COLOMBIA: ¡UNIR LA MOVILIZACIÓN NACIONAL CONTRA EL GOBIERNO DE IVÁN DUQUE!



Por La Marx Colombia

Desde noviembre del 2019 el pueblo colombiano salió masivamente a las calles para manifestar su descontento con el gobierno capitalista de Iván Duque. Las movilizaciones fueron multitudinarias, Colombia se levantó en todas las ciudades y pueblos porque ya no queremos más nada del hambre, la pobreza, los ajustes, la represión policial del gobierno de Duque. Con la pandemia el movimiento se frenó un poco, pero este año volvimos a las calles la juventud, las mujeres, los indígenas, los afrocolombianos, la clase trabajadora y los sectores populares para luchar contra las medidas autoritarias con las que Duque pretende golpear al pueblo.

Salimos a las calles superando la política tibia de las centrales sindicales, el Comité Nacional de Paro, o las llamadas alcaldías alternativas que no se han puesto al frente de la lucha de manera combativa y consecuente como lo amerita la situación. La brutalidad del gobierno se manifestó con el asesinato del abogado Javier Ordóñez que nos unió nuevamente a miles de colombianos a protestar contra la Policía. Pero la respuesta del Gobierno de Duque y su ministro de defensa Carlos Holmes Trujillo fue el asesinato de trece personas, que cayeron en las calles bajo las balas de la Policía el pasado 9 de septiembre en la llamada Masacre de Bogotá.

Esta Masacre provoco el estallido del país con movilizaciones, protestas, y marchas al igual que el pueblo norteamericano se levantó tras el asesinato de George Floyd. La Masacre de Bogotá pone al desnudo la política represora, oligárquica, pro imperialista de Duque. Su gobierno ha caído en el descrédito y la impopularidad en amplios sectores de masas. Pero también la presión de la movilización popular empieza a provocar crisis y grietas en las fuerzas represivas, así ocurrió que el policía Ángel Zúñiga se negó a participar en un desalojo en Cali, o el sargento que denunció la violación de una niña por parte de sus compañeros.

Por su negativa a reprimir Zúñiga fue destituido de las Fuerzas Militares y el sargento que denuncio las violaciones fue detenido por la institución. Esos hechos mostraron el carácter reaccionario de estas fuerzas represivas que deberían ser abolidas. Pero a pesar de la represión y violencia desatada por el gobierno de Duque no pudo impedir que nuestra respuesta a la masacre fuera contundente: Comenzaron las movilizaciones y demostraciones por todo el paí, el 16 septiembre en Popayán los comunerxs de los pueblos Misak, Nasa y Pijao derribaron la estatua de Sebastián de Belalcázar el conquistador español que llevo a cabo un genocidio contra los pueblos originarios.

El 17 de septiembre el gremio de trabajadoras y trabajadores sociales de Colombia se lanzó a las calles en contra de las diversas acusaciones realizadas hacia el ejercicio de su profesión. Las protestas convergieron hacia el 21 de septiembre día en el cual hicimos el Paro Nacional del 21S una de las movilizaciones y acciones nacionales más importantes, donde todo el pueblo le mostramos unificadamente al gobierno que no pensamos quedarnos quietos viendo como lanza la represión para amedrentarnos. Salimos a las calles por el asesinato de Javier, de líderes sociales, de niños y jóvenes, las violaciones y abusos de mujeres por parte de la Policía y la Fuerza Pública.

La potencia de nuestra movilización hizo que la Corte Suprema de Justicia (CSJ) emitiera el 22 de septiembre un fallo de respetar los derechos humanos y no estigmatizar a los manifestantes, entre otras disposiciones. Que estos jueces que durante décadas fueron cómplices de la represión las masacres y asesinatos de líderes populares en nuestro país digan ahora que hay que respetar los derechos humanos, es una muestra de la crisis que ha provocado en el régimen corrupto de Colombia la fuerza de nuestra movilización.

En octubre comenzó la Minga indígena, una movilización que va desde el Cauca hacia el Valle del Cauca para presentar sus exigencias al Gobierno nacional. Exigen hablar personalmente con el presidente Duque, y si eso no sucede se proponen llegar hasta Bogotá para rechazar las masacres, asesinatos de líderes sociales, criminalización de la protesta social, por el territorio

Desde La Marx Colombia impulsamos la lucha obrera y popular contra el gobierno de Duque. Y ahora nos preparamos para enfrentar los proyectos de reforma laboral y pensional que presentan Álvaro Uribe y varios representantes de la clase capitalista, que busca atacar nuestras conquistas laborales. Exigimos el juicio y castigo al Ministro de Defensa y de los comandantes que dieron la orden en la Masacre de Bogotá del 9 de septiembre. La libertad inmediata y el desprocesamiento de los camaradas dirigentes y activistas detenidos por luchar Llegó el momento de retomar el camino del 21S, y que la fuerza del Paro Nacional vuelva a las calles.