A LA MEMORIA DEL VIEJO LEÓN

Por James Patrick Cannon*

Toda la vida consciente del camarada Trotsky, desde que ingresó al movimiento obrero en la ciudad provincial rusa de Nikolayev a los dieciocho años hasta el momento de su muerte en la Ciudad de México cuarenta y dos años después, estuvo completamente dedicada al trabajo y la lucha de una idea central. Defendió la emancipación de los trabajadores y todos los pueblos oprimidos del mundo, y la transformación de la sociedad del capitalismo al socialismo mediante una revolución social. En su concepción, esta revolución liberadora requiere para el éxito de la dirección de un partido político revolucionario de vanguardia obrera.

En toda su vida consciente, el camarada Trotsky no se apartó ni una sola vez de esa idea. Nunca dudó de ello y nunca dejó de luchar por su realización. En su lecho de muerte, en su último mensaje para nosotros, sus discípulos, su último testamento, proclamó su confianza en la idea de su vida: "Díganles a nuestros amigos que estoy seguro de la victoria de la Cuarta Internacional, ¡adelante!".

El mundo entero conoce su obra y su testamento. Los cables de la prensa del mundo han llevado su último testamento y lo han dado a conocer a millones de personas. Y en las mentes y corazones de todos aquellos que lloran con nosotros esta noche, un pensamiento, una pregunta, es primordial: ¿Sobrevivirá a su muerte el movimiento que creó e inspiró? ¿Podrán sus discípulos mantener unidas sus filas, podrán cumplir su testamento y realizar la emancipación de los oprimidos mediante la victoria de la IV Internacional?

Sin la menor vacilación damos una respuesta afirmativa a esta pregunta. Esos enemigos que predicen un colapso del movimiento de Trotsky sin Trotsky, y esos amigos de voluntad débil que le temen, solo demuestran que no comprenden a Trotsky, lo que era, lo que significaba y lo que dejó atrás. Nunca a una familia afligida se le ha dejado una herencia tan rica como la que el camarada Trotsky, como un padre providente, dejó a la familia de la IV Internacional como fideicomisario de toda la humanidad progresista. Nos ha dejado una gran herencia de ideas; ideas que trazarán la lucha hacia el gran futuro libre de toda la humanidad. Las poderosas ideas de Trotsky son nuestro programa y nuestro estandarte. Son una guía clara para la acción en todas las complejidades de nuestra época, y una garantía constante de que tenemos razón y que nuestra victoria es inevitable.

El propio Trotsky creía que las ideas son el mayor poder del mundo. Sus autores pueden morir, pero las ideas, una vez promulgadas, viven su propia vida. Si son ideas correctas, se abren paso a través de todos los obstáculos. Este era el concepto central y dominante de la filosofía del camarada Trotsky. Nos lo explicó muchas, muchas veces. Una vez escribió: "No es el partido el que hace el programa [la idea]; es el programa el que hace al partido". En una carta personal que me envió, una vez me escribió: "Trabajamos con las ideas más correctas y poderosas del mundo, con fuerzas numéricas y medios materiales inadecuados. Pero las ideas correctas, a la larga, siempre conquistan y ponen a su disposición los medios y fuerzas materiales necesarios".

Trotsky, discípulo de Marx, creía con Marx que "una idea, cuando impregna la masa, se convierte en una fuerza material". Creyendo eso, el camarada Trotsky nunca dudó que su trabajo viviría después de él. Creyendo eso, pudo proclamar en su lecho de muerte su confianza en la futura victoria de la IV Internacional que encarna sus ideas. Quienes lo dudan no conocen a Trotsky.

El propio Trotsky creía que su mayor significado, su mayor valor, no consistía en su vida física, ni en sus hazañas épicas, que eclipsaban a las de todas las figuras heroicas de la historia en su alcance y grandeza, sino en lo que dejaría tras él después que los asesinos hicieran su trabajo. Sabía que su destino estaba sellado, y trabajó contra el tiempo para dejar todo lo posible a nosotros y, a través de nosotros, a la humanidad. A lo largo de los once años de su último exilio se encadenó a su escritorio como un galeote y trabajó, como ninguno de nosotros sabe trabajar, con tanta energía, tanta perseverancia y autodisciplina, como sólo los hombres de genio pueden trabajar. Trabajó contra el tiempo para verter a través de su pluma todo el rico contenido de su poderoso cerebro y preservarlo en forma escrita permanente para nosotros y para aquellos que vendrán después de nosotros.

