1917-2020 ¡VIVA LA REVOLUCIÓN RUSA!, ¡LA REVOLUCIÓN ES POSIBLE!

#ProhibidoOlvidar

Por Carmen Reina. La Marx Guatemala

La revolución rusa de octubre de 1917 se convirtió en la primera revolución marxista triunfante, que bajo la dirección de Lenin y Trotski, impulsó el inicio del primer Estado Socialista en el Mundo. Rusia enfrentaba una terrible explotación campesinos por los nobles feudales y de las y los obreros de Petrogrado, que sufrían hacinamiento y una jornada laboral de hasta 16 horas diarias. Desde 1914 el Ejército Ruso peleaba en la I Guerra Mundial, con una caída de miles de muertos; a esto se sumaba una inflación creciente, pobreza generalizada, lo cual generó el descontento generalizado y grandes movilizaciones de masas. La respuesta del Régimen zarista fue una represión generalizada frente a los constantes levantamientos de la población, que constantemente reprimió a la lucha de clases desde el fallido intento revolucionario de 1905.

Así, en el contexto de un férreo invierno, en febrero de 1917 se desarrolla una revolución de masas, que ya hartas de una insostenible situación, derrocan al Zar y lo obligan a abdicar. Esta revolución fue liderada por los Mencheviques (izquierda moderada) y se instauró un Gobierno Provisional, dirigido por Kerenski, con un enfoque liberal, que abrió derechos democráticos, pero que implicaron transformaciones estructurales. Frente a esto, las asambleas populares, los soviets, disputan el poder, dirigidos por Lenin, quien impulsó una lucha Marxista para instaurar la Dictadura del Proletariado. El descontento generalizado por medidas antipopulares del gobierno capitalista de Kerenski generó permanentes movilizaciones y la articulación de un movimiento revolucionario que culmina con la toma del poder por los soviets.

En la Revolución de Octubre, los soviets dirigidos por Lenin y Trotski asaltaron el Palacio de Invierno de Petrogrado, que era la sede del Gobierno Provisional e instauraron un Gobierno Obrero, que promovió el poder para los soviets. Las primeras acciones impulsadas fueron el retiro de las tropas rusas de la guerra, la liquidación de latifundios, la entrega de tierra a los campesinos, la nacionalización de los bancos, el control obrero sobre la producción industrial; además de la supresión de privilegios de la Iglesia y Nobleza. También se creó una Asamblea Constituyente que reformó la Constitución.

Luego de que el Ejército Rojo, dirigido por Trotsky, triunfara frente al Ejército Blanco imperialista, en la Guerra Civil de 1918 a 1921, se consolida la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialista -URSS-.; así generaron transformaciones estructurales hacia un Estado Obrero. Enfrentaron las terribles condiciones de desigualdad , a causa del carácter atrasado del capitalismo ruso. Posterior a la muerte de Lenin en 1924, se impuso Stalin como sucesor y utilizó terribles maniobras para lograr la burocratización del Partido Comunista y la III Internacional, hasta llegar a la expulsión de Trotsky, quien era gran líder soviético y del Ejército Rojo. La persecución de Stalin contra Trotsky provocó su exilio de Rusia, persecución permanente, que culminó con su asesinato en México en el año de 1940.

La burocratizada dictadura estalinista llevó a traicionar la Revolución Rusa. El desarrollo industrial, económico y militar de la Unión Soviética se hizo en desmedro del bienestar del pueblo, sobre el cual se sembró un régimen de exclusión y terror. La burocracia soviética en el poder paulatinamente provocó el retroceso de las políticas socialistas; en contra las condiciones de vida del pueblo soviético. Los capitales imperialistas tuvieron cada vez más injerencia, hasta llegar al fin de la URSS y el retorno de Rusia a una economía hoy dominada por las grandes trasnacionales.

En la actualidad en el Mundo se desarrolla un crecente insurrección de masas, que cuestionan y se enfrentan a los estados burgueses, capitalistas neoliberales, racistas y patriarcales. Los pueblos se enfrentan de manera diversa a las perversas formas de opresión hacia mujeres, pueblos originarios; la criminalización de quienes defienden sus territorios, luchando contra los asesinatos de población negra y migrante en los países desarrollados y resistiendo contra la creciente explotación capitalista para elevar la cuota de ganancia.

Lo sucedido en Octubre de 1917 en Rusia nos hace recordar que la revolución obrera y popular es posible; que es indispensable que los pueblos transformen los regímenes opresores y que exista un Partido Revolucionario que conduzca a la Revolución Internacional para la derrota del Capitalismo y la construcción del Socialismo realmente democrático, que destruya la opresión de clase, racista y patriarcal.

¡Con octubre en la memoria, impulsamos la Revolución y el Socialismo!