierda mundial apoyan o hacen silencio sobre los regímenes de China, de Venezuela, de Putin en Rusia, de Irán, de Bashar Al Assad, de Cuba y de Corea del Norte, entre otros, que son regímenes fascistas, o dictaduras capitalistas violentas contra las masas.

Estos regímenes tienen campos de concentración como el caso del PC de China, reprimen con métodos de guerra civil a las masas como el caso de China, Rusia, Siria, Irán, y Venezuela, persiguen, procesan, eliminan todo tipo de libertades a reunión, movilización, sindicalización, y encarcelan a miles de activistas y opositores como el caso del PC de Cuba, y Corea del Norte, y todos los antes nombrados. Todos son países capitalistas, y regímenes que trabajan para las multinacionales aunque mientan sobre ser "socialistas" como lo hacen los gobiernos de Cuba, Venezuela, Corea del Norte, o China.

La izquierda mundial apoya o hace silencio sobre estos regímenes. No los denuncia. Solo La Marx lo hace, y en honrosas ocasiones algún grupo emite alguna declaración. Pretendiendo encabezar la lucha contra el fascismo, la izquierda mundial está capitulando gravemente al los elementos de fascismo que realmente existen, y que verdaderamente debemos derrotar.

Los imperialistas democratas hacen silencio sobre Arabia Saudita, una horrible dictadura que reprime brutalmente a las mujeres y todas las minorías, así como a los horribles regímenes de los Jeques como Qatar, Oman. Kuwait, o EAU, porque las multinacionales petroleras tienen negocios con ellos.

No rompen con la dictadura de China ni sus campos de concentración porque las multinacionales tienen millones invertidos en las empresas chinas, que le garantizan una alta tasa de explotación. Si de verdad quieren defender al mundo del fascismo, los Demócratas deberían romper todos los acuerdos comerciales con el PC Chino. Nada de esto va a suceder

Si existen elementos de fascismo es en instituciones como el Pentágono, la CIA y el FBI, o en regímenes como el de China, Venezuela, Putin, Irán, Bashar Al Assad, Cuba y de Corea del Norte. Pero como los demócratas representan a Wall Street, y las multinacionales necesitan seguir con sus negocios con ellos, los demócratas no van a romper con esas dictaduras.

Y como la izquierda mundial sigue a los demócratas, jamás constituirán un solo comité para luchar contra esas dictaduras, ni contra esas instituciones y regímenes. Y cuando haya una revolución de las masas contra ellos, la izquierda mundial no las apoyara con el argumento de que son "golpes de estado".

La izquierda norteamericana capitula a Biden acompañada por toda la izquierda mundial

Quienes dictan la línea de la izquierda mundial son los sectores de la izquierda norteamericana vinculada al Partido Demócrata. Estos sectores, los "thinks thanks progresistas", son lo que dan la línea que después repiten al unísono todos los sectores del "Frente por la Paz y la Democracia" y de la izquierda mundial.

Los teóricos del "post- capitalismo" como Bhashkar Sunkara y su revista Jacobim, el periodista británico Paul Mason, Noam Chomsky, la revista New Left Review, los dirigentes de la Demócratas Socialistas de Estados Unidos (DSA) o CLACSO (Instituto Latinoamericano de Ciencias Sociales) sus profesores, intelectuales, vinculados al imperialismo y la ONU, aparecen como o los "nuevos ideólogos" de la izquierda mundial.

El DSA es parte del Partido Demócrata. Nos preguntamos: ¿Cómo es posible que alguien que se reivindica "socialista" puede integrar un partido imperialista como el Partido Demócrata?. Ellos plantean lo siguiente:" Debemos reemplazar el capitalismo con el socialismo...Sabemos que no podemos confiar en que los demócratas corporativos lo hagan. Debemos movilizarnos por todo el país para forzar a nuestros congresistas a reunirse y hacer avanzar las medidas propuestas por los representantes..." (Declaración: "Luchemos contra la derecha, luchemos por la Democracia" de 7/1/21)

O sea, para Bhashkar Sunkara, la revista Jacobim, y la DSA, hay "demócratas corporativos", y "no- corporativos". Según ellos, se puede llegar al Socialismo apoyándose en con los demócratas "no corporativos", forzando a "nuestros congresistas a reunirse y hacer avanzar las medidas..." (web de la DSA)

Sunkara, la revista Jacobim, y los dirigentes de DSA mienten y traicionan al pueblo norteamericano, haciéndole creer a miles de activistas que el gobierno de Biden es un gobierno "en disputa" entre sectores "corporativos, y no corporativos". Todo un embuste, que llega al disparate de intentar imponer la idea de que se puede llegar al Socialismo a través del Parlamento, y de los Demócratas.