Todo Trotsky, como todo Marx, se conserva en sus libros, sus artículos y sus cartas. Su voluminosa correspondencia, que contiene algunos de sus pensamientos más brillantes y sus sentimientos y sentimientos personales más íntimos, ahora debe ser recopilada y publicada. Cuando se haga eso, cuando sus cartas se publiquen junto con sus libros, sus folletos y sus artículos, nosotros, y todos los que se unan a nosotros en la lucha por la liberación de la humanidad, todavía tendremos a nuestro viejo para ayudarnos.

Sabía que el super-Borgia en el Kremlin, Caín-Stalin, que había destruido a toda la generación de la Revolución de Octubre, lo había marcado para el asesinato y lo conseguiría tarde o temprano. Por eso trabajó con tanta urgencia. Por eso se apresuró a escribir todo lo que tenía en la cabeza y plasmarlo en un papel en forma permanente donde nadie pudiera destruirlo.

Justo la otra noche, hablé en la mesa de la cena con uno de los fieles secretarios del Viejo, un joven camarada que le había servido durante mucho tiempo y conocía su vida personal, tal como la vivió en sus últimos años de exilio, de manera más íntima. Le insté a que escribiera sus recuerdos sin demora. 

Dije: "Todos debemos escribir todo lo que sabemos sobre Trotsky. Todos deben registrar sus recuerdos y sus impresiones. No debemos olvidar que nos movimos en la órbita de la figura más grande de nuestro tiempo. Millones de personas, las generaciones venideras, tendrán hambre de cada fragmento de información, cada palabra, cada impresión que arroje luz sobre él, sus ideas, sus objetivos y su vida personal ".

Él respondió: "Solo puedo escribir sobre sus cualidades personales tal como las observé; sus métodos de trabajo, su humanidad, su generosidad. Pero no puedo escribir nada nuevo sobre sus ideas. Ya están escritos. Todo lo que tenía que decir, todo lo que tenía en la cabeza, está escrito. Parecía estar decidido a ir hasta el fondo de su mente, sacarlo todo y dárselo al mundo en sus escritos. Recuerdo que muy a menudo surgían conversaciones casuales sobre algún tema durante la cena; se llevaría a cabo una discusión informal y el viejo expresaría algunas opiniones nuevas y frescas. Casi invariablemente, las contribuciones de la conversación durante la cena encontrarían expresión un poco más tarde en un libro, un artículo o una carta ".

No mataron a Trotsky de un solo golpe; no cuando este asesino, el agente de Stalin, le clavó el pico en la nuca. Ese fue solo el golpe final. Lo mataron por centímetros. Lo mataron muchas veces. Lo mataron siete veces cuando mataron a sus siete secretarias. Lo mataron cuatro veces cuando mataron a sus cuatro hijos. Lo mataron cuando sus antiguos compañeros de trabajo de la revolución rusa fueron asesinados.

Sin embargo, hizo frente a sus tareas a pesar de todo eso. Envejeciendo y enfermo, se tambaleó a través de todos estos golpes morales, emocionales y físicos para completar su testimonio de humanidad mientras aún tenía tiempo. Lo reunió todo, cada pensamiento, cada idea, cada lección de su experiencia pasada, para acumular un tesoro literario para nosotros, un tesoro que las polillas y el óxido no pueden comer.

Había una profunda diferencia entre Trotsky y otros grandes hombres de acción y líderes políticos transitorios que influyeron en las grandes masas durante su vida. El poder de esas personas, casi todas, era algo personal, algo incomunicable para los demás. Su influencia no sobrevivió a sus muertes. Solo recuerda por un momento a los grandes hombres de nuestra generación o de la generación que acaba de pasar: Clemenceau, Hindenburg, Wilson, Theodore Roosevelt, Bryan. Tenían grandes masas siguiéndolos y apoyándose en ellos. Pero ahora están muertos; y toda su influencia murió con ellos. No queda nada más que monumentos y elogios fúnebres. Nada era distintivo en ellos excepto sus personalidades. Fueron oportunistas, líderes por un día. No dejaron ideas para guiar e inspirar a los hombres cuando sus cuerpos se convirtieron en polvo y sus personalidades se convirtieron en un recuerdo.

No es así con Trotsky. No es así con él. Él era diferente. También fue un gran hombre de acción, sin duda. Sus hechos se incorporan a la mayor revolución de la historia de la humanidad. Pero, a diferencia de los oportunistas y líderes de la época, sus hechos se inspiraron en grandes ideas, y estas ideas aún viven. No solo hizo una revolución; escribió su historia y explicó las leyes básicas que gobiernan todas las revoluciones. En su Historia de la Revolución Rusa, que consideraba su obra maestra, nos dio una guía para hacer nuevas revoluciones, o, mejor dicho, para extender por todo el mundo la revolución iniciada en octubre de 1917.

Trotsky, el gran hombre de ideas, fue él mismo discípulo de uno aún mayor: Marx. Trotsky no originó ni pretendió originar las ideas más fundamentales que expuso. Construyó sobre los cimientos puestos por los grandes maestros del siglo XIX: Marx y Engels. Además, pasó por la gran escuela de Lenin y aprendió de él. El genio de Trotsky consistió en su completa asimilación de las ideas legadas por Marx, Engels y Lenin. Dominó su método. Desarrolló sus ideas en condiciones modernas y las aplicó de manera magistral en la lucha contemporánea del proletariado. Si quiere entender a Trotsky, debe saber que fue discípulo de Marx, un marxista ortodoxo. ¡Luchó bajo la bandera del marxismo durante cuarenta y dos años! ¡Durante el último año de su vida dejó todo lo demás a un lado para librar una gran batalla política y teórica en defensa del marxismo en las filas de la IV Internacional! Su último artículo, que dejó en su escritorio sin pulir, el último artículo del que se ocupó, fue una defensa del marxismo contra los revisionistas y escépticos contemporáneos. El poder de Trotsky, ante todo y, sobre todo, fue el poder del marxismo.

¿Quiere una ilustración concreta del poder de las ideas marxistas? Solo considere esto: cuando Marx murió en 1883, Trotsky tenía solo cuatro años. Lenin solo tenía catorce años. Ninguno de los dos podría haber conocido a Marx, ni nada de él. Sin embargo, ambos se convirtieron en grandes figuras históricas gracias a Marx, porque Marx había hecho circular ideas en el mundo antes de que nacieran. Esas ideas estaban viviendo su propia vida. Moldearon las vidas de Lenin y Trotsky. Las ideas de Marx estaban con ellos y guiaron cada uno de sus pasos cuando hicieron la mayor revolución de la historia.

También las ideas de Trotsky, que son un desarrollo de las ideas de Marx, influirán en nosotros, sus discípulos, que le sobreviven hoy. Darán forma a las vidas de discípulos mucho mayores que están por venir, que aún no conocen el nombre de Trotsky. Algunos que están destinados a ser los más grandes trotskistas están jugando hoy en los patios de las escuelas. Se nutrirán de las ideas de Trotsky, como él y Lenin se nutrieron de las ideas de Marx y Engels.

De hecho, nuestro movimiento en los Estados Unidos tomó forma y creció sobre sus ideas sin su presencia física, sin siquiera comunicación en el primer período. Trotsky estaba exiliado y aislado en Alma Ata cuando iniciamos nuestra lucha por el trotskismo en este país en 1928. No tuvimos contacto con él y durante mucho tiempo no supimos si estaba vivo o muerto. Ni siquiera teníamos una colección de sus escritos. Todo lo que teníamos era un único documento actual: su "Crítica al borrador del programa de la Comintern". Eso fue suficiente. A la luz de ese único documento vimos nuestro camino, comenzamos nuestra lucha con suprema confianza, atravesamos la escisión sin vacilar, construimos el marco de una organización nacional y establecimos nuestra prensa semanal trotskista. Nuestro movimiento se construyó con firmeza desde el principio y se ha mantenido firme porque se basó en las ideas de Trotsky. Pasó casi un año antes de que pudiéramos establecer una comunicación directa con el viejo.

Lo mismo ocurre con las secciones de la Cuarta Internacional en todo el mundo. Sólo unos pocos camaradas individuales se han encontrado con Trotsky cara a cara. Sin embargo, en todas partes lo conocieron. En China, y a través de los amplios océanos hasta Chile, Argentina, Brasil. En Australia, en prácticamente todos los países de Europa. En Estados Unidos, Canadá, Indochina, Sudáfrica. Nunca lo vieron, pero las ideas de Trotsky los unieron a todos en un movimiento mundial uniforme y firme. Entonces continuará después de su muerte física. No hay lugar a dudas.