Sunkara, Jacobim, y los dirigentes de DSA no han inventado nada nuevo, solo copian las viejas ideas de Karl Kautsky, August Bebel y Eduard Bernstein que hace más de un siglo elaboraron estos planteos socialdemócratas para traicionar a la clase trabajadora mundial, lo que llevo a la tragedia de la Primera Guerra Mundial.

También sectores que se dicen revolucionarios o trotskistas son parte de la DSA. El grupo norteamericano Socialist Alternative cuya figura pública es la concejal de Seattle Kshama Sawant plantea un "entrismo público en DSA". Este grupo capitula al Partido Demócrata, haciendo creer a su militancia y activistas que hay que estar dentro de la DSA, "solo algunos camaradas estarían dentro, otros afuera". Todo un disparate de capituladores que siembran expectativas en el "Frente por la Paz y la Democracia".

El MES y su dirigente Pedro Fuentes que tiene la presidencia del bloque del PSOL en la Cámara de diputados del Brasil, también integra a simpatizantes en la DSA, y la página web "Izquierda Diario", una Pyme regenteada por el grupo PTS de Argentina también tiene miembros en DSA.

El stalinismo en todas sus variantes también capitula a Biden. El Partido Comunista de EE.UU llamo a votar por el imperialista Partido Demócrata, mientras que el Partido Comunista de China afirma que el triunfo de Biden representa "una nueva ventana de esperanza", en la boca del ministro de relaciones exteriores Wang Yi. (Zero Hedge 9/1/21). El Partido Comunista de Cuba en boca de su presidente Diaz Canel "saludo el triunfo de Biden", y junto al gobierno de Venezuela, dicen que ahora con el gobierno imperialista puede tener una "relación constructiva y respetuosa de las diferencias". (ABC Internacional 8/11/20).

Todos estos stalinistas son traidores que mienten a los pueblos diciendo que se puede establecer una "relación constructiva" con los imperialistas demócratas. El grupo stalinista de Estados Unidos PSL (Partido Socialismo y Libertad) también apoya las dictaduras capitalistas de Venezuela y Cuba que saludan a Biden, así como el grupo norteamericano Socialist Action, que apoya a la dictadura de Bashar Al Assad en Siria. 

El Freedom Socialist Party (Partido Socialista por la Libertad) un grupo proveniente del trotskismo llevo adelante una bizarra capitulación sacándose fotos en soledad 4 o 5 militantes diciendo que "luchaban contra el accionar de la extrema derecha". Este grupo también sigue la línea del Partido Demócrata y propone conformar comités "contra la extrema derecha".

En definitiva, toda la izquierda norteamericana repite el mismo libreto: Lo que ocurre en EE.UU y el mundo es una "polarización" de la lucha de clases, el peligro es la "extrema derecha", y por lo tanto, se niegan a plantear la lucha contra el gobierno imperialista del Partido Demócrata y Joe Biden. Para ellos, lo que hay que hacer hoy en EE.UU es "luchar contra la ultraderecha".

Así lo afirman también la página web "WSWS" que plantea el disparate de que Trump "es fascista", la CMI de Alan Woods, o Ia CIT de Peter Taafe. La linea de hacer acuerdos electorales con sectores capitalistas para enfrentar a "la derecha" esta siendo implementada en Brasil, o Peru por grupos latinoamericanos como la UIT, Izquierda Socialista de Argentina, la LIT de Brasil, el MST de Argentina, Nuevo MAS de Argentina, o Lucha Socialista de Brasil. Todos estos grupos se han plegado a la línea del Partido Demócrata de "enfrentar a la derecha".

Todas las direcciones de estos grupos son unos traidores que avanzan en la estrategia de la socialdemocracia. Sabemos también que el Partido Demócrata y sus numerosos vasos comunicantes desplazan abundante dinero para convencer a los grupos a sumarse a su política.

Desde La Marx Internacional llamamos a los honestos militantes de esos grupos a abandonarlos. Debemos construir una alternativa revolucionaria, y para los marxistas hay una sola cosa que debe decirse al pueblo norteamericano y del mundo: El verdadero peligro para todos nosotros, es la Administración Biden y el Partido Demócrata. Hay que decirlo desde antes que asuma. Y la tarea más importante es derrotar la política del gobierno imperialista de Biden- Harris. No hay tarea más importante para el pueblo norteamericano y todos los pueblos del mundo. Te invitamos a sumarte a La Marx Internacional para avanzar con esta alternativa

Entra al #debate y deja tu comentario! Envíanos tu adhesión, firma, nota, o sumate como activista