El lugar de Trotsky en la historia ya está establecido. Se mantendrá para siempre en una eminencia histórica junto a los otros tres grandes gigantes del proletariado: Marx, Engels y Lenin. Es posible, de hecho, es muy probable, que, en la memoria histórica de la humanidad, su nombre evoque el más cálido afecto, la más sincera gratitud de todos. ¡Porque luchó durante tanto tiempo, contra un mundo de enemigos tan honesto, tan heroico y con tanta devoción desinteresada!

Las generaciones futuras de humanidad libre mirarán hacia atrás con insaciable interés en esta época loca de reacción, violencia sangrienta y cambio social, esta época de la agonía de un sistema social y los dolores de parto de otro. Cuando vean a través del lente del historiador cómo las masas oprimidas del pueblo en todas partes andaban a tientas, cegadas y confundidas, mencionarán con amor ilimitado el nombre del genio que nos dio la luz, el gran corazón que nos dio valor.

De todos los grandes hombres de nuestro tiempo, de todas las figuras públicas a quienes las masas acudieron en busca de guía en estos tiempos terribles y convulsos, solo Trotsky nos explicó las cosas, solo él nos dio luz en la oscuridad. Su cerebro solo desentrañó los misterios y complejidades de nuestra época. El gran cerebro de Trotsky era lo que temían todos sus enemigos. No pudieron soportarlo. No pudieron contestarla. En el método increíblemente horrible por el que lo destruyeron, se escondió un símbolo profundo. ¡Le golpearon el cerebro! Pero los productos más ricos de ese cerebro todavía están vivos. Ya habían escapado y nunca podrán ser capturados ni destruidos.

No minimizamos el golpe que se nos ha dado a nosotros, a nuestro movimiento y al mundo. Es la peor calamidad. Hemos perdido algo de valor inconmensurable que nunca podrá recuperarse. Hemos perdido la inspiración de su presencia física, su sabio consejo. Todo eso está perdido para siempre. El pueblo ruso ha sufrido el golpe más terrible de todos. Pero por el mismo hecho de que la camarilla estalinista tuvo que matar a Trotsky después de once años, que tuvieron que salir de Moscú, emplear todas sus energías y planes para destruir la vida de Trotsky, ese es el testimonio más grande de que Trotsky todavía vivía en los corazones del pueblo ruso. No creyeron las mentiras. Esperaron y esperaron su regreso. Sus palabras siguen ahí. Su recuerdo está vivo en sus corazones.

Pocos días antes de la muerte del camarada Trotsky, los editores del Russian Bulletin recibieron una carta de Riga. Se envió por correo antes de la incorporación de Letonia a la Unión Soviética. Declaró en palabras sencillas que la "Carta abierta a los trabajadores de la URSS" de Trotsky les había llegado, había elevado sus corazones con valentía y les había mostrado el camino. La carta decía que el mensaje de Trotsky había sido memorizado, palabra por palabra, y sería transmitido de boca en boca sin importar lo que pudiera suceder. De verdad creemos que las palabras de Trotsky vivirán más en la Unión Soviética que el sangriento régimen de Stalin. En el próximo gran día de la liberación, el mensaje de Trotsky será la bandera del pueblo ruso.

El mundo entero sabe quién mató al camarada Trotsky. El mundo sabe que en su lecho de muerte acusó a Stalin y su GPU del asesinato. La declaración del asesino, preparada antes del crimen, es la prueba final, si se necesitan más pruebas, de que el asesinato fue un trabajo de la GPU. Es una mera reiteración de las mentiras de los juicios de Moscú; un estúpido intento policial, a esta hora avanzada, de rehabilitar los fraudes que han sido desacreditados a los ojos del mundo entero. Los motivos del asesinato surgieron de la reacción mundial, el miedo a la revolución y los sentimientos de odio y venganza de los traidores. El historiador inglés Macaulay comentó que los apóstatas de todas las épocas han manifestado una malignidad excepcional hacia aquellos a quienes han traicionado. Stalin y su banda traidora fueron consumidos por un odio loco hacia el hombre que les recordaba su ayer. Trotsky, el símbolo de la gran revolución, les recordaba constantemente la causa por la que habían desertado y traicionado, y por eso lo odiaban. Lo odiaban por todas las grandes y buenas cualidades humanas que personificaba y a las que eran completamente ajenas. Estaban decididos, a toda costa, a acabar con él.

Ahora llego a una parte que es muy dolorosa, un pensamiento que, estoy seguro, está en la mente de todos. En el momento en que leímos sobre el éxito del ataque, estoy seguro de que todos nos preguntaron: ¿no podríamos haberlo salvado un poco más? Si nos hubiéramos esforzado más, si hubiéramos hecho más por él, ¿no podríamos haberlo salvado? Queridos camaradas, no nos reprochemos. El camarada Trotsky fue condenado y condenado a muerte hace años. Los traidores de la revolución sabían que en él vivía la revolución, la tradición, la esperanza. Todos los recursos de un estado poderoso, puesto en movimiento por el odio y la venganza de Stalin, se dirigieron al asesinato de un solo hombre sin recursos y con solo un puñado de seguidores cercanos. Todos sus compañeros de trabajo fueron asesinados; siete de sus fieles secretarios; sus cuatro hijos. Todavía, a pesar de que lo marcaron para la muerte después de su exilio de Rusia, ¡lo salvamos durante once años! Fueron los años más fructíferos de toda su vida. Fueron los años en los que se sentó en plena madurez para dedicarse a la tarea de resumir y plasmar en forma literaria permanente los resultados de sus vivencias y de sus pensamientos.

Sus aburridas mentes policiales no pueden saber que Trotsky dejó atrás lo mejor de sí mismo. Incluso en la muerte los frustró. Porque lo que más querían matar -el recuerdo y la esperanza de la revolución- que Trotsky dejó atrás.

Si se reprochan a sí mismos o a nosotros que esta máquina asesina finalmente alcanzó a Trotsky y lo derribó, deben recordar que es muy difícil proteger a alguien de los asesinos. El asesino que acecha a su víctima día y noche rompe a menudo las mayores protecciones. Incluso los zares rusos y otros gobernantes, rodeados por todos los poderes policiales de los grandes estados, no siempre pudieron escapar al asesinato de pequeñas bandas de terroristas decididos equipados con los recursos más escasos. Este fue el caso más de una vez en Rusia en los días prerrevolucionarios. Y aquí, en el caso de Trotsky, tenías todo eso al revés. Todos los recursos estaban del lado de los asesinos. Un gran aparato estatal, convertido en máquina de matar, contra un hombre y unos pocos discípulos devotos. Entonces, si finalmente se abrieron paso, solo tenemos que preguntarnos: ¿Hicimos todo lo posible para prevenirlo o posponerlo? Sí, hicimos nuestro mejor esfuerzo. Con toda conciencia, debemos decir que hicimos nuestro mejor esfuerzo.

En las últimas semanas después del asalto del 24 de mayo, una vez más pusimos en la agenda de nuestro comité de dirección la cuestión de la protección del camarada Trotsky. Todos los compañeros coincidieron en que esta es nuestra tarea más importante, la más importante para las masas del mundo entero y para las generaciones futuras, que sobre todo hacemos todo lo que está a nuestro alcance para proteger la vida de nuestro genio, nuestro compañero, que ayudó y nos guió a nosotros tan bien. Una delegación de líderes del partido realizó una visita a México. Resultó ser nuestra última visita. Allí, en esa ocasión, en consulta con él, acordamos una nueva campaña para fortalecer la guardia. Recolectamos dinero en este país para fortificar la casa a un costo de miles de dólares; todos nuestros miembros y simpatizantes respondieron con grandes sacrificios y generosidad.

Y aun así, la máquina asesina se abrió paso. Pero aquellos que ayudaron incluso en lo más mínimo, ya sea económicamente o con sus esfuerzos físicos, como nuestros valientes jóvenes camaradas de la guardia, nunca se arrepentirán de lo que hicieron para proteger y ayudar al viejo.

A la hora en que finalmente fue derribado el camarada Trotsky, yo regresaba en tren de un viaje especial a Minneapolis. Había ido allí con el propósito de hacer arreglos para que camaradas nuevos y especialmente calificados bajaran y fortalecieran la guardia en Coyoacán. De camino a casa, me senté en el tren con un sentimiento de satisfacción de que la tarea del viaje se había cumplido, se habían provisto refuerzos para la guardia.

Luego, cuando el tren pasaba por Pensilvania, hacia las cuatro de la mañana, trajeron los primeros periódicos con la noticia de que el asesino había atravesado las defensas y clavado un pico en el cerebro del camarada Trotsky. Ese fue el comienzo de un día terrible, el día más triste de nuestras vidas, cuando esperábamos, hora tras hora, mientras el viejo libraba su última batalla y luchaba en vano con la muerte. Pero aún entonces, en esa hora de terrible dolor, cuando recibimos por teléfono de larga distancia el mensaje fatal: "El viejo ha muerto", ni siquiera entonces nos permitimos detenernos a llorar. Nos sumergimos de inmediato en la obra para defender su memoria y llevar su testamento. Y trabajamos más duro que nunca, porque por primera vez nos dimos cuenta con plena conciencia de que tenemos que hacerlo todo ahora. Ya no podemos apoyarnos en el viejo. Lo que se hace ahora, debemos hacerlo. Ese es el espíritu con el que tenemos que trabajar a partir de ahora.

Los amos capitalistas del mundo entendieron instintivamente el significado del nombre de Trotsky. El amigo de los oprimidos, el hacedor de revoluciones, era la encarnación de todo lo que odiaban y temían. Incluso en la muerte lo injurian. Sus periódicos derraman su inmundicia sobre su nombre. Fue el exiliado del mundo en tiempos de reacción. No se le abrió ninguna puerta en ningún lugar excepto en la República de México. El hecho de que Trotsky fuera excluido de todos los países capitalistas es en sí mismo la refutación más clara de todas las calumnias de los estalinistas, de todas sus sucias acusaciones de que traicionó la revolución, de que se había vuelto contra los trabajadores. Nunca convencieron al mundo capitalista de eso. Ni por un momento.

Los capitalistas, de todo tipo, temen y odian incluso su cadáver. Las puertas de nuestra gran democracia están abiertas a muchos refugiados políticos, por supuesto. Todo tipo de reaccionarios; sinvergüenzas democráticos que traicionaron y abandonaron a su pueblo; monárquicos, e incluso fascistas, todos han sido bienvenidos en el puerto de Nueva York. ¡Pero ni siquiera el cadáver del amigo de los oprimidos podía encontrar asilo aquí! ¡No lo olvidaremos! Alimentaremos ese agravio cerca de nuestro corazón y en el momento oportuno tomaremos nuestra revancha.

La gran y poderosa democracia de Roosevelt y Hull no nos permitió traer su cuerpo aquí para el funeral. Pero él está aquí de todos modos. Todos sentimos que él está aquí en este salón esta noche, no solo en sus grandes ideas, sino también, especialmente esta noche, en nuestra memoria de él como hombre. Tenemos derecho a estar orgullosos de que el mejor hombre de nuestro tiempo nos perteneciera, el cerebro más grande y el corazón más fuerte y leal. La sociedad de clases en la que vivimos exalta a los sinvergüenzas, tramposos, egoístas, mentirosos y opresores del pueblo.

Difícilmente se puede nombrar a un representante intelectual de la decadente sociedad de clases, de alto o bajo grado, que no sea un hipócrita miserable y un cobarde despreciable, preocupado ante todo por sus propios asuntos personales intrascendentes y por salvar su propia piel sin valor. Qué tribu tan miserable son. No hay honestidad, no hay inspiración nada en todos ellos. No tienen un solo hombre que pueda encender una chispa en el corazón de la juventud. Nuestro Viejo estaba hecho de mejores cosas. Nuestro Viejo estaba hecho de cosas completamente diferentes. Se elevó por encima de estos pigmeos en su grandeza moral.

El camarada Trotsky no solo luchó por un nuevo orden social basado en la solidaridad humana como meta futura; vivió todos los días de su vida de acuerdo con sus estándares más altos y nobles. No le dejarían ser ciudadano de ningún país. Pero, en verdad, era mucho más que eso. Ya era, en su mente y en su conducta, un ciudadano del futuro comunista de la humanidad. Ese recuerdo de él como hombre, como camarada, es más precioso que el oro y los rubíes. Difícilmente podemos entender que un hombre de ese tipo viva entre nosotros. Todos estamos atrapados en la red de acero de la sociedad de clases con sus desigualdades, sus contradicciones, sus convencionalismos, sus falsos valores, sus mentiras. La sociedad de clases lo envenena y lo corrompe todo. Todos somos empequeñecidos, retorcidos y cegados por ella. Difícilmente podemos visualizar lo que serán las relaciones humanas,

El camarada Trotsky nos dio una imagen anticipatoria. En él, en su personalidad como hombre, como ser humano, vislumbramos al hombre comunista que será. Este recuerdo de él como hombre, como camarada, es nuestra mayor garantía de que el espíritu del hombre, luchando por la solidaridad humana, es invencible. En nuestra terrible época pasarán muchas cosas. El capitalismo y todos sus héroes pasarán. Stalin, Hitler, Roosevelt y Churchill, y todas las mentiras, las injusticias y la hipocresía que significan, pasarán a sangre y fuego. Pero el espíritu del hombre comunista que representó el camarada Trotsky no desaparecerá.

El destino nos ha convertido, hombres vulgares, en los discípulos más inmediatos del camarada Trotsky. Ahora nos convertimos en sus herederos y tenemos la misión de llevar a cabo su testamento. Tenía confianza en nosotros. Nos aseguró con sus últimas palabras que tenemos razón y que prevaleceremos. Solo necesitamos tener confianza en nosotros mismos y en las ideas, la tradición y la memoria que nos dejó como herencia.

Le debemos todo. A él le debemos nuestra existencia política, nuestro entendimiento, nuestra fe en el futuro. No estamos solos. Hay otros como nosotros en todas partes del mundo. Siempre recuerda eso. No estamos solos. Trotsky ha formado cuadros de discípulos en más de treinta países. Están convencidos hasta la médula de sus huesos de su derecho a la victoria. No vacilarán. Tampoco vacilaremos. "¡Estoy seguro de la victoria de la IV Internacional!" Eso dijo el camarada Trotsky en el último momento de su vida. Entonces estamos seguros.

Trotsky nunca dudó y nunca dudaremos de que, con sus armas, con sus ideas, sacaremos a las masas oprimidas del mundo del sangriento tumulto de la guerra hacia una nueva sociedad socialista. Ese es nuestro testimonio aquí esta noche en la tumba del camarada Trotsky.

Y aquí, en su tumba, testificamos también que nunca olvidaremos su mandato de despedida: que protegemos y apreciamos a su esposa guerrera, la fiel compañera de todas sus luchas y andanzas. "Cuida de ella", dijo, "ella ha estado conmigo muchos años." Sí, la cuidaremos. Antes que nada, nos ocuparemos de Natalia.

Llegamos ahora a la última palabra de despedida de nuestro más grande compañero y maestro, que ahora se ha convertido en nuestro más glorioso mártir. No negamos el dolor que oprime todos nuestros corazones. Pero el nuestro no es el dolor de la postración, el dolor que mina la voluntad. Está templado por la rabia, el odio y la determinación. Lo transmutaremos en energía de combate para continuar la lucha del viejo. Digámosle adiós de una manera digna de sus discípulos, como buenos soldados del ejército de Trotsky. No agachado por la debilidad y la desesperación, sino de pie con los ojos secos y los puños cerrados. Con el canto de lucha y victoria en nuestros labios. ¡Con el canto de la confianza en la IV Internacional de Trotsky, el Partido Internacional que será el género humano!


28 de agosto de 1940





** Este discurso se pronunció en la reunión en memoria de León Trotsky celebrada en el Hotel Diplomat en la ciudad de Nueva York, el 28 de agosto de 1940. Se publicó por primera vez en Socialist Appeal el 7 de septiembre de 1940.



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



James Cannon
James Cannon


* James Patrick Cannon fue uno de los fundadores e impulsores del Partido Comunista de Estados Unidos en 1919 junto a Jhon Reed y Patrick Gittlow. Militó en 1908 en el Partido Socialista de Estados Unidos, dos años más adelante ingresó a la IWW (Industrial Workers of the World) donde fue entrenado personalmente por Big Bill Haywood. Al participar en los primeros congresos de la III Internacional Comunista, es invitado a esta por Lenin y Trotsky, con este último traba una fuerte relación personal y política. En 1928 se afilia a la Oposición de Izquierda y es expulsado del PCEU en 1938 como culminación de un proceso de estalinización del mismo y de la Internacional Comunista (contrarrevolución política), no le queda otro camino que fundar el Socialist Workers Party junto a otros camaradas como Max Schatman y Martin Abern, desde entonces es considerado mano derecha del viejo León y uno de los principales referentes del trotskismo a nivel internacional.